La Rioja
img
Autor: MGlera
El enigma del fútbol, la victoria de la UD Logroñés
img
José Martínez Glera | 19-11-2016 | 6:47| 0

El fútbol es un enigma, una ecuación de caprichosa resolución. Sólo desde la respuesta no razonada se puede entender el contundente triunfo de la UD Logroñés en el Alfredo di Stéfano (0-4) sobre el Real Madrid Castilla. Más allá de merecimientos, a la UDL le ha sonreído la fortuna que en otros partidos se le ha negado, bien porque la dinámica no era la mejor, bien porque el mensaje del técnico no llegaba, bien porque los jugadores blanquirrojos se sentían amordazados por lo inesperado del momento.

Sergio Rodríguez no revolucionó el once. Lo podía haber firmado Carlos Pouso. Pasó por apuros ante un rival de enorme calidad, pero de debilidad defensiva. Virtudes y defectos se conocían de antemano. Sí que se vio a una UDL con líneas más juntas, sobre todo sin balón, e intentado jugar cuando lo tenía. Al inicio del partido y al final de mismo. Bloque. Sergio apostó por jugadores de posesión y dejó en segunda línea la velocidad pura. Recordó por momentos a un equipo grande, de esos que cuando no juegan bien son capaces de cambiar el guión con el mayor de los argumentos, el gol. Así, respondió al mejor juego de inicio de los filiales merengues con un primer gol a balón parado y por la misma vía llego el tercero. Caneda y Pazó, los dos centrales. Pero no sólo eso. El primero es un rechace que requiere atención y oportunismo; el segundo llega después de un gesto de rabia de Chevi, que fue titular y robó un balón que acabó en falta, centro de Muneta y gol de Pazó.

Carlos Pouso no estaba ayer en Valdebebas. Pero parte de su legado, sí. El segundo gol del equipo, el que une los dos primeros a balón parado, es un reflejo de esos ejercicios que ensayaba el vasco sin éxito. Ayer llegó. Combinación múltiple entre Chevi, Muneta, Espina, Paredes y disparo trompicado pero con fortuna de Muneta. El balón se coló por la escuadra madridista prácticamente. Pouso buscó esa jugada una y otra vez durante semanas, pero el equipo la encontró de la mano de Sergio Rodríguez pero sobre todo de unos jugadores que son los mismos con uno y otro técnico. Incluso Chevi, que volvió a emerger poco después para generar el remate de Espina, el posterior penalti y expulsión de Achraf y el cuarto gol riojano. Fútbol en estado puro, tan apasionante como abstracto. No hay quien entienda este deporte.

Nadie diría que este equipo llegaba a Madrid inmerso en su crisis más importante en últimos tres años; nadie diría que estaba con un punto de ventaja sobre el descenso; nadie diría que sus jugadores no sabían sonreír; nadie diría que esta UD Logroñés es una decepción. Todo lo contrario: se vistió con el papel de equipo grande, interpretó el partido y afinó al máximo su puntería para convertir remate en gol. Y en su portería San Miguel Martínez se encargó del resto, porque el Castilla fabricó fútbol como para haber marcado algún que otro gol.  Para competir hay que disfrutar. La frase es de Sergio Rodríguez.  Como su pincelada de colocar en la manija del partido a Carles Salvador en el segundo periodo y de hacer un guiño a la cantera con el debut de Guillermo. Compitieron y sonrieron; sonrieron y compitieron. Tanto monta, monta tanto.

Ver Post >
Hay tiempo suficiente
img
José Martínez Glera | 16-11-2016 | 7:33| 0

Veinticuatro partidos; setenta y dos puntos. Ese es el presente y el futuro; el botín; el colchón. La exigencia es enorme para un equipo que protagoniza un mal inicio de campaña, pero que no sabe, a día de hoy, cómo la acabará. Sí que está claro, sobre todo para los más pesimistas, que tiempo hay como para reaccionar y acabar el curso entre los cuatro primeros. A los optimistas no hace falta decirles nada.
El lunes se estrenaba el nuevo anuncio de la Lotería de Navidad. Solidaridad. Ésa es la palabra clave en la historia de Carmina y los habitantes de Tazones. Solidaridad. Y esa es la clave también para la UD Logroñés de aquí hasta que concluya la temporada. Cada uno en su papel, pero todos en la misma dirección.
Rechazar la posibilidad de contar con un equipo de fútbol en Segunda División es un suicidio deportivo en una ciudad que ha sufrido tanto en las dos últimas décadas las consecuencias de este deporte. Sólo a los masocas les gusta esta situación. A Carlos Pouso hay que agradecerle que haya dado a la UDL sus dos años más brillantes. Ha sido generoso hasta en el adiós. Se ha equivocado en su tercer año, quizá fruto del mazazo que recibió en Sevilla o quizá porque estaba cansado de tanta exigencia y tan escaso apoyo. Es igual. Es zorro viejo en los despachos, capaz de invertir bien e incluso generar dividendos a modo de modestos traspasos. Demasiado para una persona, aunque sea de las afueras de Bilbao.
Sólo hay dos caminos: hundirse o pelear hasta el final. El técnico que asuma el reto debe tener los medios suficientes para pugnar por el éxito. Los medios no es sólo dinero. Es algo más. Félix Revuelta tiene que interpretar su papel; Pouso, el suyo; el técnico, el suyo; y la afición, el suyo; y los jugadores, el suyo. Todos. Muchas ciudades matarían por tener un Félix Revuelta a disposición de su deporte. Aún no hemos digerido qué significó la figura de Marcos Eguizábal para esta ciudad.

Ver Post >
La jugada más vieja del mundo
img
José Martínez Glera | 06-11-2016 | 6:47| 0

Explicar experimentos no es sencillo. Se suelen hacer cuando no hay nada juego o cuando el corazón puede a la mente o cuando estás a punto de cruzar la línea que separa el razonamiento de la desesperación. La UD Logroñés ha vuelto a perder, en esta ocasión ante el Navalcanero, otro modesto conjunto del grupo. 2-1. Los riojanos afilaron su cuchillo en los últimos minutos, cuando Jaime Paredes recortó distancias. Sin embargo, desperdició muchos minutos y su rival creyó que era el día idóneo para vender. Lo consiguió con un gol mediado el primer periodo y un segundo a balón parado en los primeros compases del segundo. Dos goles,por cierto, gemelos. A la UDL le sigue quedando ese pequeño golpe de fortuna de las costas distancias, pues la tabla aún no ha sentenciado a nadie. 

Carlos Pouso cambió considerablemente el ataque de su equipo. Mantuvo la zaga más habitual, con la incorporación de Rico; confió en Adrián León; rescató a Javi Rey y Chevi; dio la oportunidad a Sergio García y Carles Salvador en la media punta; y mantuvo a Mendi, su único delantero puro. Si sale bien, genio; si sale mal, preocupante. El resultado manda. Lo cierto es que quienes no venían jugando mucho tampoco han aprovechado la oportunidad. Y ese es otro problema. 

Problemas. Esa es la palabra. Cuando el viento no sopla de cara es difícil avanzar. Mendi pudo marcar y adelantar e su equipo, pero pasó de estrellar el balón en la madera a que Adán superase a Miguel. Un gol de saque de banda. Un problema. Pero es que en la segunda mitad, Jesús también marcó de saque de banda. Problema al cuadrado.  La jugada es muy vieja. Tan vieja que aquel Logroñés de Juande Ramos que logró el ascenso a Primera la repetía hasta la saciedad: saque de banda Úriz, peina Manel y Clotet remata a gol en el segundo palo. Tan sencillo de explicar como complicado de completar con éxito.

La derrota agiganta el problema. Para ganar hay que jugar. Jugar implica trabajo constante, solidaridad, tensión, inteligencia, ilusión, pasión,… y fútbol. Está última se presupone al fútbolista; el resto son virtudes que le convierten en mejor jugador o le relegan al papel de simple pelotero. Y gracias a que los demás siguen fallando y las distancias no son aún insalvables.

Ver Post >
La UD Logroñés acaba con el mito de Gobela
img
José Martínez Glera | 22-10-2016 | 6:59| 0

en
Videos

Un gol de Adrián León en el minuto 90 ha dado los tres puntos a la UD Logroñés  (1-2) sobre el Arenas de Gecho en un partido que han controlado los riojanos merced al tanto de Pablo Espina (minuto 16), pero que se les complicó en el minuto 88 después de que el colegiado señalará pena máxima de Thaylor a Enrich, penalti que transformó en gol el incombustible Nacho Matador. El 1-2 permite a los blanquirrojos alcanzar el decimoquinto gol y situarse a dos del que hoy es líder, el Albacete, que con 17 puntos manda en la tabla empatado con el Leioa (al que se ha enfrentado esta tarde (0-0), Athletic y Toledo, que juegan esta tarde.

La UD Logroñés es diferente, imprevisible, capaz de lo mejor y lo peor, de poner de los nervios al espectador y de hacerle llorar de alegría con acciones como la que protagonizó ayer Adrián León, uno de los jugadores que no rehuye tirar del carro. León sí llegó en esta ocasión al remate, aunque fuera a balón parado. El cántabro estuvo acompañado por Jon Ander Amelibia en el círculo central, lo que dio consistencia a una medular que ya el pasado año se sintió mejor jugando con dos pivotes defensivos.

Carlos Pouso es cabezón. No se rinde. No le da miedo la palabra fracaso. Sabe que le está costando dar con la tecla adecuada, pero la UDL ha borrado hoy la pobre imagen que dejó hace seis días en Las Gaunas frente al Sestao. Nadie ganaba en Gobela, al que el Arenas y los rivales han convertido en un mito. Pero los mitos se derriban y eso es lo que ha hecho un equipo que recupera la tranquilidad. Primera derrota del Arenas, primera victoria de la UD Logroñés lejos de Las Gaunas, que por fin liga una serie de partidos sin conocer la derrota. Cuando no puedes ganar, el empate siempre es bueno. Esta tarde hubiera sido decepcionante, pero el fútbol quiso reconocer la transformación de un equipo que se ha entregado al máximo con el único objetivo de vencer y convencer. Sobre todo, a él mismo.

Ver Post >
La UD Logroñés no evita el desastre
img
José Martínez Glera | 16-10-2016 | 7:09| 0

Un gol de Carles Salvador en el tiempo añadido ha impedido que la UD Logroñés firme un ridículo mayúsculo en Las Gaunas frente al Sestao (1-1). Los riojanos han desperdiciado una gran oportunidad para colocarse a tres puntos del líder , el Bilbao Athletic. Pero el empate es el consuelo que le queda a un equipo que no da la talla, que debe pensar que es superior al rival y que ha hecho que los silbidos regresen a Las Gaunas. Y eso que cuenta con una afición que se alegra con el menor de los guiños.

Resulta evidente que este equipo no sabe a qué juega. Interpretó bien el partido en sus primeros compases con juego al pie y a los espacios, pero a ras de césped. Así ha generado dos claras ocasiones de gol que ni Thaylor ni Chevi han aprovechado como el bloque al completo desaprovechó el resto del partido. El Sestao, que vive en descenso, es vulnerable, tremendamente vulnerable, salvo que su rival le facilite la labor defensiva. Si los centrales son los que sacan el esférico, la UDL tiene un problema; si los laterales defiende mal, otro problema; si la medular no pide el balón para jugarlo, tercer problema; si las bandas no desbordan, el problema ofensivo es palpable; y si el punta juega lejos del área, el resumen es que no sabe a qué juega el bloque.

Pero el  partido deja más apuntes. El Sestao se adelantó merced a un error defensivo. Su jugada se origina en una pérdida del balón de los riojanos pasada la medular. Rodri recibe dentro del área, escorado a la izquierda y Salvador le da vía libre hacia su lado bueno para que dispare y supere a Miguel en el segundo palo. Salvador no es lateral y lo acusa, sobre todo al tomar posiciones defensivas. Un error más.  Como error es encarar el partido con una actitud pasota, a la espera de que llegue la jugada que lo resuelva. Es el gran mal del fútbol: la falta de actitud, de tensión, de ansia por ganar.

La UDL estrelló dos balones en la madera. El primero, Espina, con empate en el marcador; el segundo, Pazó, con victoria momentánea del Sestao. Fueron esos unos minutos, los del segundo balón a la madera en los que la UD Logroñés sí se tomó el partido en serio. Hasta ese momento había sido una feria. Tomó el cuero, buscó más profundidad por banda y jugó como lo hace en los entrenamientos. Llegó el gol del Salvador. Consuelo para quien no aspira a nada más porque este equipo tenía que haber ganado esta tarde. Y además, con claridad.

Ver Post >