La Rioja
img
Distopic Park
img
Bernardo Sánchez Salas | 07-05-2018 | 17:13

España se consolida como una potencia mundial en distopías. Falta rentabilizarlo para beneficio del PIB y para el turismo, pero se está trabajando en ello. El término, sin embargo, no aparece recogido por nuestro diccionario de la RAE, que es más utópico que distópico, pues lo suyo –por definición- es atender a lo limpio, a lo fijo y a lo que da esplendor. Este mismo ‘finde’ nos hallamos inmersos en un auténtico parque temático distópico, un Distopic Park, o algo así. Y proliferan las atracciones. Puedes quemar más adrenalina que en la planta 135 de El coloso en llamas. Con un ‘finde’ no haces, vaya. Conviene coger varias noches de hotel para asomarse a todas. Pero si el forastero –ya sea de otros países o de otro planeta- sólo dispone de tiempo para recorrer una, la que tiene un poco de todo es “Un partido de alto riesgo”. Ahí estamos. Es entrar en un capítulo de Westworld, la serie. Yo me imagino al visitante que a su regreso intente el lunes contar lo visto en la oficina: «pues mirad,… el ‘finde’ en España comenzó con unos tipos de capucha blanca y boina negra que pertenecían a una banda armada que había asesinado a quemarropa a centenares de personas –clasificadas por los bandidos en dos tipos: las que fueron ‘parte del conflicto’ y las que no; pero da igual, muertas a todos los efectos- afirmando públicamente que la cosa empezó, en realidad, en ¡el bombardeo de Guernika! –donde el cuadro-, pero que, no obstante, sentían de veras lo sucedido (sic) y que a ver si apagan entre todos las llamas de Guernika. Pero también, de querer completar el espectáculo, hay algún pueblo en el que la gente sale en manifestación para apoyar a los matones de esa banda, o hacerles un monumento, y cuando tú preguntas por tal o cual linchamiento producido –por ejemplo- en un bar de la localidad, nadie ha visto nada, ni nadie estaba allí y resulta que los agredidos poco menos que se autolesionaron; es como Conspiración de silencio, ¿os acordáis?, la de Spencer Tracy, que llega a Black Rock, manco el tío, y descubre que los lugareños, desde el cacique al último, esconden un crimen horrendo del que fueron cómplices. Y luego, para multiplicar las tramas, se montó el sábado en un Estadio patrocinado por un chino multimillonario la final de la Copa del Rey de fútbol y se preparó todo –incluso con el consentimiento de algún directivo- para que quien quisiera abucheara al Rey anfitrión y al himno de la nación marco, ¿fuerte, eh?; y jugaban un equipo de futbol de una ciudad que lleva toda la semana en su feria, entre rebujitos, casetas y regañás, y un club que por lo visto se cree ‘más que un club’ (?), y que luce el nombre de la capital de una autonomía -otro lunes, ya si eso, os explico lo de las autonomías en España- ahora mismo desgobernada, intervenida por un artículo de la Constitución que hace, no obstante, que puedan seguir cobrando los funcionarios de esa autonomía, y con su ex-presidente autonómico en Waterloo; una autonomía con menos de la mitad de su población a favor de forzar la secesión de una Constitución y de una nación cuya Copa real fueron a jugar; y esto a causa, argumentan, de un contencioso que mantienen desde el siglo XVII con otro Felipe, el IV, no el de la Copa de fútbol-; una final, por cierto, que sólo se pudo ver a pie de campo chino si el nombre de tu carnet de identidad coincidía con el de la entrada, y al que asistieron –además de 3200 policías- delegaciones políticas de cada afición con el propósito de -fuera cual fuera el resultado- guardar, aunque con DNI español todos, la máxima distancia patriótica y deportiva. Hay, a todo esto, un partido político que quiere fichar al ex-primer ministro ¡de Francia! para que sea alcalde de la capital de esa autonomía; e incluso el magistrado del Tribunal Supremo que instruye el caso del ex-presidente autonómico en Waterloo –a donde trasladó su residencia tras conducir a su autonomía a una República simbólica, exceptuando la cárcel a donde fueron trasladados sus comilitones- duda si el mismísimo Ministro de Economía de España sabía o no sabía si se habría utilizado dinero público –de toda la nación- en el llamado ‘1-O’, que es como se conoce al referéndum que se celebró y no se celebró ese día, y en el que hubo o no un número incomprobable de votos, introducidos en urnas también chinas, urnas ‘Wanda’, o por ahí, de Guangzhou. Pero, por si fuera poco, luego colea el asunto de una presidenta de otra autonomía que se inventó un máster -y ahora esta todo el mundo en España enmarcando sus orlas y sus títulos y buscando la cartilla militar para que te dejen jubilarte- e igual se manda a la cárcel a un ex-balomanista yerno del rey emérito y cuñado del Felipe de la Copa. Sí un asunto como de ‘zarzuela’, ¿no? «¡Venga hombre (o mujer)! ¿Qué te echaron en la sangría?» Respondieron los compañeros de Oficina de Recursos exoplanetarios de Alderaan.

Sobre el autor Bernardo Sánchez Salas
Bernardo Sánchez Salas (Logroño, 1961) Escritor, Doctor en Filología Hispánica, guionista de cine y televisión y autor teatral: Premio Max en 2001 por la adaptación escénica de la película El verdugo y adaptador, también, de obras de Arthur Miller (El precio, nominado en 2003 al Max a la mejor adaptación), Tirso de Molina (La celosa de sí misma), Antonio de Solís y Rivadeneyra (Un bobo hace ciento) –ambas para la Compañía Nacional de Teatro Clásico-, Aristófanes (La asamblea de las mujeres), Edgar Neville (El baile), Howard Carter Beane (Como abejas atrapadas en la miel), Jeff Baron (Visitando al señor Green, nominado en 2007 al Max a la mejor adaptación) o Rafael Azcona (El pisito). Sus trabajos teatrales –realizados para unidades de producción públicas y privadas- han sido dirigidas por Luis Olmos, Jorge Eines, Tamzin Townsend, Juan Echanove, Sergio Renán, Esteve Ferrer, o Juan Carlos Pérez de La Fuente. Es también autor de textos teatrales originales como Donde cubre y La sonrisa del monstruo (dirigidos por Laura Ortega para la RESAD), El sillón de Sagasta (dirigido por Ricardo Romanos) y La vida inmóvil (dirigida por Frederic Roda). Ha publicado estudios sobre el dramaturgo del siglo XIX Bretón de los Herreros y editado algunas de sus obras; fue corresponsal de la revista El público. Autor del conjunto de relatos Sombras Saavedra (2001), publicado por José Luis Borau en “El Imán” y de monografías individuales y/o colectivas sobre Rafael Azcona, Bigas Luna, Luchino Visconti, Viçenc Lluch, José Luis Borau, Eduardo Ducay, Antonio Mingote, Pedro Olea, el Documental Español, la Literatura y el Cine en España o El Quijote y el Cine.