La tauromaquia ¿cultura o tortura?

La tercera acepción de la RAE para el término cultura es: Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.

Por otro lado, tortura es definido por la RAE como: Grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo (un castigo inexistente en este caso, realmente).

Con tan sólo ver las palabras destacadas se puede averiguar mi posición ante semejante espectáculo, el cual creo que no se adecua con el grado de desarrollo de España.


Soy de esas personas a las que no le sirve la frase esa de “es que es cultura…”, “es que es una costumbre española…”, “es que el torero es otro artista más, y con mucho valor…”. Desde mi punto de vista, la tortura y dolor producido a un toro en una plaza no tiene ningún tipo de justificación, y el argumento de defenderlo como una tradición sólo muestra la falta de argumentos en su defensa.

La cultura debería servirnos para realizarnos como seres humanos racionales y desarrollar nuestras capacidades intelectivas, no para fomentar la violencia por el mero hecho de ella misma –y por la diversión, claro-. ¿De verdad un niño sin capacidad crítica podría tomar la tauromaquia como un buen ejemplo que desarrollar en su vida cotidiana? La violencia porque sí, el maltratar porque es divertido, tanto a animales como a otras personas.

Ya sé que cada uno tiene su punto de vista y tampoco me voy a liar a leches con las personas que lo ven como un arte y una tradición, pero creo que hay cosas que no tienen ningún tipo de justificación ni salvedad, y esta es una de ellas.

Me parece inaudito que en un país desarrollado como éste en el que se fomenta la educación y la investigación como principal método para el desarrollo se siga considerando un arte el matar toros indefensos de la forma más dolorosa posible. Porque que sean matados en mataderos para ofrecérnoslos como alimento, pase, al fin y al cabo es parte de la cadena alimentaria y de la naturaleza de todo ser vivo. Sin embargo, que se les mate de forma dolorosa, mediante la fatiga y una desangración lenta por el mero hecho de divertir a un público –el cual tiene que estar muy insensibilizado, creo yo, para disfrutar con tal imagen-, me parece increíble.

No siempre todas las costumbres son correctas, y que sean tradiciones no las exime de ser eliminadas en caso de que estén en discordancia con los valores reinantes en una sociedad en un momento de la historia determinado. Y me avergüenza que esto se siga practicando en España con orgullo y que sea utilizado como seña de identidad.

Existen gran número de tradiciones, que por la sociedad occidental han sido ya vistas desde un punto negativo, véase la lapidación de mujeres o la mutilación genital llevada a cabo e las sociedad orientales, sin embargo, aquellas que nosotros realizamos y con las que convivimos cada día siguen siendo aceptadas como algo normal (lo mismo podrían decir los musulmanes de sus tradiciones que tanto criticamos) y correcto por la gran mayoría. ¿O será que aquí también interviene la economía? Porque me reafirmo, el dinero lo puede todo en este cochino mundo capitalista y consumista.


Pdta. La primera fotografía pertenece a una campaña contra la tauromaquia en la que participó “Alaska”. La segunda tiene una calidad muy baja, pero la considero muy significativa, y no hace falta que la explique.



Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.