La Rioja
img
Autor: jcampos
De frente al Ebro
img
Javier Campos | 01-03-2015 | 10:33| 0

Y por fin el Ebro se convirtió en la principal avenida de Logroño… aunque solo fuese durante un fin de semana (bueno, ya van varios, pues este artículo fue publicado el 9 de febrero durante la primera crecida del año). Algo es algo, que diría aquel. Y, además, sin que tuviesen nada que ver los políticos, aunque también se dejaron ver, precisamente, para verlo. El río se creció, casi tanto como en el 2003, y los logroñeses cayeron en la cuenta de que el Ebro no solo estaba ahí, en su sitio, sino que cuando se muestra en toda su dimensión hace que la ciudad le mire de frente y deje de darle la espalda. Sucede de cuando en cuando, pero cuando lo hace su recuerdo tarda en irse y es como si se le tuviese más en cuenta al menos en esas semanas que le siguen, caso de ésta. La lluvia y el deshielo en la cabecera hicieron que las aguas, a su paso por la ciudad de Logroño, se multiplicasen por quince en caudal y altura y, de paso, multiplicasen por muchas más las visitas que reciben cualquier sábado o domingo.

 

El Ebro ha visto multiplicado caudal... ¡y visitas! / Juan Marín

Nadie quería perdérselo. Y cuando digo nadie me refiero a que incluso de madrugada, con una noche de lluvia y viento, amén del frío y la humedad, hubo quien se aproximó a las riberas pese a las advertencias y las llamadas de precaución y de prudencia para admirarle en todo su esplendor y, ya puestos, llevarse a casa unas fotos. Y créanme si les digo que no fueron ni uno ni dos ni tres… El aluvión fue de agua y de gente; de hecho, fue la primera la que atrajo a la segunda, y la primera la que impidió el paso de la segunda a través de zonas nunca antes afectadas por desbordamientos como la pasarela entre puentes o el paseo entre parques. La pena es que la crecida ya no es tal y el interés por el río se irá perdiendo… hasta el punto de que quizás ese que de madrugada tiró unas fotos para inmortalizar el momento, un día lo cuente desde el sofá de su casa diciendo ‘yo estuve allí’ en vez de recordarlo mientras recorre uno de sus caminos o sendas fluviales.

Ver Post >
Salir en el periódico
img
Javier Campos | 23-02-2015 | 10:44| 0

«Ha tenido que salir en el periódico para que me hagan caso». Lo dice Ángel, que tras varias llamadas telefónicas al 010, varios correos electrónicos a Logroño Limpio y otros tantos avisos a la Policía Local, ha visto con cierta indignación cómo no ha sido hasta que Diario LA RIOJA se hacía eco de su particular y muy peculiar campaña de protesta –mediante la colocación de carteles de denuncia en los contenedores que le habían plantado en la acera frente al escaparate de su tienda en la calle Chile– cuando las autoridades competentes han atendido sus demandas, pese a ser de justicia antes, durante y después. ‘Contenedores molestos’, ‘fuera de aquí’, ‘contenedores mal ubicados’, ‘no es su sitio’… la cartelería que durante unos días estuvieron luciendo dos depósitos de basura trasladados justo a puertas de su establecimiento con motivo de las obras de la plaza Primero de Mayo tuvo su eco en las páginas de este diario y, al día siguiente y sin las anteriores excusas/disculpas, los mismos volvieron a su lugar original, donde no estorban.

Salir en el periódico… una forma más de visibilizar las quejas y demandas ciudadanas y que la administración correspondiente asuma la responsabilidad que le toca. Secciones como la tradicional ‘fotodenuncia’ han existido siempre en la prensa local y regional. En esta casa se rebautizó como ‘La Guindilla’ allá por el 2009, y lo cierto es que desde entonces ha servido para espolear a los gobernantes de lo cercano para que ‘atiendan’ sobre todo esas pequeñas grandes cosas del día a día. Y así veo con satisfacción como por fin la nueva estación dispone de plaza de aparcamiento para conductores con discapacidad o el paso sobreelevado se sigue elevando, pero menos… ¿Sirve entonces salir en el periódico? O eso, o es que este 2015, como bien apunta el propio Ángel, aliviado a la par que indignado, es año electoral…

Ver Post >
Continuidad de los parques
img
Javier Campos | 28-01-2015 | 11:46| 0

Un paseo más en un día cualquiera, Logroño, como toda ciudad viva y viviente, va lanzando mensajes… Basta con tener los ojos bien abiertos y los oídos prestos y dispuestos para captar la verdadera esencia de esa viveza, esa que pasa tantas veces desapercibida por las prisas o por tanta ida y venida sin saber bien a qué o a ninguna parte. Salgo de la redacción de Diario LA RIOJA con dirección a la futura plaza de Adolfo Suárez, resultante de las obras del nuevo Palacio de Justicia, y hago escala en la plaza Primero de Mayo, con tanto o más ajetreo si cabe. Antes, a primera hora, me he pasado por la plaza de los Tilos, que se dispone a ser intervenida del mismo modo que las dos anteriores… ya saben, ‘por sus obras los conoceréis’. Voy con tiempo de sobra, por lo que mi paso de calle nada tiene que ver con mi zancada de trabajo y reparo no una ni dos, sino hasta tres veces, tantas como plazas-parques visito, en grandes carteles que anuncian otra obra, aunque en este caso en el Bretón con motivo de su 25 aniversario.

 

‘Continuidad de los parques’ se llama. Vuelvo al periódico con la misma calma, aunque por Pérez Galdós y, por tanto, con escala en el parque de Gallarza; y antes de irme a casa a comer, que lo haré por el castigado México y el flamante parque del soterramiento, pido a mi cultural compañero Jonás el programa del teatro y leo, en relación a la citada representación, que «la acción transcurre en un parque, ese trozo verde en medio del cemento, del ruido y de la multitudinaria soledad de las ciudades. Allí, en un parque, cambian las reglas del juego, y uno se encuentra consigo mismo». Pienso que Logroño no sale mal parado en materia de zonas verdes, las mismas zonas amables que cuando llegué… y me digo que las vacías no son zonas verdes, que más bien habría que poner verdes a quien las puso o permitió que cambiasen de color.

Ver Post >
La ciudad vivida
img
Javier Campos | 25-01-2015 | 11:10| 0

Vivida, que es la que al final cuenta, pero también pensada e imaginada… Ciudad al fin y al cabo. Imposible que no te deje huella. Ni tú a ella. Luego la realidad será la que tenga que ser. O la que hagamos o nos dejen que sea. El tiempo, eso sí, juega su papel. Y un papel, además, importante. La ciudad trasciende mapas, planos o planes (de ordenación y hasta de desordenación urbana) de la misma manera que la ciudadanía va más allá de censos, padrones o encuestas (oficiales y hasta oficiosas). Y en las relaciones entre la una y la otra es donde reside la clave de todo. No son las calles, sino quienes las habitan, porque lo que debería aplicarse a esto del periodismo, también vale para el urbanismo: la calle no se imagina, se camina… y sólo así podrían haberse evitado un buen número de desaguisados en los últimos años. Tanto en ésta como en pasadas legislaturas.

 

El controvertido y polémico césped artificial de Primero de Mayo... / L.R.

 

La ciudad real y, por tanto, la que de verdad vale es la que conforman lugares de vinculación, de relaciones, de experiencias vivenciales compartidas en el espacio urbano que nos sirve de escenario. La ciudad real es la historia que todo logroñés ha vivido en la calle Portales, los lazos que cada peregrino establece mientras hace el Camino de Santiago, la memoria que atesora esa tienda en la que nos deteníamos de críos o los sonidos de las crecidas del Ebro que todos nos hemos acercado a ver en la época de lluvias… Y los problemas empiezan cuando quienes actúan de tramoyistas comienzan a decidir por sí solos. La ciudad es tarea de todos porque ciudad somos todos, y lo mínimo deseable de la ciudad vivida es que ésta sea amable. Pensarla e imaginarla sin vivirla tiene sus riesgos. Y difícilmente se hace vivible si las reconstrucciones son de cartón piedra, lo nuevo condena a lo viejo al olvido, o el césped, sólo por citar uno de los últimos casos, es artificial.

Ver Post >
Rafa, el último 'limpia'
img
Javier Campos | 19-01-2015 | 10:36| 0

71 años le contemplan… 57 de ellos sentado en su pequeño banco y no recuerda ya ni cuántos ataviado con chaleco -chaquetín- y corbata -el día de la entrevista combinada con una chapita en la solapa- presto y dispuesto a prestar sus servicios. Desde que a los 14 años le dieron una caja y su primer rincón en el ‘Miguel’ de Juan Lobo se ha mantenido fiel al cepillo y a la crema convirtiéndose actualmente en todo un superviviente: el último limpiabotas de la capital que, sin ningún interés por jubilarse, sigue sacando brillo cada tarde en el ‘hall’ del hotel Husa Gran Vía.

Rafael Castejón García, ‘Rafa’ para los amigos y para medio Logroño, asegura orgulloso poder haber comido caliente toda una vida dedicándose a un oficio tan honrado como poco comprendido. ¿Provechoso? «Mis buenas perras he ganado», sentencia después de que por sus manos hayan pasado muchos pies, algunos tan afamados como los del cantaor Pepe Blanco, a quien menciona sin dudarlo un instante entre sus clientes más ilustres.

Que el oficio de ‘Rafa’ está casi extinguido o en vías de extinción pese a no tener competencia, al menos en La Rioja, queda claro cuando a uno le dice que en lo que va del 2015 aún no se ha estrenado… y, además, lo hace mientras lleva la palma de su mano al reposapiés que corona la caja donde guarda todos sus útiles denotando cierta nostalgia. «Los buenos tiempos ya han pasado…», da fe. Y viendo su actual clientela no hay duda de que ya no volverán.

 

Seguir leyendo la noticia en larioja.com

Ver Post >