La Rioja
img
Etiqueta: Continental
¿Cuál es la mejor terraza de Logroño?
img
Jorge Alacid | 21-07-2017 | 10:20 |0

 

Ser fiel a tu ciudad exige lealtad a tu pasado. Una frase cuyos factores también pueden leerse al revés, lo cual en el caso de la devoción al universo de los bares reclama un compromiso adicional no sólo con los que resisten, sino también con los difuntos. De modo que cuando uno revisa, mientras peina sus canas (metáfora), su propia biografía debe aceptar que el verano le sabe a muchas cosas. A siestas memorables (ah, ese reguero de salivilla incluido), galvana canicular (ah, el gozo de no hacer nada) y desenfreno juvenil y noctívago (ah, esas resacas dominicales). También me sabe a pipas: los girasoles del tren de Anita, tantas veces citados en este blog, que nutrían las interminables tardes de la adolescencia apoltronados en la terraza del primer Tívoli.

Porque, en efecto, las terrazas eran para el verano. A diferencia del tiempo presente: las cosas de la ley contra el tabaco poblaron de veladores acristalados España entera, allá penas si afuera hiela o nieva. Antaño, la clientela se aposentaba en sus terrazas de confianza cuando asomaban los primeros indicios de buen tiempo y abandonaba semejante costumbre allá por San Mateo. Cada cual probaría

Ver Post
Bares underground
img
Jorge Alacid | 24-03-2017 | 08:31 |0

Bar Badulaque, en Logroño

 

Respondo a una amable invitación lanzada días atrás por un fiel seguidor de este blog, el amigo José Luis Ouro, quien a propósito de una entrada dedicada a los bares alojados en las cimas de ciertos edificios del universo mundo echaba en falta algún artículo destinado precisamente a lo contrario: los bares underground. Esos abrevaderos subterráneos cuya mística los emparenta con un turbio universo de tragos clandestinos, propios del Chicago aquel de los años de la prohibición y garitos semejantes. En Logroño, cavilaba yo mientras sopesaba si aceptar la invitación de Ouro, algún local de tales características ha alumbrado nuestro desempeño como clientes: así que finalmente reconocí que, en efecto, merecía la pena pasar a limpio el listado de aquellos bares que albergó o alberga el subsuelo logroñés, porque encarnan una cierta mirada distinta sobre un sector demasiadas veces demasiado predecible.

Y si asumí el encargo fue porque, revisitando mi propio archivo de entradas, descubrí que alguna vez me había detenido en homenajear a una serie de bares difuntos que exigían descender a sus entrañas como en aquella novela de Julio Verne: ahí figura por

Ver Post
Un bar distinto
img
Jorge Alacid | 21-03-2014 | 09:51 |0

Interior de La Retro, foto de Juan Marín

Un compañero de redacción y célebre bloguero me sugería hace unas semanas dedicar una entrada a ese nuevo concepto de bar indefinible, que triunfa así en la capital del Reino como en la periferia, cuya identidad se deduce a partir de la acumulación: es tienda, es lugar de encuentro, es esto, lo otro y lo de más allá. Y además, es un bar: en Logroño lleva por nombre La Retro y quien no haya traspasado su puerta puede estrenarse como cliente paseando por el número 9 de Calvo Sotelo, local lindante con la sala Gonzalo de Berceo, y reflexionar sobre qué raro es todo, qué raros somos: un bar, en efecto, donde te venden ropa, libros y discos (vinilos, por cierto), decorado con ese aire falsamente informal que tanto abunda (llámalo hipster si sabes aspirar la hache), de modo que el parroquiano siente que ha irrumpido más bien en el hogar de algún bohemio contemporáneo donde por otro lado le estaban esperando.

Esa sensación de amigabilidad, libre traducción del concepto ‘friendly’ tan en boga, me parece que encierra la razón de su éxito. Cualquier logroñés habrá podido observar que el personal se arracima a la puerta en buen número, deambula luego por el

Ver Post
Tiempo de terrazas
img
Jorge Alacid | 07-06-2013 | 16:00 |0

Concurrida terraza del Moderno, hace una eternidad

El rito de la terraza cuenta con amplio seguimiento entre nosotros, incluso en este tiempo invernal con que se disfraza este año la primavera. Una costumbre observada en todo el mundo civilizado, que alcanza probablemente en Francia (París, señaladamente) su paroxismo, pero que dispone de seguidores en toda la Europa meridional y encierra incluso cierta filosofía de la vida: uno se sienta al aire libre delante de su bar favorito y ve pasar las horas. Ni siquiera es necesario pedir una consumición: a veces basta con gorronear la que está tomando el vecino de mesa. Apoltronados en la silla, parapetados tras el café o la cerveza o el vino o lo que sea, disfrutamos de la caricia del sol del mediodía o de la brisa cuando cae la tarde, vemos anochecer, improvisamos una tertulia y saludamos a los conocidos. De paso veneramos a nuestros abuelos, que instituyeron esta tradición en la noche de los tiempos como se comprueba en la foto que ilustra este post, cuando el café Moderno se llamaba Oriental: cuántos logroñeses habrán pasado alguna vez por ese rincón tan castizo de Martínez Zaporta.

Entre ellos, el que escribe estas líneas. La terraza del Moderno ostenta el

Ver Post