Tag ‘ orfeo’

«La máquina de escribir», un poema de Antonio Fernández Molina

  La máquina de escribir es igual que una habitación. La máquina de escribir es como pipa de fumar. La máquina de escribir anda a lo largo del pasillo como una criada coqueta. Dan ganas de invitarla a pasear, dan ganas de invitarla a bailar. Se arregla el moño cada día se coloca el sujetador,

«Soneto 13 – II» de Rainer Maria Rilke

  Adelántate a toda despedida, como si la hubieras dejado atrás, como el invierno que se está marchando. Pues bajo los inviernos hay uno tan infinitamente invierno que, si lo pasas, tu corazón resistirá. Sé siempre muerto en Eurídice, cantando sube, ensalzando regresa a la pura relación. Aquí, entre los que se desvanecen, en el

«Los cisnes son las alas del alma», un poema de Juan Eduardo Cirlot

  Los cisnes son las alas de las almas, las alas de las alas, las alas de las almas de las alas, los álamos del alma, las almas de los álamos, las alas de las almas de los álamos las almas de los álamos del alma, las almas de las almas, las alas en las

«Pista 9. Contrapunto (II)», un poema de Joaquín Piqueras

  Las cuerdas afinadas oscilan en un pentatónico deseo de renacer sobre el escenario de la vida, pero los acordes suenan para el exterior como los fingidos cánticos de una monja atea, y es que el ambiente no acompaña, no acompaña el hombre, no acompaña el mundo, la melodía externa es anticadencia de los movimientos

«El poeta de treinta años», un poema de Jean Cocteau

  Heme aquí pues a la mitad de mi vida cabalgo sobre mi hermosa casa; a los dos lados veo el mismo paisaje, pero sin vestirse con la misma estación. Aquí está la roja tierra de viña encornada como un joven corzo. La lencería colgada, con risas y señales, recibe el nuevo día; allá viene

«Opio», un fragmento de Jean Cocteau

Me gustaría mucho no tener compostura. Es difícil. La falta de compostura es la marca del héroe. Hablo de una falta de compostura hecha de cifras, cuentas de hotel y ropa sucia. Leit-motiv del De Profundis: —El único crimen consiste en ser superficial. Todo lo que se comprende está bien—. La reiteración de esta frase

«Teoría y psicología de la supervivencia (II)», un poema de Joaquín Piqueras

Te levantas tarde, te pones la bata y eres Whitman celebrando el glorioso espasmo del ser. Caminas con solemne paso humano hacia el water, orinas, te miras en el espejo y vuelves a celebrar tu existencia. Piensas en los múltiples recursos de los que inconscientemente has hecho uso para seguir vivo, en la inestimable capacidad

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.