Tag ‘ parís’

«La línea de ruptura», un poema de Jacques Dupin

  Destruir la escritura de este espacio opresivo y perderse escribiéndolo para la indivisión en el fuego contra el letargo de las fuentes las migas del festín están de pie sobre el mantel irreprochable mimando lo que vuelve ejemplar su execración, el “yo” hostigador y plural, diezmado se mezcla con el agua legamosa de las

«La máquina de escribir», un poema de Antonio Fernández Molina

  La máquina de escribir es igual que una habitación. La máquina de escribir es como pipa de fumar. La máquina de escribir anda a lo largo del pasillo como una criada coqueta. Dan ganas de invitarla a pasear, dan ganas de invitarla a bailar. Se arregla el moño cada día se coloca el sujetador,

Jean Dubuffet y la creatividad artística

  Para mí, la locura es cordura. Lo normal son los psicóticos. Normal significa falta de imaginación, falta de creatividad.    

«Unidad», un poema de José-Miguel Ullán

  Unidad, nos hemos salvado, aunque fuera preciso creerse en los brazos del sueño primero: esas sombras que cruzan el Duero para oírse gemir en la noche de la otra orilla, al desnacer, lo mismo: ¿Qué es esto que yo no he sido?  

Un fragmento de «Little N.Y. Ode» de Jim Carroll, traducido por Ignacio Julià

  Duermo en un tejado alquitranado Grito mis canciones A una perezosa plétora de estrellas Un polvo blanco se abre camino a través de sangre y corazón Y… El sonido vuelve a mí Puro y natural… Esta ciudad está de mi lado   De Jim Carroll. Publicado en Ruta 66 #93, marzo 1994.

«Tú crees en el ron del café, en los presagios…», un poema de Paul Verlaine

  Tú crees en el ron del café, en los presagios, y crees en el juego; yo no creo más que en tus ojos azulados. Tú crees en los cuentos de hadas, en los días nefastos y en los sueños; yo creo solamente en tus bellas mentiras. Tú crees en un vago y quimérico Dios,

«París, octubre 1936», un poema de César Vallejo

  De todo esto yo soy el único que parte. De este banco me voy, de mis calzones, de mi gran situación, de mis acciones, de mi número hendido parte a parte, de todo esto yo soy el único que parte. De los Campos Elíseos o al dar vuelta la extraña callejuela de la Luna,

«Autoquiromancia», un poema de Miguel Ángel Asturias

  Leo en la palma de mi mano, Patria, tu dulce geografía. Sube la línea de mi vida con trazo igual a tus volcanes y luego baja como línea de corazón hasta mis dedos. Mis manos son tu superficie, la estampa viva de tu tacto. Mapa con montes, montes, montes, los llamaré Cuchumatanes, como esas

«Morir soñando», un poema de Miguel de Unamuno

  Último poema de Unamuno, muerto el 31-XII-1936 Au fait, se disait-il a lui-même, il parait que mon destin est de mourir en rêvant. (Stendhal, Le Rouge et le Noir, LXX, «La tranquillité») Morir soñando, sí, mas si se sueña morir, la muerte es sueño; una ventana hacia el vacío; no soñar; nirvana; del tiempo al

Un fragmento de «Te veo triste» de Fernando Sanmartín

  Muchas bibliotecas, cuando muere su dueño, dejan de serlo, abatidas como un ciervo en el monte, se regalan o se tiran a la basura como si hubiera rencor o saña contra los libros. Si el muerto regresara, comenzaría a morder a los que hubiesen hecho eso. Pero el muerto se queda en el camposanto,

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.