Tag ‘ camilo’

«La máquina de escribir», un poema de Antonio Fernández Molina

  La máquina de escribir es igual que una habitación. La máquina de escribir es como pipa de fumar. La máquina de escribir anda a lo largo del pasillo como una criada coqueta. Dan ganas de invitarla a pasear, dan ganas de invitarla a bailar. Se arregla el moño cada día se coloca el sujetador,

«Los amigos», un poema de Camilo Ferreira Botelho Castelo Branco

  Amigos, ciento diez, o tal vez más, ya te conté. Vanidoso me sentí: me imaginaba que sobre la tierra no había ¡más afortunado mortal entre los mortales! Los amigos, ¡los ciento diez! Tan serviciales, tan celosos de las leyes de la cortesía que, ya harto de verlos, me escabullía en sus curvaturas espinales. Un

Puta poesía

Acabo de recibir en casa una copia del libro Puta poesía (Luces de Gálibo, 2011. Antología coordinada por Ferrán Fernández). El libro es una compilación de cerca de 80 poemas (de otros tantos poetas, entre los que tengo la suerte de contarme) que tienen el llamado oficio más viejo del mundo, la prostitución, como leitmotiv.

«Asunto: El pequeño saltamontes hace prácticas de tiro libre», un poema de Isabel Bono

Fecha: 09 Oct 2007 11:16 aunque todavía me quede ejercitar la lucha en un bosque de bambú y aprender a caminar con gracia sobre el fuego quería que supieras lo que has hecho conmigo y cuánto me gusta quizá ya lo traía pero tú has sido quien me dijo que lo traía y quien lo

«Buenos amigos», un poema de Camilo de Ory

Tres hurras por el óxido que devuelve la dignidad perdida al objeto vilmente repintado y dota de salvadora pátina al que nunca la tuvo. De Camilo de Ory, Por qué sólo beso a las estatuas (II Premio Internacional de Poesía Francisco Villaespesa. Renacimiento, 2009)

«Choosen», un poema de Camilo de Ory

Selecciono tristezas adecuadas al aire de la vida —compendio de brutales expulsiones, de silencio hoy ausente, de consciencia, de lobos, de genérico estupor ante la vida misma—. No nos van a abonar la diferencia; no prescribe el delito, ni la pérdida. Camilo de Ory, Segovia, 1970. (Publicado en De buena fuente, Nº. 1032. 16 de

«Los puentes», un poema de Miguel Ildefonso

Me gusta cruzar los puentes Sus extremos aferrados a una superestructura principal eternos sus basamentos— Pero no es la longitud del puente ni el ancho Lo que hace su verdadero tránsito numerario Mirar hacia abajo es más profundo Que encontrar la visión del último punto en el cielo y ya no caes- Porque las cosas

«Libros», un artículo de Camilo de Ory

Me gustaría animar a la gente a que lea, aunque es obvio que la gente que esté leyendo esto ya lee. En la historia de la Humanidad no ha habido mejor momento para leer que el que vivimos. Hoy en día los libros son de papel: eso puede ser malo para la selva amazónica, no

«Eras de risa fácil», un poema de Camilo de Ory

Eras de risa fácil y también llorabas fácilmente. No tenías pudor con esas cosas. Cada día era una peripecia que tu piel sabía celebrar. Ser para ser. Vivir para vivir. Muerte dormida. Odié como una boba consentida tu afición a las flores de papel y a otras formas teóricas de engaño. Negabas tu intención de

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.