Tag ‘ piedra’

«Segadores, afuera, afuera», un poema de Tirso de Molina

  Segadores, afuera, afuera, dejen llegar a la espigaderuela. Quién espiga se tornara y costara lo que costara porque en sus manos gozara los rosas que hacen su cara por agosto primavera. Segadores, afuera, afuera, dejen llegar a la espigaderuela. Si en las manos que bendigo fuera yo espiga de trigo, que me hiciera harina

Un poema sin título de Ósip Mandelshtám

  Yo he regresado a mi ciudad, que conozco hasta las lágrimas, Hasta las venas, hasta las inflamadas glándulas de los niños. Tu regresaste también, así que bébete aprisa El aceite de los faros fluviales de Leningrado. Reconoce pronto el pequeño día decembrino, Cuando la yema se mezcla a la brea funesta. Petersburgo, todavía no

Un poema sin título de Mariano Martínez

  prepárate no será fácil rescatarme soy el susurro sin poética al que debes mirar con paciencia … para ti, la salvación a prueba de pecados para mí, cerrar los ojos poco a poco   Mariano Martínez, Interiores para el desarraigo (Rúbrica, 2005).

Un poema sin título de Pepe Maiques

  junio ha traido maderas en el agua estoy quieto mientras el viejo come desnudo con lentos movimientos de cabeza vamos a hablar de lo que nos atañe mediodía ventoso cuando nos queda tanto por hacer descordar el pasado del presente convertido en sombra hojas que bailan sobre nuestras cabezas ligera multitud asomando sobre el

«Madrigal», un poema de José García Nieto

  Porque te hice de la nada, de la sorpresa y el deseo, de la carne de las palabras y con la forma de los sueños, y porque sólo una mirada, sólo un temblor entre mis dedos eres, y por mis labios pasas dándole alivio a mi destierro, en la alta noche me amenazan tus

«La piedra», un poema de Tomás Borge

  Para recuperar tu piedra, Andrés, hace falta algo más que un poco de paciencia sin duda no la fatigada cara de los aniversarios ni el recuerdo de las intransigencias menos la regurgitación de las palabras tu piedra sigue, Andrés, intacta, en algún lugar próximo, en un fragmento de la calle es la conciencia a

«helena», un accidente mínimo de Isabel Bono

  Hoy el viento se afana en acunar al mundo para que duermas. Aquí está la primera mañana de tu vida. Y todo brilla, y todo es tuyo.   De Isabel Bono, Hojas secas mojadas (2012).

«Segador», un poema de Carlos Pellicer

  El segador, con pausas de música, segaba la tarde. Su hoz es tan fina, que siega las dulces espigas y siega la tarde. Segador que en dorados niveles camina con su ruido afilado, derrotando las finas alturas de oro echa abajo también el ocaso. Segaba las claras espigas. Su pausa era música. Su sombra

Libros D.O. Rioja: la primera Feria del Libro riojano

Para la gente que formamos parte del proyecto cooperativo Ediciones del 4 de Agosto y su soporte, refugio y hogar: la Asociación Cultural Planeta Clandestino, es una grandísima noticia que nuestro catálogo vuelva a estar disponible, después de unos largos siete años, en las históricas librerías Santos Ochoa. Las razones de aquel atropello no vienen

«Credo», un poema de Celso Emilio Ferreiro.

  Creo que los hombres pecan siete veces, por siete veces siete cada día, creo en la geometría, creo en el átomo tan pequeñito, pero que haya unos seres capaces de leer tranquilamente los periódicos sin sentir temblar de asco las vísceras, nunca podré creerlo. Cambio de tema y por ejemplo digo: Elisabeth un ciclón

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.