La Rioja

img
Dos ángeles… y muchos más
img
Luismi Cámara | 16-06-2016 | 13:00| 0
Paula Fernández es la dietista y nutricionista en este proyecto.

Paula Fernández es la dietista y nutricionista en este proyecto.

El profesor Leopoldo Abadía afirma que en la vida hay dos tipos de personas: las facultativas y las dificultativas. Las primeras resuelven problemas y su disposición siempre es positiva ante las situaciones que se encuentran. Las segundas crean los problemas y se encargan de plantear y crear dificultades ante los retos.
Es evidente que lo ideal es rodearse de personas facultativas. Para afrontar el reto de ‘Objetivo 25 kilos’ he buscado la colaboración de dos personas que responden claramente a este perfil. A partir de ahora, son mis dos ángeles.

Ver Post >
“Papá, estás gordo”
img
Luismi Cámara | 16-06-2016 | 12:40| 0

Entrevista a Marc Gasol. Estaba seguro de que mi parte de la foto estaba deformada... pero el deformado era yo.

Me llamo Luismi Cámara y soy gordo. Esforzado periodista, amante esposo, orgulloso padre… y gordo.

Pero me he marcado una meta: convertirme en una persona sana, con hábitos alimentarios y rutinas deportivas saludables. Es decir, pretendo alcanzar la combinación perfecta de dieta y deporte.

Va a ser un proceso largo, tan interesante y formativo  como complicado y sacrificado en ocasiones. Pasará por momentos de subidas mentales y bajones emocionales que, estoy seguro, acabarán mereciendo la pena.

En este viaje no caminaré solo ya que estarán a mi lado dos ángeles de la guarda y me acompañarán otros compañeros de ruta que me ayudarán a no salirme del sendero correcto y que me marcarán la línea adecuada para adquirir costumbres sanas.

La meta va más allá de una solución temporal y la finalidad se escapa a una fecha concreta y mira hacia un proceso vital de larga duración.


Lo de que sea gordo (muy importante lo del ser y no estar) no lo digo yo… que también lo veo. Me lo dicen mis hijos. No es que los peques sean unos maleducados (intentamos enseñarles a ser educados y respetuosos), pero ya conocéis aquello de que los “borrachos y los niños nunca mienten”.

“Papá, estás gordo”. Eso que me dicen desde la absoluta naturalidad, y que a mí me sienta unas veces mal y otras peor, no es más que una obviedad y una verdad como la copa de un pino que pocos más tienen la osadía, el valor y la confianza de decirme (tampoco sería de buen gusto ir por la calle y recibir a cada paso los ‘piropos’ de vecinos, amigos y desconocidos).

Tengo 41 años, mido 1,91 metros, peso 122 kilos y mi porcentaje de grasa corporal es de 42,3%, lo que en términos médicos está calificado como una obesidad de grado I en toda regla.

Ver Post >