La Rioja

img
Lo que el comité ha unido que no lo separe el grupo
img
Javier Campos | 19-05-2012 | 15:02

¿O debería decir lo que el grupo ha unido que no lo separe el comité? El comité local del PSOE de Logroño ha vuelto al punto de partida tras un giro de 360º (una revolución completa, ¿no?) en un mes de frenazos, marchas atrás y acelerones: de Vicente Urquía a Concha Arribas, de Concha Arribas a Pilar Criado, y de Pilar Criado a Concha Arribas… y a ver qué dice el grupo municipal.

“Para este viaje no hacían falta alforjas”, me comentaba estos días un militante de base ‘sabedor’ de que se han perdido cuatro semanas, de desgaste para casi todos, en las que han pasado muchas cosas (y las que quedan por pasar) y no precisamente para bien, al menos en lo que al “partido” se refiere (ese mismo “partido” al que tanto apelan unos y otros).

La secretaria general, Inmaculada Ortega, quizás por dejémoslo en vértigo a dar el tan traído y llevado ‘golpe en la mesa’ después de barrer en la asamblea de la Agrupación Socialista de Logroño, culmina así el ‘plan inicial’ de la nueva Ejecutiva local y lo hace con un creciente malestar en el seno del grupo municipal precisamente por la forma de hacer las cosas.

El grueso del grupo, que son los 10 que son y el comité lo sabe, apoyaba en su día a Urquía (7 a 3) en menor medida que a Criado (seguramente 10 de 10) pero en mayor que ahora a Arribas (aquí sí que no me atrevo tras las idas y venidas del último mes)… Ayer la secretaria de Política Municipal descartaba la “erosión’ del grupo, lo que no quiere decir que sus miembros “no estén erosionados”.

 

 

Y es que la ‘imposición’ de la portavocía por parte del comité sin el previo refrendo del grupo dando por hecho el cambio a la espera que ser elevado al pleno municipal del Ayuntamiento de Logroño por ese mismo grupo, ha llegado después del fracaso de la denominada opción ‘integradora’ de Pilar Criado que, no lo olvidemos, fue presentada por la propia Inmaculada Ortega y ‘bendecida’ por el comité local. A nadie se le escapa que el ‘sí’ condicionado de Criado a la continuidad de Urquía fue la causa del ‘donde dije digo, digo diego’ (inasumible para la mayoría del propio comité) pero, de momento, nadie lo ha explicado oficialmente. Cosas de “partido”, dicen.

Por el “partido”, con el “partido” y para el “partido”… se escucha estos días sin cesar mientras el grupo reivindica su autonomía con la normativa reguladora de los cargos públicos del “partido” (que establece que el portavoz lo elige el propio grupo) en la mano y al que se le está apelando desde el comité, de nuevo, al sentido de “partido” para asumir la decisión de ese “partido”… en Logroño. Lo dicho: cosas de “partido”, pero que bien partido. Y mientras, la ciudadanía (el electorado si lo prefieren) presenciando tan ‘cainita’ espectáculo.