Tag ‘ barroco’

«Segadores, afuera, afuera», un poema de Tirso de Molina

  Segadores, afuera, afuera, dejen llegar a la espigaderuela. Quién espiga se tornara y costara lo que costara porque en sus manos gozara los rosas que hacen su cara por agosto primavera. Segadores, afuera, afuera, dejen llegar a la espigaderuela. Si en las manos que bendigo fuera yo espiga de trigo, que me hiciera harina

«A la muerte de un niño», un poema de Paul Fleming

  ¡Duerme bien, niño amado! Si héroes audaces mueren, pueblos enteros perecen, y el tiempo es viento esfumado: ¿ha el hombre de subsistir? ¿no ha todo de sucumbir? Duerme bien, nuestro es el mal; somos lo que fuimos siempre: de años viejos, de reciente ciencia, y necios sin cesar; ciegos de ojos, boca mudos, cual

«De un caminante enfermo que se enamoró donde fue hospedado», un soneto de 1594, de Luis de Góngora y Argote

  Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche, con pie incierto, la confusión pisando del desierto, voces en vano dio, pasos sin tino. Repetido latir, si no vecino, distinto oyó de can siempre despierto, y en pastoral albergue mal cubierto piedad halló, si no halló camino. Salió el Sol y, entre armiños escondida, soñolienda beldad con

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.