La Rioja
img
Circunstancias a resolver
img
Noemí Andrade | 27-06-2017 | 08:58

“City of stars

Are you shining just for me?

City of stars

There’s so much that I can’t see

Who knows?

I felt it from the first embrace I shared with you

That now our dreams

They’ve finally come true

City of stars

Just one thing everybody wants. (…)”

City of Stars. La La Land (banda sonora)

Tarde de tormenta. Mis chicos durmiendo la siesta, mi princesa jugando con sus muñecas a apenas 2 metros de mí (como siempre) y un ratito para mí y para vosotros. ¿Qué más se puede pedir? Siento que necesito saborear estos momentos, se me van y no me doy cuenta. Volved, dadme esa paz y serenidad que mi alma pide a gritos un día tras otro…Aprovechemos.

De fondo escucho un “popurrí” de canciones y busco ésta…”City of Stars, are you shining just for me?…” y es como me explicó mi amiga Marlene un día hablando de las cosas que ocurren en la vida y así de repente encontró esta forma tan bonita de describirlo ” Noe, La La Land”. Si no habéis visto la película, os animo a verla y entenderéis el porqué…el destino, sin más. Y es que es así.

Llevo unos días reflexiva, ha sido un mes completito para lo bueno y para lo malo. Alejo ha sido protagonista de unas cuantas historias que ahora os cuento.

Empezamos hace unas semanas clases particulares de fisioterapia en el agua con Alejo. Esta vez es una profesional llamada Elena, de la Fundación Ana Valdivia, la que nos ayuda con el pequeñín. Por cierto, a modo de cultura general, dejadme contaros que Ana Valdivia es una niña a la que le diagnostican PC (parálisis cerebral) a los dos años de nacer. Sus padres crearon esta Fundación y os pido que penséis por un minuto de vuestras vidas qué puede significar que vuestro hijo nazca con problemas de esa magnitud. Sigamos, la primera clase en el agua de Alejo fue básicamente de contacto con el medio acuático. Alejo estaba asustado. Nuestro koala se agarraba a su padre con fuerza. El objetivo que buscamos con esta actividad, por el momento, es totalmente lúdico. Creemos que Alejo necesita relajarse. Lo vemos cansado. Y ésto es algo que nos rompe el alma. Mientras en la guarde nos piden que lo llevemos todos los días para crear rutina porque lo ven positivo para su desarrollo cognitivo, a nosotros nos cuesta entender todo este mecanismo en el que estamos metidos. Todo lo hacemos por él, él lo sabe, yo lo sé. Pero cuando nos mira nos dice a gritos demasiado. “Lo sé hijo mío, ésto es duro. ¡Cuánto hubiera deseado que no estuvieras pasando por ésto!”. Y acto seguido me siento culpable.

De un tiempo a esta parte no puedo soportar que gente a mi alrededor se queje por banalidades. Disculpadme. Llamadme egoísta. Lo acepto. Pero no lo comparto. Hace unos días escuché un discurso de Víctor Küppers sobre la psicología positiva. Me encantó, me llenó de energía porque él venía a decir que la vida tiene momentos espectaculares pero que también hay muchos momentos duros, dramas que no tienen solución y que sólo el tiempo atenúa y es en esos momentos cuando te das cuenta de lo que verdaderamente importa. Victor Küppers nos recuerda que quienes no tienen dramas tienen circunstancias a resolver y son éstos últimos los que deberían entender que no todo puede ser una queja, hay que aprender a relativizar. Dicho queda.

Y así fueron pasaron los días y Alejo se resfrió una vez más, parecía que aquello era un tema de mocos mezclado con cansancio, dientes y calor. Pues acabamos en el hospital con un cuadro de bronquiolitis con posibilidad de neumonía. Ingreso. Bajón. No puede ser, una vez más, no han pasado ni 6 meses desde el anterior ingreso. No nos lo creemos pero Alejito está fastidiado…¿Cómo no hemos sabido reaccionar antes? ¿Cómo no hemos visto las señales? De nuevo la sombra de la culpabilidad nos ronda…

En este ingreso Alejo era más consciente de lo que le estaban haciendo. No soportaba a ninguna persona con bata amarilla o azul, es más, las temía, ellas entraban cada 4 horas para suministrarle aerosoles y/o quitarle esos dichosos mocos. El bueno de él aún les acababa sonriendo después de un rato pero su primera reacción quedaba cara. Salir huyendo…y nosotros con él.

Día en el hospital

Días en el hospital

 

Esta vez ha sido sólo (aunque para nosotros cada día y cada noche contaban por mil) una semana, no ha dado tiempo a entablar grandes conversaciones con las enfermeras pero justo la última noche tuvimos un ratito con Sílvia, el ángel de Alejo durante este ingreso. La vocación hecha persona. El amor traducido en palabras. El apoyo hecho realidad. Esta enfermera de bata azul que nos dedicó un ratito la última noche. Una de la mañana. No olvidaré jamás algo que nos dijo ” Chicos, ésto es duro pero he de deciros que cuando os conocí, salí de la habitación y le dije a mis compañeras que sólo vosotros podíais ser los papis de este niño. Lo estáis haciendo muy bien”. Y para que lo vamos a negar, escuchar estas muestras de cariño nos llena, nos revitaliza, nos anima porque viene a reforzar la idea de que Alejo ha ido a parar en la familia adecuada (permitidme este punto de soberbia, por favor).

Antes de que Alejo cayera malito nos dio tiempo a hacer otras cositas. No puedo pasar la entrada de hoy sin contaros (aunque muchos de vosotros ya lo sabéis) que no sé cómo ni porqué  decidí apuntar a Alejo en el concurso de Nestlé Bebé 2018. Leí las bases del mismo y me parecieron bastante interesantes. Simplemente se trataba de subir la foto de tu hijo y dejar que le votaran. Finalista el que más votos obtuviera. En su momento se trataba de 4 semanas, 5 finalistas en cada una de ellas (con un lote de regalos para cada uno). Entre esos 2o finalistas que más adelante optarían al premio grande de 10.000eur y/o la posibilidad de ser la imagen de la marca en productos de bebé durante el 2018, está nuestro Alejo. Eso sí, para la final, Nestlé contará con un jurado, así que no tenemos muchas esperanzas, la verdad. Nosotros somos como aquellos a los que nunca les toca nada, ni tan siquiera el reintegro en la lotería de Navidad…¿Pero os puedo decir algo, ahora entre nosotros? para nosotros Alejo ya ha ganado, primero porque es un campeón luchador pero también porque durante la semana que concursó obtuvo ¡más de 6.000 votos en 4 días! Increíble pero cierto. Todos nuestros amigos y los amigos de nuestros amigos y los conocidos de los amigos y de los no tan amigos…Más de 6.000 personas votaron por Alejo porque Alejo es uno más y porque sí. Y ahora aprovechamos para daros las gracias a todos aquellos que hicieron de esta causa su causa y que divulgaron y compartieron para que otros acabaran votando, sois muy grandes. No podemos nombraros uno por uno porque sois muchos y muy buenos pero …¡GRACIAS!.

Alejo en el Concurso Nestlé Bebé 2018

Alejo en el Concurso Nestlé Bebé 2018

Y Candela y Alejo ya están de vacaciones. Se respira alegría por casa, aunque seguimos un poquito esclavos de los horarios por aquello de no romperles la rutina a los peques, ver luz después de las nueve de la noche o pasear después de cenar hace que la vida se vea más y más bonita. Si me hubiéseis preguntado hace unos años acerca de mi estación del año preferida quizás os hubiera respondido invierno. Ahora gana la primavera o el verano (sin excesivo calor) por goleada.

Para ir acabando me hace mucha ilusión compartir con vosotros una entrevista que hace unos días publicaron en la intranet de Exalumnas del Colegio Montealto de Madrid. Se trata de una persona que ya por circunstancias de la vida se ha convertido en mi amiga y a la que le proceso mucho cariño. Lucía eres preciosa y tienes una familia increíble.

http://montealtoalumni.com/imprevisto-me-mas-feliz-lo-pensaba/

Ya huele a mar…cada día más cerca de nuestro rinconcito favorito y especial, El Rompido en Huelva. La verdad es que en un principio habíamos pensado otro tipo de vacaciones pero las “circunstancias a resolver” de Alejo 😉 nos hicieron cambiar de idea, así que rumbo al Sur que es donde más a gusto estamos y además este año con la ilusión añadida de volver a ver a Pedro, un campeón que conocimos junto con su madre, María y sus hermanas, una preciosa noche de agosto, una de tantas de atardeceres rebosantes como tan sólo nuestro rincón es capaz de ofrecernos. Ahí estaban ellos y aquí seguimos nosotros desde aquel encuentro casual, apoyándonos y dándonos mutuamente todo el cariño del mundo. ¡María, en agosto nos vemos!

Atardeceres en El Rompido

Atardeceres en El Rompido

Dentro de un mes os contaré más y mejor, creedme, porque esta aventura os aseguro va creciendo y mejorando por momentos.

Antes de despedirme avanzaros que estamos muy ilusionados de formar parte este miércoles del III Evento Benéfico a favor de la Lucha contra el Cáncer y Apoyo al Síndrome de Down en Madrid. La simple idea de poder ayudar a los demás, nos llena de felicidad. Ya os contaremos detalles en la próxima entrada. Estamos convencidos de que será una noche preciosa, mágica y con grandes amigos.

Sed felices y de verdad, las cosas pasan porque tienen que pasar, no desperdiciéis el tiempo en frivolidades, saborear lo genuino, lo auténtico.

¡Feliz inicio de verano!

fullsizerender-12

Sobre el autor Noemí Andrade
Madre a tiempo completo de dos increíbles niños, de 5 años y 9 meses. Compradora especialista en el terreno profesional. Primeriza en el mundo de las capacidades diferentes. Luchadora incansable de lo justo. Buscadora de la felicidad infinita.