Tag ‘ cancion’

Un poema sin título de Antonio Gamoneda

  Las uñas de animales inexistentes arrancan nuestros ojos en los sueños. Así es la noche.   Antonio Gamoneda, Arden las pérdidas (Tusquets, 2003).  

«[Ha venido tu lengua; está en mi boca]», un poema de Antonio Gamoneda

  Ha venido tu lengua; está en mi boca como una fruta en la melancolía. Ten piedad en mi boca: liba, lame, amor mío, la sombra.   Antonio Gamoneda, Libro del frío (Siruela, 1992).

«Labios ausentes», una canción de Georges Brassens

  Quiero dedicar este poema a todas las mujeres que amamos durante algunos instantes secretos, a las que apenas conocemos, a las que un destino distinto les arrastra y ya no volvemos a ver más. A la que vemos aparecer un segundo en su ventana y rápidamente se desvanece pero cuya esbelta silueta es tan

«Los poetas» de Aleksandr Blok

  En las afueras de la ciudad crece solitario un barrio Sobre una tierra movediza y pantanosa. Allí viven los poetas y se saludan Unos a otros con una sonrisa arrogante. El día se levanta inútil y radiante Sobre este triste pantano: Sus habitantes lo dedican al vino Y al trabajo arduo y persistente. Cuando

«Mañana será una canción», un poema de Vicent Andrés Estellés

  Ab dol, ab gauig, ab mal, ab sanitat. Pere March Animal de recuerdos, lento y triste animal, ya no vives, sólo recuerdas. Ya no vives, sólo recuerdas haber vivido alguna vez en alguna parte. Felicidad suprema, la hora de escribir los versos. No los versos astillados, apresurados, que escribías, sino los versos solemnes —¿solemnes?—

«Tú crees en el ron del café, en los presagios…», un poema de Paul Verlaine

  Tú crees en el ron del café, en los presagios, y crees en el juego; yo no creo más que en tus ojos azulados. Tú crees en los cuentos de hadas, en los días nefastos y en los sueños; yo creo solamente en tus bellas mentiras. Tú crees en un vago y quimérico Dios,

«Jueves clandestinos», un poema de José Antonio Labordeta

  Los jueves por la tarde las visitas acudían a casa como viejas gaviotas fatigadas. Mamá nos preparaba, engalanados, para los turbios besos de las viejas visitas desdentadas. Con nuestros escapularios de la Virgen del Carmen y engominados a tope nuestros cabellos las tardes nos parecían una tortura insoportable. Durante más de una hora chismorreaban

«Tigres en el jardín», un poema de Antonio Carvajal

  Como un ascua de odio te hemos visto en la aurora, como un trigal de cielo derramado en la vega, y hemos sorbido el agua que tu contacto dora y ese aroma de rosas que nos cerca y anega. En este huerto el lirio es feliz. Sólo implora libertad nuestra sangre, mientras la nube

«Canción de la prostituta», un poema de Bertolt Brecht

  1 Señores míos, con diecisiete años llegué al mercado del amor y mucho he aprendido. Malo hubo mucho, pero ése era el juego. Aunque hubo cosas que sí me molestaron (al fin y al cabo también yo soy persona). Gracias a Dios todo pasa deprisa, la pena incluso; también el amor. ¿Dónde están las

«Fuego y hielo», un poema de Robert Frost

  Unos dicen que el mundo terminará en fuego, otros dicen que en hielo. Por lo que he gustado del deseo, estoy con los partidarios del fuego. Pero si tuviera que sucumbir dos veces, creo saber bastante acerca del odio como para decir que en la destrucción, el hielo también es poderoso y bastaría.  

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.