Tag ‘ esta’

Un poema sin título de Antonio Gamoneda

  Las uñas de animales inexistentes arrancan nuestros ojos en los sueños. Así es la noche.   Antonio Gamoneda, Arden las pérdidas (Tusquets, 2003).  

«[Ha venido tu lengua; está en mi boca]», un poema de Antonio Gamoneda

  Ha venido tu lengua; está en mi boca como una fruta en la melancolía. Ten piedad en mi boca: liba, lame, amor mío, la sombra.   Antonio Gamoneda, Libro del frío (Siruela, 1992).

«El tigre está en la niña», un poema de José Coronel Urtecho

  Tiger! Tiger! burning bright In the forest of the night William Blake El tigre está en los ojos Preso entre curvas mansas, perezosas Despertando del lodo como vegetaciones Entre panales y gorgeos al borde de la cama El grifo abierto, el rumor, el vapor de la bañera El zumo de naranja, las tostadas Todo

«Las líneas de la mano», un poema de Joseba Sarrionandia

  El arado de la vida trazó los surcos de nuestras palmas y en ellos residen todos nuestros caminos. Ahí están las calles de las ciudades que recorreremos, ahí las doncellas llorosas y los bueyes bermejos, ahí los trenes interminables y ballenas con un arpón clavado, ahí las carreras de los rinocerontes al otro lado

Un aforismo de Karlos Linazasoro

  Si andas por la calle con la mente en blanco, corres el peligro de que te hagan una pintada.  De Karlos Linazasoro, Lo que no está escrito (Eclipsados, 2010).

«El día que me quieras», una letra de Alfredo Le Pera

Acaricia mi ensueño el suave murmullo de tu suspirar. Cómo ríe la vida si tus ojos negros me quieren mirar. Y si es mío el amparo de tu risa leve que es como un cantar, ella aquieta mi herida, todo todo se olvida. El día que me quieras la rosa que engalana se vestirá de

«Baile de piernas», un poema de Juan Luis Saldaña Medina y Octavio Gómez Milián

La raya cristalizada, como la sosa en blanco, de la que si no mata coloca o desespera. Ésa también me la sé, sonríe repitiendo toma, la cárcel está dentro, la cárcel está dentro. El que corre mucho termina volando. El baile de piernas será entonces inconsciente, como el mecanismo sardónico que trae el final de

Una reflexión a costa de Miguel Sánchez-Ostiz y Pablo Antoñana

Cuando un redactor jefe de un suplemento literario como ABC de las letras te llama para decirte que hay que poner bien una novela de Camilleri porque la editorial que, en mutuo beneficio, le ha dado un premio ha puesto mucha publicidad, empiezas a tener la certeza de que vives entre granujas. Todo lo que

Esta noche A-68 en Las Gaunas con el Pescao

http://www.youtube.com/embed/G4TKLbOqAxY

«Triste oficio», un poema de Marilyn Bobes

Poetisas, dijeron. Serán tibias y falsas y pequeñas. Aunque seres livianos, no tomarán altura porque son imperfectas, pero si alguna toca en la palabra como el burro en la flauta, postulemos que es mucho hombre esa mujer y no que es mucha mujer un ser humano. (No una mujer nacida de la sombra donde seremos

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.