La Rioja
img
Fecha: octubre, 2016
El turismo es un gran invento
Javier Campos 12-10-2016 | 5:45 | 0

Ni Paco Martínez Soria, José Luis López Vázquez y Antonio Ozores en ‘El turismo es un gran invento’, oiga. Vale que no se esperase un aluvión de ‘guiris’ en busca de sol y playa tal y como pretendían hacer tres de nuestros cómicos patrios en Valdemorillo del Moncayo, de acuerdo, pero lo de tener cerrada la oficina de turismo de Logroño entre dos horas y media y tres horas y media en plenos sanmateos pues como que tampoco. Imagínense la escena. Sábado, 17 de septiembre. 16.45 horas de la tarde. Un grupo de turistas de Madrid se acerca a la puerta a interesarse por las ‘Visitas narradas por los caminos del vino’, que estas fiestas de la Vendimia han sido incluidas en el programa de actos, concretamente a la ruta que comienza a las 17.30 horas desde la puerta del Revellín pues, según piensan, allí sacarán la entrada.

Oficina cerrada, que los sábados se baja la persiana a las 14 horas y no la vuelven a subir hasta las 17.30. Da igual que Logroño haya disparado el cohete anunciador de su ‘semana grande’ hace unas horas, porque nadie parece caer en la cuenta de que a lo mejor, solo a lo mejor, alguien haya podido pensar en Logroño como plan de fin de semana. Total, si tenemos a Fonsi Nieto… Miércoles, 21 de septiembre. Festividad de San Mateo. 16.15 horas. Un grupo de turistas de cualquier otro sitio que les salga. Tres cuartos de lo mismo. Un cartel, qué deferencia, anuncia que el horario de atención al público ese día es de 10 a 14 horas y de 17.30 a 19.30 horas. Suficiente, pensarán, para atender a los ‘despistados’ que se les ocurra en una jornada de fiesta como esa pasarse por una oficina de turismo. ‘Despistados’ que dejan caer un ‘no me lo puedo creer’. Y luego se nos llena la boca hablando de lo mucho que tenemos que ofrecer y mostrar… tanto como a esos visitantes que, mucho me temo, dirán que lo hacemos con la puerta cerrada.

Ver Post >
Sorpresa
Javier Campos 05-10-2016 | 6:49 | 0

Decía Gonzalo Peña, portavoz de Cambia al explicar su abstención al ‘enésimo’ plan de recuperación de la Villanueva, que el proyecto que Logroño aprobaba por la vía de urgencia para acceder a financiación europea le resultaba como un ‘huevo Kinder’, «del que se conoce el chocolate pero no sabemos la sorpresa que lleva». La sorpresa, de momento, ha sido el ‘no’ de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a un proyecto, varias veces modificado, y que no ha logrado la nota mínima exigible. Resulta que, una década después de que Siza aterrizase en Logroño para devolver la vida a la zona de las ‘siete calles’ y tras no pocas idas y venidas, todo sigue igual de moribundo en la mal llamada Judería.

Resulta que, tras dar vueltas y más vueltas sin que nadie tuviese ninguna prisa, el comienzo de todo pasaba por «ajustar» la demorada regeneración a una convocatoria para la que técnicos y políticos trabajaron contrarreloj –dejando lo justo de Siza, para más inri– y poder presentar sobre la bocina la documentación necesaria… tanto como el último día de plazo. La pregunta, llegados a este punto, es ‘y ahora, qué’. La respuesta, y no vale otra, es que no acceder a los fondos FEDER no debe servir de excusa, pues queda claro que la Villanueva es un barrio de Logroño no ya alejado de Bruselas, sino también de Madrid. El problema es de ciudad y la solución, por lo tanto, pasa por aquí. No hay sorpresa que valga… Ni ‘no’ que conforme a los vecinos.

Ver Post >