EL CANIBALISMO VUELVE A LA PANTALLA

Después de unas semanas más o menos exitosas en lo que se refiere a la cantidad y calidad del material cinematográfico que entraba para alimentar la cartelera comercial, esta semana, a partir de mañana, ese modelo afortunado se resquebraja en parte y se apodera un nuevo puñado de títulos con un barniz diferente. También es verdad que en anteriores turnos daba la casualidad que gran parte de las películas programadas las había visto con antelación. Detalle que proporciona una amplitud de miras y de observación crítica mucho más jugosa y atractiva que desconocer, para su evaluación, y si procede, ponderación, de los filmes considerados como novedad.
Sobre la última película realizada por el cineasta italiano, Paolo Virzí, “Locas de alegría”, que pudimos ver como cinta de inaguración del festival Actual 2017, he tenido ocasión de escribir y hablar bastante sobre ella. Primero, desde Valladolid, tras su pase en la sección oficial a concurso del certamen conocido como Seminci. Desde allí, como enviado especial del diario La Rioja, ya manifesté el entusiasmo contenido que el largometraje había despertado en mí y apuntaba, aunque de forma apresurada, que pese a sus buenas intenciones de hacer comedia con el tema de los desequilibrios mentales, sus otros asuntos, derivados de fracasos afectivos y trastornos de personalidad, sólo me invitaron a pensar en los disparates que la locura puede provocar y su reflexión comandada por dos mujeres que al estilo de “Thelma y Louise” pretenden conquistar el espacio interior y exterior que la sociedad les ha arrebatado. Un juguete, afín a varias interpretaciones y lecturas, según la manera de cada espectador de recibir la película e instalar su mensaje en su código de conducta, que apuesta sobre seguro al recaer toda la atención de la trama en el estado de soberbia y festividad de sus dos actrices principales, Valeria Bruni-Tedeschi y Micaela Ramazzotti. Dos intérpretes magníficas, que se adecuan a la perfección en roles extrovertidos y traumáticos y que por su divertida y simpática encarnación recibieron el premio a la mejor interpretación femenina en el festival de Valladolid. De igual modo, esta película, de Paolo Virzí, autor de la afilada, “El capital humano”, que me gustó bastante, se llevó también la agradable recompensa del Premio del Público en el mismo festival. A mi modo de ver, mucha recompensa, excesivo botín, para un largometraje que si bien es verdad te ríes y te lo pasas bien siguiendo el peculiar y guasón delirio de los personajes, considero que la banalización de su propuesta disfrazada de un aura de libertad sin ira, fue una extravagante e intolerante componenda del jurado que dejó en la cuneta filmes de mayor tallaje, como, “The salesman”, la película del iraní, Asghar Farhadi que ha sido galardonada con el Oscar a la mejor producción de habla no inglesa.
“Locas de alegría” o “La pazza gioia”, su título original en italiano, cuenta la historia de dos mujeres recluidas por sus trastornos mentales en una fundación psiquiátrica bastante bucólica llamada, Villabiond. Se llaman, Beatrice (Valeria Bruni-Tedeschi) y Donatella (Micaela Ramazzotti). A pesar de sus diferencias y de proceder de ámbitos sociales diferentes y encontrados, congenia y estrechan una amistad inspirada en sus contradicciones. Un día, tras una jornada laboral, deciden escapar. En su fuga, jalonada de incidentes y reencuentros con familiares y amigos, concentran todas sus energías en reparar el trauma de Donatella.
Comedia agridulce, salpicada de humor, que está planteada como una especie de lema: “Vivir su vida”. Dos mujeres, informales y despampanantes a su modo, que gozan, dentro de las paredes de la institución de salud mental, de un tratamiento displicente, una terapia que parece un regalo y un cuadro médico bastante laxo. Pero la sociedad que hay dentro, los enfermos o trastornados, no les facilitan ni sugieren aventuras. Por eso, cuando deciden romper moldes y mostrarse inconformistas y peleonas, acuden, en su camino físico y moral, a contactar con sus seres más directos, de tal manera que establecen vínculos a cual más disparatado, exceptuando, el padre de Donatella, un don nadie que compuso una canción que es uno de los leit motiv del filme.
Extravagante y alocada, no podía ser de otra manera, “Locas de alegría” es una fábula cargada de buenas intenciones que habla de la amistad de dos chicas desinhibidas buscando un mundo a su antojo en el que quepan dos chicas que pelean en el mundo por su dignidad y responsabilidad, intentando recuperar la estima y la felicidad, discrepando de una sociedad que no parece más cuerda que la que aparentan Beatrice y Micaela.
Aparte de “Locas de alegría”, tres largometrajes concitan cierto interés para no dejarlas escapar por si acaso esconden imágenes poderosas que el título o la sipnosis de las películas no dejan entrever. La primera de ellas es, “Crudo”, una película de corte fantástico dirigida por, Julia Ducournau. Leyendo algo sobre este filme, ha despertado la curiosidad en mí. Se mueve, al parecer, en un ambiente estudiantil, universitario, y presenta al personaje femenino de, Justine (Garence Marillier), una joven que pertenece a una estirpe familiar en la que todos sus miembros son vegetarianos y formados en veterinaria. Como buena continuadora de las costumbres de su familia se matricula en la facultad de veterinaria. La clave de la cinta y que la emparenta con el género de terror es cuando Justine, por curiosidad, prueba la carne. A partir de aquí se desatan una serie de acontecimientos imprevisibles que será mejor que los veamos mañana, puesto que los horarios de las diferentes salas de exhibición me va a permitir ver tres películas.
Otra de las propuestas que tiene algo de gancho es la producción israelí, “El balcón de las mujeres”, una cinta dirigida por, Emil Ben-Shimon. Tiene un tema religiosa como telón de fondo. La acción se desarrolla en Jerusalém. Aquí, en una de las sinagogas, se produce un accidente. El balcón destinado a las mujeres para que puedan seguir el credo religioso judío ortodoxo se desprende y provoca daños de diversa consideración. La más perjudicada es la mujer del rabino, que entra en coma. Por su parte, el clérigo entra en un shock nervioso y no puede conducir los rezos y las plegarias. Cuando todo indicaba que la incidencia no se podía resolver, aparece un rabino joven y hechizante. Pero en sus encendidos y apasionados discurso defiende posturas conservadoras y misóginas. Las consecuencias no se dejan esperar. Las mujeres entran en disputa y no toleran la ofensa y descrédito de su naturaleza. Por lo cual, se rebelan.
Este punto de partida no deja de ser sugerente y atractivo. Posibilidad, por lo tanto, de adentrarnos en un territorio, el religioso ortodoxo judío, bastante patriarcal, alejado de nuestras costumbres espirituales, y oportunidad de indagar en sus misterios y coartadas. Mañana saldré de dudas.
La tercera en discordia es el estreno español. En este caso, “Incierta gloria”, película realizada por, Agustí Villaronga (“Pa negre”). Inspirada en una novela de, Joan Salas, que nos vuelve a transportar a los duros años de la Guerra Civil. Tema este cuestionado con cierto escozor por los enemigos declarados del cine español quienes acusaban a los guionistas y directores hispanos de utilizar la contienda cainista como vil revancha para presentar a los triunfadores del alzamiento nacional como desalmados, asesinos, déspotas, tiranos y torturadores. Y que todos estos atropellos infames eran subvencionados por el bolsillo de todos los españoles. Un desatino y calvario que se ha tenido que soportar durante mucho tiempo y aún así creo que todavía no se ha producido un gran filme sobre la Guerra Civil. En cualquier caso, la firma de Agustí Villararonga siempre es un aval de confianza para esperar lo mejor de esta tentativa para enmarcar una historia de amor de tres amigos enamorados de la misma mujer. El advenimiento del drama bélico truncará muchos de los sueños y aspiraciones de los jóvenes. Habrá que esperar a verla para juzgarla. Aunque los horarios de los pases de este filme me van a obligar a posponer su visión hasta que encuentre un hueco.
También se estrena, “La bella y la bestia”, de Bill Condon; pero me entra una pereza escribir sobre ella y no cuento lo que me fastidia verla.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More

Leave a Reply

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.