La Rioja
img
Etiqueta: Tondeluna
¿Qué bar sirve las mejores bravas de Logroño?
img
Jorge Alacid | 02-06-2017 | 11:06 |0

 

 

La otra mañana volví al Jubera, reciente todavía su nueva reinvención. Perdón, error: en realidad, donde estuve fue en La Mejillonera. Porque así es como conocí este bar benemérito de la calle Laurel en mi remota mocedad y así le sigo llamando para mis adentros, aunque desde luego no ignoro que semejante ocurrencia no pasa de ser una de tantas marcianadas propias. Para el resto del mundo, el Jubera es por supuesto el Jubera. Bandera y faro del protagonista de estas líneas que aquí arrancan, su plato fetiche: las patatas bravas. Un bocado que ya ha merecido alguna entrada en este blog, puesto que se trata del tipo de cazuela que deberían honrar los bares indígenas: una golosina suculenta, tarifada a precios comedidos, ingeniosa y además nutritiviva.

Lo tienen todo las bravas, aunque por razones que se me escapan se trata de una vianda en peligro de extinción. No, no son tantos los bares patrios que la consagran en su carta, de modo que cuando uno hace memoria no aparecen a bote pronto las bravas en demasiadas barras. Una pena. O una alegría para aquellos locales que sí las tienen entronizadas como merecen, porque las convierten en parte de su

Ver Post
Bravo por las bravas
img
Jorge Alacid | 09-09-2016 | 07:33 |0

Las bravas del Jubera

 

La sección de entradas dedicadas que alguna vez alberga este blog abre hoy sus puertas a la sugerencia veraniega de una lectora, quien me comentó que durante una ronda de vinos había hilado tertulia con su cuadrilla en torno a una cuestión trascendental. ¿La política de pactos? No. ¿La sesión de investidura, que por entonces amagaba? Tampoco. ¿Trump, Clinton, Lopetegui? No, no y no. Su charla derivó hacia un asunto todavía más decisivo para nuestras vidas: en dónde se despachan las mejores patatas bravas de Logroño.

Por esos días había surgido en una web nacional una especie de mapa español de esa cazuela tan cañí, cuya ingesta asegura que los tragos que la acompañen se adocenarán en tan mullida almohadilla. Procuran un bocado rápido y jugoso, a menudo barato. ¿Barato? Me desmiento. En un bar logroñés cuyo nombre he olvidado (aunque no olvido pasar de largo) tuve que ardillar allá en el pleistoceno quinientas de las antiguas pesetas, cosa de la que me enteré cuando me hice cargo de la factura: como la ración era tan escuálida cometí el error de pedir dos de esas cazuelitas. Como diría Victoria Abril, dos cazuelas a quinientas pesetas cada

Ver Post
Y la mejor croqueta de Logroño es... Sorpresa, sorpresa
img
Jorge Alacid | 23-01-2015 | 10:04 |0

Pablo Sotés y Óscar López, cocinero y propietario de Catedral. Foto de Andrea Aragón

Como decíamos ayer… En capítulos anteriores, este blog había ido recopilando las opiniones recogidas a lo largo de la semana, después de que el pasado viernes nos sumáramos a ese efémeride tan marciana del Día Mundial de la Croqueta, preguntando a los improbables lectores y a la audiencia de la web de Diario LA RIOJA cuál era la mejor de Logroño. En las primeras oleadas de respuestas, se detectó rápidamente un pugilato entre las despachadas en dos establecimientos señeros, el Buenos Aires y el Tondeluna, aunque progresivamente irrumpió un tercer contendiente que cuestionaba el liderato de ambos en este juego, concurso o lo que sea: el Catedral, local autoetiquetado como gastrobar, de apertura todavía reciente (poco antes de Navidad) y situado en la calle Portales, frente a (de ahí el nombre) La Redonda.

Pues bien: como uno no las ha catado no sabría decir si sus croquetas son en efecto las mejores de Logroño, pero desde luego el Catedral puede enorgullecerse de contar con la clientela más movilizada. En tan elevado número han ido votando sus parroquianos por las croquetas que prepara un caballero llamado Pablo que finalmente se ha llevado el primer

Ver Post
La mejor croqueta de Logroño es...
img
Jorge Alacid | 20-01-2015 | 09:54 |0

La mejor croqueta de Logroño es… De momento, no se sabe. Ese enigma se despejará en este blog este próximo jueves. Hasta entonces hay de plazo para seguir votando en el juego que ha lanzado la web de Diario LA RIOJA, con ocasión de esa efeméride tan rara que se celebró la semana pasada: el día de la croqueta. Con semejante coartada, preguntamos a nuestros lectores cuál era su favorita y un par de días después recapitulamos. Según las opiniones recogidas, así en la propia web como en su perfil de faceboo, la predilecta del público logroñés oscila entre las que ofrece el Tondeluna y las que despacha el Buenos Aires.

Desde ese día, apenas se han registrado novedades. Sigue en lo más alto de la tabla, que diría un periodista deportivo, el duelo entre ambos locales, sin incorporaciones llamativas al listado que ya registré en la anterior entrada de este blog y que ahora reitero: Torres, Carlos, El Muro, La Tavina, Catedral (que va ocupando el tercer puesto), La Taberna del Tío Blas, Umm, La Cabaña del Tío Juanvi, Más que café, El Abuelo, Urbión, Virginia, La Senda, Ensenada, Las Cubanas, La Nuit, Donosti, El Rincón de Alberto, Bococa, Ende, el jamonero

Ver Post
Mundo croqueta: duelo entre Buenos Aires y Tondeluna
img
Jorge Alacid | 17-01-2015 | 09:31 |0

¿Aceptamos Buenos Aires como bar? Bueno, vale, de acuerdo. Todo sea en memoria de cuando, en efecto, era bar: se enclavaba como sabe cualquier logroñés castizo en el corazón de la calle Laurel y era también, como en su actual encarnación, casa de comidas. Allí aseguran sus múltiples fans que hoy se cocinan las mejores croquetas de Logroño y, por lo tanto, queda incluido en el simpático pugilato que la web de Diario LA RIOJA ha establecido con sus lectores, en busca de la mejor croqueta de Logroño.

Como decíamos ayer, se trata de un duelo incruento. Ese tipo de pulsos que se mantiene cuando hay un fogón por medio y surge el recetario tradicional español en cualquiera de sus manifestaciones: todo el mundo hace la mejor paella, el mejor cocido, la mejor tortilla… y las mejores croquetas. Todo el mundo, incluyendo a las mamás y las abuelas de todo el mundo. Logroño no es una excepción. Más bien, la encuesta lanzada espontáneamente por esos mundos digitales confirma la regla: aparecen entre las respuestas, en efecto, unos cuantos paisanos a título individual, pero aquí buscamos las que ofrece el prestigioso sector hostelero local. Se mencionaba en la anterior

Ver Post
¿Qué bar tiene las mejores croquetas de Logroño?
img
Jorge Alacid | 15-01-2015 | 18:48 |0

Francis Paniego, presumiendo de croqueta. Foto de Justo Rodríguez

Hace unos dias tropecé por televisión con el gran Francis Paniego enseñando el secreto mejor custodiado en su casa, el Echaurren de Ezcaray, en cualquier de sus encarnaciones (incluyendo nuestro logroñés Tondeluna): sus croquetas. El programa, de alcance nacional, resultó muy ilustrativo, al menos para quien esto escribe, puesto que se confiesa más bien inmune al encanto de tal bocado. Sí, bueno: ya sé que voy en contra de la corriente general adicta al croquetismo, pero son las cosas del servicio militar, vulgo mili. Quien haya vestido de caqui lo entenderá: si cada ser humano tiene fijada cuando nace la ingesta de un número determinado de croquetas, basta cumplir un año a las órdenes del Ejército español para que esa cifra sellada desde la cuna por el destino se multiplique. Exponencialmente. Croquetas cada día en el almuerzo, las sobrantes para la cena y no te las endiñaban de desayuno porque el sargento de cocina se apiadaba de nosotros.

Y sí, bueno: ya lo sé. Ya sé que aquella masa informe que solía llevar Findus de apellido poco o nada tiene que ver con estos exquisitos manjares que salen de los fogones de los cocineros riojanos, pero qué le vamos

Ver Post
Las barras bravas
img
Jorge Alacid | 02-04-2013 | 16:51 |0

Cazuelita de bravas en el Jubera, con vistas a la calle Laurel (11870)
Así como hay bares logroñeses vinculados a una cierta decoración, determinados hábitos o una tipología muy particular. Y al igual que existen otros conectados con la personalidad de sus dueños y/o camareros y unos cuantos se relacionan con la ingesta de una bebida peculiar, también habitan entre nosotros aquellos asociados a una tapa, un pincho, un bocado. Los tomates de El Soldado, los champis del Soriano, la tortilla del Sebas, sin ir más lejos que a la Laurel y aledaños. Y sin salir de la celebérrima calle, ahí radica nuestro invitado de hoy: el Jubera. El Jubera y, por lo tanto, sus patatas bravas.

De qué hablamos cuando hablamos de patatas bravas. Bueno, pues de una de esas cazuelas que sobre todo delatan el genio de quien tuvo la ocurrencia. Es, como tantos otros platos de nuestra gastronomía popular (pienso en las migas, por ejemplo), una muestra de cómo el hambre aguza el ingenio: unas humildes patatas fritas se pueden transformar en una experiencia gozosa a poco que alguien decida bañarlas en un ungüento bicolor, fruto de la confluencia de unas salsas humildes pero muy sabrosas, la de tomate y la mayonesa (a veces, alioli). Si además le agrega un

Ver Post