Estatutos de Autonomía+Agua=Conflicto

Vamos hoy a dar una clase de geografía muy elemental. ¿Nos acordemos de los ríos de la península Ibérica? Miño, Tajo, Duero y compañía son viejos conocidos de todos nosotros desde nuestra infancia aunque, la verdad sea dicha, este será de los pocos conocimientos de geografía española que obtenemos junto con los cabos y golfos y las cordilleras.

Tras esta pequeña introducción voy a hablar de lo que realmente quiero. Desde la reforma de los estatutos de autonomía de Cataluña y Andalucía, con sus respectivas polémicas que logró avivar la cuestión de qué es España, se han ido sucediendo diversos intentos en muchas comunidades para poder introducir mejoras en los mismos. Una especie de actualización a los nuevos tiempos como si se tratase de un ordenador.

El famoso Estatuto de Cataluña logró producir un terremoto mediático. Algunas medidas en su interior fueron muy cuestionadas sobretodo en lo referente a la economía, casi foral amparándose en el dinamismo que posee, algo claro. El término Nación con la que se denominó a esta comunidad, el tema de la lengua dentro de la educación con una mayor participación del catalán y una mayor aportación del Estado a la comunidad levantó ampollas llegando al Tribunal Constitucional que, aún hoy, no se ha pronunciado sobre si el documento es constitucional o no.

El estatuto de autonomía de Andalucía levantó menos polvareda pero la arena no se depositó del todo. A parte de las mejoras económicas para la comunidad que lograba considerarse como una de las que más recibe del Estado por su población, sobretodo, creo recordar. Otra vez nación fue lo que más hirió pese a que en esta ocasión estaba en el preámbulo del mismo.

Os estaréis preguntando qué tienen que ver los ríos con los estatus de autonomía, tranquilos/as, la incógnita queda resuelta ahora mismo. Todo el mundo conoce el trasvase Tajo-Segura logrando que la zona levantina posea agua desde otro río que tiene bastante. Esta gran infraestructura hidráulica pasa a través de Castilla-La Mancha hasta llegar hasta el Segura y de ahí al Mediterráneo.

La conexión necesaria entra ambas cuestiones radica en la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha pues se reserva para sí una gran cantidad de agua para que la reserva hídrica no decaiga en esta comunidad. Esta propuesta, reitero, propuesta de reforma ha sido presentada por el gobierno socialista. Enseguida el PP se ha puesto la capa de la defensa del agua en Murcia y su campo para criticar muy duramente al gobierno autonómico de Toledo.

Vamos a ver si me entero yo de cómo va el asunto. Nuestro país está dividido en algo llamado Confederaciones Hidrográficas que gestionan las grandes cuencas. Que yo sepa, los ríos de España son eso, ríos de España. No son ríos de Castilla-La Mancha, de Cataluña o de La Rioja. Por ejemplo, el Ebro no es cántabro, castellano-leonés, riojano, aragonés o catalán. Cuando pagamos el agua que consumimos, en realidad costeamos la infraestructura de tratado y distribución, no la materia en sí. El agua es gratis pero si cada comunidad establece tasas o fronteras al agua, el precio se alteraría.

Los murcianos buscan el agua para poder regar sus campos. Cuando el trasvase se hizo efectivo logrando que el agua llegase, se aumentó la superficie agricultor hasta donde se pudo, un límite por decirlo de alguna manera. Pero pronto se olvidó y, viendo los beneficios, el campo creció y, con ello, la cantidad de agua necesaria. Pero también surgieron campos de golf ligados a la nueva moda, como ha ocurrido en toda España.

Los trasvases logran que el problema del agua se acabe pero causan problemas entre autonomías, un gran impacto medioambiental y unas dudas muy grandes sobre el destino del agua. ¿Cómo se logrará solucionar el problema del agua? No lo sé pero si todos ceden, estoy seguro de que alguna solución se logrará. Pero esto requiere un acuerdo, preciosa utopía.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.