La Rioja
img
Fecha: marzo, 2018
Cenas pesadas
Luismi Cámara 14-03-2018 | 6:29 | 0

DOCU_GRUPOUna de las principales causas de mi recaída ha sido el descontrol en las cenas. Mi vida, en general, hace que mi día acabe a unas horas un tanto tardías. La consecuencia, que cenaba tarde y sin orden. Volví a caer en error de comer lo primero que pillaba y, pese a que mi frigorífico es un ‘recinto casi sano’, algo de embutidos y lácteos siempre hay por ahí. Y esto es precisamente lo fácil cuando hay pocas ganas de cocinar y bastantes de comer.
Eso, sumado a un descenso de mi actividad deportiva, da las claves del aumento de peso. Se rompió la ecuación de quemar más que lo que se come.
Así que Paula Fernández me puso deberes ya en mi primer paso por el Centro de Nutrición y Dietética Nutrium  para retomar las buenas costumbres.
Antes, como siempre, buscó el lado positivo a este nuevo esfuerzo y lo focalizó en dos puntos:
-si lo vuelvo a intentar, vuelvo a asumir una responsabilidad;
-después del primer proceso, ya sabemos dónde está la piedra del camino.
Los deberes están basados en una palabra fundamental: PLANIFICACIÓN.

Ver Post >
Objetivo 25 kilos (II): La recaída
Luismi Cámara 08-03-2018 | 12:33 | 0

Han pasado casi nueve meses desde que dejé colgado ‘Objetivo 25 kilos’, en pleno proceso de recuperación de ganas tras unas semanas de recuperación después de acabar la Media Maratón de La Rioja. Las fuerzas habían regresado y ya me había marcado la nueva meta: la Behobia-San Sebastián.
Nueve meses después, retomo ‘Objetivo 25 kilos’. Lo hago con el decepcionante título añadido de  Objetivo 25 kilos (II): La recaída.
Segundas partes nunca fueron buenas, dicen algunos. Otros piensan que hay continuaciones que superan a la predecesora (El padrino II o El imperio contraataca).  Yo digo que me hubiera gustado que este regreso no hubiera tenido razón de ser más allá de recordar lo bueno que pasó, confirmar que todo lo perdido (en kilos) seguía atrás y que lo ganado y aprendido en hábitos y vida saludable progresaba adecuadamente.
Pero no. Ahora mismo, siento más vergüenza que hace 20 meses, cuando decidí dejar atrás los prejuicios, la timidez, los  rubores y sonrojos, para mostrarme y embarcarme en un proyecto que me ha ayudado a dar un vuelco (que no ha resultado del todo absoluto) a mi vida y que, visto el feedback recibido, ha ayudado a dar en la tecla para que otros cuantos se replantearan su forma de afrontar su vida y su salud (quizás la satisfacción más gratificante).
Tras un verano de cierto control, equilibrando excesos y esfuerzos, compensando con deporte y buena alimentación aquellas ocasiones en las que me dejaba llevar al lado oscuro de los vicios, comencé a preparar mi objetivo marcado.
Un par de semanas  antes de la Behobia corrí como prueba la carrera de Las Murallas de Pamplona, una 15k preciosa y muy recomendable. La acabé con muy buenas sensaciones y al día siguiente me encontraba perfecto.
25k600
El problema fue el martes de la semana siguiente, cuando la rodilla se hinchó y no podía doblar sin dolor mucho más allá de 45º. Líquido sinovial que había que eliminar y que costó que desapareciera…
…Y me quedé sin carrera, sin objetivo y con una decepción enorme.
Me vi a mediado de noviembre, lesionado y con pocas ganas de hacer mucho deporte, con unos horarios que bailaron más de lo habitual, con cierto estrés personal y con las Navidades cercanas.
De repente, me convertí en mi peor boicoteador. Me dije que me merecía olvidarme de dietas sanas, de deporte y que me tocaba despreocuparme y dejarme llevar, que con el año nuevo retomaría las buenas costumbres.

Ver Post >