La Rioja

img
Fecha: diciembre, 2016
Comer sano en Navidad es posible
Luismi Cámara 22-12-2016 | 10:34 | 0

Cantaba el entrañable Miliki en un villancico infantil aquello de «Llega la Navidad, con sabor de mazapán, de turrón, de mieles y de pan». Estas fechas también tienen el sabor de comidas y cenas pantagruélicas, con aperitivos fritos, mariscos con sus salsas, jugosas carnes o empalagosos postres. Todas ellas, bañadas con vinos, cavas, chupitos o las correspondiente bebidas espirituosas. Días de celebración. Días de excesos.
Pero estas dos semanas no deben llevar necesariamente a un incómodo aumento de peso. Basta con seguir unas normas básicas para evitar esa desagradable mochila extra con la que se suele comenzar el nuevo año.
Paula Fernández, del Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, da dos pautas fundamentales para doblegar con garantías a los instintos y la gula. «Se deben planificar las comidas y tener bien calculado lo que se quiere poner y cómo cocinarlo –explica–. Una vez sentados a la mesa es necesario saber parar a tiempo y tener la capacidad de responder cuando se esté saciado. Comemos dos o tres veces más de lo que lo hacemos habitualmente, por eso ganamos peso. Es complicado, controlarlo porque estamos despistados en otras cosas y las comidas se alargan mucho. Pero basta con concentrarnos en lo que estamos comiendo».
También es primordial «ingerir mucho líquido». «Se descuida el agua y se toma más alcohol junto a unos productos que están muy condimentados. Además, suele hacer mucho calor en la mesa y eso anima a beber más», avisa.

Ver Post >
40 kilos, 20 meses
Luismi Cámara 14-12-2016 | 5:04 | 0

40 kilos en 20 meses. Así de redondos, así de contundentes. Son los números rotundos que resumen el proceso por el que he pasado en este tiempo. Han transcurrido esos 20 meses desde que el 6 de febrero de 2015 visité a una endocrina para intentar perder peso y comenzar una vida saludable. Entonces, la báscula marcó unos sorprendentes y preocupantes 133,9 kilos, lo que me hizo pensar en que, después de cuatro meses de mi regreso a Logroño, hubo momentos incluso peores antes.
Este 2 de diciembre, 20 meses después, en mi último paso por la consulta de Paula Fernández en el Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, la insobornable Tanita marcó 94,2 kilos. Es decir, 39,700 menos que aquel 6 de febrero, y 28 kilos desde el comienzo de ‘Objetivo 25 kilos’. Todo un cambio radical de peso y de vida.
El otro día se me estropeó el móvil. En ese afán que tenemos por salvar tarde y mal lo que no hemos sabido guardar antes, intenté sacar todas las fotos y demás archivos que estaban en la memoria del teléfono. Yo no pude, pero el técnico de Movistar (muy simpático y dispuesto él, casi tanto como el atento encargado que me echó una mano fuera incluso de su jornada laboral –es lo que tiene contar con buenos amigos-, muy agradecido yo) logró rescatar todas las fotos acumuladas durante demasiado tiempo.
Tenía entonces que pasarlas a un disco duro externo que no había utilizado mucho últimamente. Al comprobar si tenía espacio suficiente, descubrí fotos que habían caído en el saco del olvido. Unas graciosas, otras emotivas, otras alucinantes, y algunas esclarecedoras de cómo había ido mi proceso de ‘agrandamiento’ en Madrid.

A la izquierda, en mayo de 2008. A la derecha, en diciembre de 2016.

A la izquierda, en mayo de 2008. A la derecha, en diciembre de 2016.

Ver Post >