Tag ‘ américa’

Un fragmento de «La visión de Colón» de Ciro Bayo

  ¿Qué misterioso afán, cuál aliciente éstos encerrarán, que tal atraen al humano, y asi continuamente á ellos su memoria retrotraen? ¿Por qué este golpe de lucida gente de los caseros goces se distrae y dándose á la vela, desde el puerto se dejan lo seguro por lo incierto? Es el afán de libertad bendita

«La cruz del Sur», un poema de José Santos Chocano

  Cuando las carabelas voladoras al fin trazaron sobre el mar sus huellas, fueron rasgando por delante de ellas la inmensidad con sus tremantes proas. Entonces, Dios, en las nocturnas horas, tras el misterio de las tardes bellas, una cruz dibujó con cuatro estrellas en el lienzo en que pinta sus auroras. Quedó la cruz

«¡Quién sabe!…», un poema de José Santos Chocano Gastañodi

  Indio que asomas a la puerta de esa tu rústica mansión: ¿Para mi sed no tienes agua? ¿Para mi frío cobertor? ¿Parco maíz para mi hambre? ¿Para mi sueño, mal rincón? ¿Breve quietud para mi andanza? -¡Quién sabe, señor! Indio que labras con fatiga tierras que de otro dueño son: ¿Ignoras tú que deben

Pablo García Casado e Ibon Zubiela en Agosto Clandestino

JUEVES 23 DE AGOSTO DE 2012 | 20.00 H. IRJ (INSTITUTO RIOJANO DE LA JUVENTUD) | LOGROÑO EL LENGUAJE DEPURADO DE PABLO GARCÍA CASADO Y EL COMPROMISO DE IBÓN ZUBIELA EN AGOSTO CLANDESTINO Presentarán en el acto sus dos nuevos libros, Pablo García Casado: coche, carretera, casa y en el caso de Ibón Zubiela: Poesía asincopada &

«El peso de una hoja», un poema de Joaquín Pérez Azaústre

  Esta madrugada he visto el cielo caoba apenas espesado en las cornisas. Alguien ha dicho que a los veinte años es posible haberlo vivido casi todo, y tenía razón: cierto traficante de armas muy famoso dejó de escribir antes de cumplir los veinte. El balance no es una exclusividad octogenaria, sino un reducto ágil

«Los sueños de Helena», de Eduardo Galeano

  Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: -Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar. Hacían la cola unos cuantos sueños nuevos, jamás soñados, pero Helena reconocía el sueño bobo, que siempre volvía,

«Fin de la historia», un poema de Gustavo Pereira

El capitalismo es el fin de la historia. Tal vez sobrevivan los metales relucientes pero no las mariposas los plásticos y los escombros pero no los pétalos bajo el rocío los gremios de rufianes pero no los solitarios los banquetes y los festines pero no la alegría los ruidos y los estrépitos pero no la

Una cita de Rufino Blanco Fombona

¡Qué libre es la vida de todo bohemio, poetas gitanos! Por único premio de su rebeldía y su libertad los saluda el cielo de cada ciudad; y son sus amigos las cosas viajeras; las brisas, las nubes y las primaveras.

«El lugar “Armonía”», un poema de Ernesto Cardenal

Él iba despacio porque llegaba demasiado temprano y ella iba aprisa porque llegaba tarde. Él iba por una carretera y ella por otra y los dos autos chocaron en la intersección de las dos carreteras (el lugar llamado “Armonía”). El policía dijo que las posibilidades de accidente habían sido “una en un millón”, porque las

«Oración por Marilyn Monroe», un poema de Ernesto Cardenal

Señor recibe a esta muchacha conocida en toda la Tierra con el nombre de Marilyn Monroe, aunque ése no era su verdadero nombre (pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la huerfanita violada a los 9 años y la empleadita de tienda que a los 16 se había querido matar) y que ahora se

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.