Blogs

Jorge Alacid

Logroño en sus bares

Dos veces doble

Interior de la cervecería El Doble. Foto de la web Bacomanía

 

Algún corresponsal de este blog me sugería hace semanas, a partir de algún comentario sobre la pujante escena de bares que aloja la madrileña calle Ponzano, que le dedicara una entrada para glosarla en exclusiva. Así que con esa recomendación azotándome el hipotálamo regresé días atrás por la mencionada calle y alrededores, que forman una adictiva panoplia de locales. Una malla muy rica en diversas tipologías, lo cual añade un elevado interés a la trasiega por sus barras, puesto que el cliente tiene donde elegir: desde el garito de toda la vida a la anciana taberna; desde el bar a la madrileña en plan tasca, hasta lo último de lo último en gastrobares. Anote el improbable lector otros atractivos: por ejemplo, que a diferencia de otras zonas de Madrid tomadas por el turismo, lo cual genera alguna incomodidad por lo atestado de los bares y las exorbitantes hojas de precios, Ponzano tiene algo de isla. Un oasis. Bares para los indígenas: héte aquí un eslogan que resume el encanto de esta zona. Que además, y ese es otro aliciente, pilla muy a mano. En el corazón del foro.

Así que este blog se marcha de nuevo de excursión. Y se marcha de nuevo a Madrid. ¿De qué bares hablamos cuando hablamos de Ponzano? En realidad, de una baraja de ellos muy recomendables. Porque, como mencionaba arriba, su oferta es poliédrica y panorámica, lo cual garantiza alta actividad en dos horas puntas del día: la del aperitivo, que se despacha al estilo madrileño (esto es, vermú largo: dícese del que se prolonga hasta bien entrada… la tarde) y la nocturna. Esa franja que se edifica a partir de las ocho y aquí dura hasta la medianoche, cuando la marea humana (ojo: hablamos de auténticas muchedumbres) se disgrega en busca de prolongar la ingesta o de regreso al hogar. La calle central, la citada Ponzano, y las aledañas (Bretón, Espronceda, Alonso Cano) ofrecen durante esos dos tramos horarios (sobre todo, en fin de semana) un aspecto formidable, con algunos hitos que no renuncio a mencionar.

Por ejemplo, La Máquina, una de las franquicias de mayor rango capitalino, donde se ofrece un picoteo lejanamente inspirado en el recetario asturiano que convoca diariamente ante su barra a una multitud. Difícil hacerse un hueco. O La Malquerida, reluciente local también propicio para el tapeo, que obsequia como el resto de sus hermanos con la típica cazuelita de regalo tan propia de Madrid. Más referencias: Fide (con su estupenda batería de latas, esas suculentas conservas de lujo), la taberna de Alipio Ramos (inexcusable visita, aunque sólo esa por su espíritu tan bizarro) o Sala de Despiece, minúsculo establecimiento donde resulta habitual topar con el personal haciendo fila a sus puertas, deseando hacerse con alguna de sus golosinas.

 

Interior de El Doble, en la esquina de Ponzano con Abascal. Foto de Mahou

 

En esta relación de urgencia se deberá anotar también Casa Tino, Pinzano o La Parroquia, por citar unos cuantos casos más. Pero si debo confesar mi favorito, no tengo dudas: El Doble. Castiza cervecería que lo tiene todo para enamorarme, en su doble versión. Por que hay dos bares llamados El Doble en la misma calle. La más humilde en tamaño, hermana mayor por antigüedad de la breve familia de locales, es mi favorita: se aloja en la misma Ponzano, en el tramo cercano a Ríos Rosas, y encierra una saludable promesa de tragos reconfortantes y bocados cañís. Entre los primeros, como es natural en cualquier garito de la capital, la caña, extraordinariamente bien tirada por supuesto; entre los segundos, esos platillos de boquerones tan vinculados al imaginario hostelero-madrileño, ofrecidos entre una sinfonía de piezas de marisco tarifadas a precios contenidos.

Tantos los acreditados tragos como los bocados fetén se despachan además con ese tipo de profesionalidad tan cara a los bares de siempre: una magistral coreografía ejecutada por el equipo de camareros que barren todo el frente de barra sin inmutarse, allá penas si no cabe nadie más en el minúsculo pero encantador espacio: ellos nunca se alteran. Un monumento a la eficacia. Con una mano sirven, con otra recogen y con su sexto sentido te allegan la tapa cortesía de la casa, mientras ejecutan tan sabia representación de su oficio (que antes no era tan rara) sin una mala cara. Sin un error mientras facturan la cuenta ni equivocarse con las vueltas. Y sin tomarse jamás esa confianzas muy propias por el contrario entre tantos y tantos presuntos colegas de profesión. Que algo deberían aprender en esta universidad llamada El Doble.

Cuya hermana pequeña se ubica un par de manzanas más allá, esquina con Abascal. Es un local más amplio, que allega otra diferencia: mientras El Doble primitivo decora sus muros con imágenes de tipología taurina, en este otro local (como el anterior, invadido de suyo por una clientela tan fiel como festiva) domina ese tipo de decoración que a uno tanto le cautiva. Ergo, fotos. Fotos, fotos y más fotos del dueño del establecimiento y sus camareros con famosos de todo pelo, categoría donde militan desde esos cantantes que mejor harían en cerrar algún día su boca hasta esas caras que tanto nos suenan pero no sabemos identificar, pasando por futbolistas ya superados sus días de gloria y actores tipo Jimmy Barnatán, que parecen haber nacido para hacerse fotos por los bares de Madrid.

De modo que, como se deduce, ambas versiones de El Doble y resto de cofrades en la hermandad de Ponzano y su entorno lo tienen todo para seducir al cliente más exigente. Hasta el punto de que algún vecino se confiesa alarmado ante el proceso de gentrificación que vive el barrio, fruto del éxito que le distingue como zona de ocio. Pero es un ocio tranquilo, muy llevadero. Dominado por la clase de éxito que ejerce como imán para quienes tengan en este tipo de pasatiempo (ir de bares) su entretenimiento predilecto. Hasta que una nueva tendencia llegue a la ciudad y se lleve a los curiosos hacia otras calles y otros bares. Cuando eso suceda, en ésta o en la siguiente glaciación, tenga usted la seguridad de que algunos locales perecerán pero que entre ellos no estará El Doble. Que resistirá, porque es un bar de los de antes. Un clásico. Y lo clásico, ya se sabe: es aquello que nunca se pasa de moda.

P.D. Apunto a continuación un enlace a otro blog donde se relata la biografía de El Doble y animo a quienes estén interesados a no limitar sus paseos por Ponzano a las rondas de vinos o cañas con el siguiente aviso: aquí también se desperdigan unas estupendas casas de comidas. Donde se come por cierto muy bien, a tarifas comedidas, con esa misma peculiaridad arriba mentada: que hay ofertas para todos los gustos. Desde lo muy pijo a lo más cañí. Con referencias autóctonas y presencia de cocinas de otros mundos. Por ejemplo, Italia. Representada en la calle Ríos Rosas esquina a Modesto Lafuente por Mercato Italiano, negocio que es un poco de todo: tienda de barrio, cafetería, charcutería, quesería y embajada oficiosa del país de Raffaella Carrà, donde también se puede degustar sentado algunos de esos platos que elaboran para llevar a casa. Con el aliciente de que si coincides con uno de sus habituales, Carlos Boyero, puedes criticar con él la última película de Almodóvar mientras te zampas una ración de mortadela de Bolonia.

 

Temas

Alonso Cano, Bretón, El Doble, Espronceda, Fide, La Malquerida, Mercato Italiano, Ponzano, Sala de Despiece

Un recorrido por las barras de la capital de La Rioja

Sobre el autor

Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031