La Rioja
img
Autor: Javier Tourón
¿Puede la atención a los más capaces seguir esperando?
img
Javier Tourón | 20-03-2018 | 11:59| 0

Preguntas sobre la alta capacidad

El pasado sábado estuve en Lérida compartiendo ideas con un nutrido grupo de profesionales y padres convocados por FANJAC. Una gran experiencia y un placer auténtico ver cómo las asociaciones de padres toman la iniciativa en un tema que les interesa más que a nadie. Desde luego más que a la Administración que suele responder a estas necesidades, en el mejor de los casos, tímidamente. En muchos otros ni eso. Basta ver las cifras de alumnos identificados. Tampoco se quedan atrás los centros educativos que miran hacia otro lado, como si los niños más capaces no estuviesen en su aulas…

Con motivo de esta conferencia se publicó una entrevista, reducida, que aquí reproduzco en su integridad, por si pudiera ser de vuestro interés. Preguntas y respuestas que te pueden servir para argumentar cuando sea necesario. Lo que digo, como siempre procuro, está basado en evidencias

¿Cómo se determina que un niño es de alta capacidad? ¿Qué rasgos principales hay que tener en cuenta?

La identificación es un proceso técnico que debe ser llevado a cabo por especialistas que, con instrumentos adecuados y adaptados a nuestro contexto cultural y social, deben determinar el grado de excepcionalidad que un niño presenta en uno o más rasgos aptitudinales, artísticos, de creatividad en algún campo, etc. Esto significa que la capacidad no abarca a todas las posibles habilidades, sino que suele darse en unos rasgos y no en otros. En España es preciso hacer un esfuerzo serio por desarrollar más y mejores instrumentos para el diagnóstico.

Determinar, por tanto, que una persona es de alta capacidad en un ámbito dado significa establecer cual es su posición respecto a otras personas de su edad y otros rasgos en los que deban ser comparados. Esto quiere decir que la alta capacidad no es una cuestión de ser o no ser, sino del grado de competencia que se posea. Competencia que ha de verse como capacidad potencial y, por tanto, necesitada de desarrollo y esfuerzo para que se plasme en alguna actividad productiva de tan alto nivel como la capacidad personal permita.

Son muchos los rasgos que podrían citarse. Señalaré sólo algunos, pero advirtiendo que la presencia de uno o más rasgos de los que voy a indicar son pistas, pero no determinantes necesarios de la alta capacidad.

En cuanto a la adquisición del conocimiento

  • Poseen un conocimiento más amplio y profundo que el resto de los alumnos aún en el caso de tener las mismas oportunidades de aprendizaje.
  • Adquieren los conocimientos de una forma más rápida y eficaz, almacenando la información en la memoria. Esto les permite dominar nuevas estrategias con una velocidad inusual.
  • Suelen ser lectores precoces y pueden tener claras preferencias hacia las lecturas o el cine.
  • Suelen poseer una gran memoria.
  • Son capaces de generalizar los conceptos aprendidos a otros campos.

En cuanto a las habilidades metacognitivas

  • Son capaces de mostrar un amplio nivel de planificación y de emplear estrategias metacognitivas a una edad muy temprana.
  • Son capaces de seleccionar la información que les será útil para definir un problema y de localizar o diseñar las estrategias necesarias para resolverlo.
  • Son capaces de determinar criterios con los que evaluar sus propios rendimientos.
  • Generalmente son más reflexivos y menos impulsivos en sus pensamientos y actuaciones.

Respecto a su actitud hacia el aprendizaje

  • Muestran una gran curiosidad ante una tarea que les suponga un reto.
  • Aburrimiento y desinterés ante tareas simples, repetitivas o con poca dificultad.
  • Persisten en la tarea hasta que son capaces de llegar al final.

Lenguaje y recursos lingüísticos

  • Generalmente comienzan a hablar antes de lo habitual, utilizando vocabulario más complejo y oraciones bien construidas.
  • Puesto que su comprensión del lenguaje es también muy elevada, son capaces de entender desde temprana edad conversaciones de adultos, lo que les permite a su vez ampliar sus propios conocimientos.
  • Otros signos de un lenguaje avanzado son el uso de metáforas y analogías, la elaboración de historias o canciones espontáneamente, la modificación de su propio lenguaje a la hora de utilizarlo con niños más pequeños, etc.
  • También se relaciona con el lenguaje su capacidad para captar la ironía y el sentido del humor, aunque en ocasiones su propio humor no es comprendido por los demás.

Creatividad

  • Desde muy pequeños poseen una gran imaginación y fantasía
  • Sus pensamientos e ideas son flexibles y son capaces de aportar nuevas soluciones a los problemas

Habilidades sociales

  • Generalmente son más sensibles a las necesidades y sentimientos de otras personas. Pueden identificar cuál es la situación emocional de las personas, y deducir cuál puede ser la causa de sus conductas.
  • Suelen aprender antes de lo habitual a jugar con juegos que poseen reglas e incluso pueden incorporar espontáneamente dentro del juego algún aspecto académico o literario
  • Generalmente muestran capacidad de liderazgo, que suele presentarse en ciertos aspectos como la aceptación de responsabilidades, la preferencia por dirigir el grupo, la capacidad de comunicación, adaptabilidad, flexibilidad, etc.
  • Suelen poseer un desarrollado sentido moral y de la justicia.

 Características emocionales

  • Generalmente desarrollan antes el autoconcepto, lo cual acelera el reconocimiento de que son “distintos” de los demás.
  • Generalmente su alta persistencia en la tarea les hace ser perfeccionistas, fijándose metas muy altas en su propio rendimiento, incluso más altas de las propuestas por los padres o los profesores

¿Qué ventajas e inconvenientes trae tener una alta capacidad?

Las personas de más capacidad son el mayor capital social de un país. En ellos estarán los grandes descubrimientos, los científicos, los pensadores, filósofos, artistas, etc. Así visto, la alta capacidad no es un inconveniente, pero requiere atención. Se convierte en un problema educativo cuando las personas se ven obligadas a seguir unas pautas educativas que no se adaptan a ellos, porque están pensadas para el alumno medio, ese que no existe en ninguna parte.

¿Cómo se puede educar a un niño de alta capacidad sin apartarle del entorno escolar, de sus amigos “normales”?

Existen docenas de estrategias que pueden desarrollarse en la escuela, pero es necesario flexibilizarla. No es preciso “segregar” (como algunos se empeñan en señalar) a los alumnos de alta capacidad, sería un error, porque se convertirían en un gheto. Se trata de ofrecerles programas complementarios a los que reciben los alumnos regulares. Permítame un ejemplo. Supongamos un niño de 8 años que cursa tercero de primaria pero que por su capacidad y las ayudas que haya podido recibir y, desde luego por su esfuerzo, domina las Matemáticas de tercero y las de cuarto, ¿le obligaremos a seguir el ritmo de sus colegas? Es evidente que quizá pueda organizarse un curso especial para él o ella y otros niños de similares características. Quizá se les pueda ofrecer un programa de matemáticas enriquecido… Agrupamientos flexibles, aceleración, enriquecimiento, son muchas las posibilidades. Lo que hay que preguntarse es si la escuela está dispuesta a asumir el reto. Nos va mucho en ello, porque muchos talentos al no atenderse de modo especial se pierden.

Hay quien confunde la promoción de la alta capacidad con el elitismo. ¿Qué se puede decir ante esto?

Toda educación que se precie de serlo debe tener como fin último la búsqueda de la excelencia, que persigue que cada persona pueda desarrollarse al máximo en todos los ámbitos de la vida. Ofrecer a los alumnos más capaces la oportunidad de alcanzar el nivel al que pueden llegar, mediante la forma que a ellos más les conviene, no es crear elitismo, es dar a cada uno lo que le corresponde, porque igual de injusto es el trato desigual de los iguales, que el trato igual de los desiguales.

No conviene confundir elitismo con excelencia. Lo que ocurre es que en muchos ambientes la promoción de la excelencia no está de moda. Se percibe, en ocasiones, una atmósfera un tanto colectivista que pretende la promoción del igualitarismo, evitando a toda costa que los más capaces puedan destacar sobre el resto, lo cual es profundamente injusto.

El elitismo tendría un sentido negativo, a mi juicio, si se entiende que sólo algunas personas “socialmente favorecidas” tendrán oportunidades adecuadas para su educación, mientras otras, con condiciones intelectuales, o de otro tipo, para acceder a una educación de alto nivel, les fuera vetado el paso, por razones ajenas a su propia competencia, para la ayuda que pretenden. Así, el elitismo sería una actitud arbitraria establecida por los que ocupasen las posiciones dominantes. Por el contrario, al promover la excelencia, ofreciendo posibilidades a todas las personas que lo precisen, estamos favoreciendo todo el tejido social, que ha de beneficiarse de los logros de aquéllos que tienen mayor capacidad. Lo contrario es, me parece, una actitud de auténtico despilfarro social.

Otro de los mitos que usted denuncia es el del principio de la igualdad de oportunidades. ¿Por qué un niño de alta capacidad debe ser educado de modo diferente?

Efectivamente, en no pocas ocasiones se dice que la atención diferenciada a los alumnos más capaces atenta contra el principio de igualdad de oportunidades, produciendo diferencias entre los alumnos en función de su capacidad

La primera parte es falsa, la segunda no. Claro que se producirán diferencias entre los alumnos en función de su capacidad. Pero es que ¿acaso somos iguales? Es evidente que somos muy diferentes en nuestras competencias y posibilidades. Somos iguales como personas, y es esa igualdad radical la que exige un tratamiento diferente.

El principio de igualdad de oportunidades exige, precisamente, que a cada alumno se le dé la ayuda que precise en función de sus propias características. Lo que atenta contra este principio es el tratamiento educativo indiferenciado, haciendo sinónimos igualdad de oportunidades e igualdad de resultados. De este modo lo que se promueve es el igualitarismo y se consolida la mediocridad.

No es posible mantener con rigor esta postura y, al mismo tiempo, hablar de la atención a la diversidad, de la inclusión o de las necesidades educativas especiales que lleva consigo este principio. Es preciso tener en cuenta que la atención a la diversidad es una cuestión de principio, no de tipología. Es decir, que no se trata de atender a unos tipos de diferencias y no a otros. Se podría preguntar, ¿pero qué tipo de diferencias deben ser atendidas? ¿cualquier diferencia? La respuesta es sencilla, la pedagogía diferencial la ha señalado hace mucho tiempo: deben atenderse aquellas diferencias que sean educativamente relevantes, significativas, para el desarrollo personal de los educandos.

Centrándonos en la escuela, el principio que se podría invocar es el que en la literatura anglosajona se denomina optimal match, según el cual ha de procurarse que la enseñanza que los sujetos reciben se adecúe de modo óptimo a sus condiciones personales, al menos en dos sentidos: dificultad y velocidad. Lo primero se relaciona con la profundidad y el nivel de desarrollo, con la complejidad y el reto intelectual. Lo segundo, con el ritmo de aprendizaje de los alumnos, concepto que nunca será suficientemente enfatizado y que implica, entre otras cosas, que al alumno debe permitírsele que avance por el currículo a la velocidad que convenga a su ritmo de aprendizaje, evitando a toda costa las tareas repetitivas sobre ámbitos ya dominados suficientemente, que lo único que promueven, lejos del desarrollo intelectual, es el aburrimiento.

¿Cuál es la tarea de los profesores en este campo?

Formarse. Los profesores no tienen unos estudios adecuados para atender a las necesidades educativas específicas asociadas a la alta capacidad intelectual. Me referiré a algunas posibilidades más adelante.

En segundo lugar, deben desarrollar una actitud favorable de reconocimiento y acogida de estos niños. Y sobre todo no dejarse llevar por los mitos y estereotipos que puedan tener.

Es preciso que se entrenen en estrategias relacionadas con las adaptaciones curriculares, la flexibilidad curricular, los diversos tipos de agrupamiento, el uso eficiente de la tecnología digital, etc.

Abordamos todas estas cuestiones en el Experto universitario en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento que he puesto en marcha en UNIR

El sistema educativo, ¿está preparado para actuar con estos niños y niñas?

La fundamentación psicopedagógica del sistema educativo español permite albergar perfectamente a la atención a la diversidad y a las necesidades educativas especiales tanto permanentes como transitorias  y darles solución. Lo que ocurre es que nos hemos polarizado de modo casi exclusivo con la diversidad que se relaciona con el déficit y no con los superávits.

Simplemente contemplar las cifras de alumnos identificados, respecto de los que deberían estarlo produce escándalo y debe corregirse con la mayor urgencia. ¿Cómo puede Cataluña tener identificados, según los datos disponibles, 416 alumnos cuando debería tener entre 56 mil y 120 mil? Es evidente que algo habrá que hacer. La escuela no puede dar la espalda a este problema por más tiempo.

Más post de Javier Tourón en http://www.javiertouron.es

Ver Post >
Tecnología educativa, competencia digital y desarrollo del talento
img
Javier Tourón | 12-03-2018 | 10:52| 0

Así se llama la Escuela UNIR de formación de profesores que presentamos el pasado día 21 de febrero en Madrid y de la que ya me hice eco en una entrada anterior.

En una sencilla jornada presentamos nuestro programa de acción. Comenzamos con una breve charla mía en la que trato de explicar las razones de la necesidad del cambio de modelo de escuela, los roles del profesor y del alumno, la nueva naturaleza del aprendizaje… En fin, las ideas que tantas veces he expuesto, pero que no me importa repetir.

Después de mi intervención,  Déborah Martín, coordinadora de la Escuela, explica nuestros programas y su enfoque. A continuación Gonzalo RomeroEducation Adoption Manager de Google para España, interviene en el acto dado que la Escuela ha hecho un acuerdo con Google para que nuestros alumnos puedan adquirir la certificación de los niveles I y II a través del programa Google for Education.

Esperamos que esta oferta, que irá incrementándose progresivamente para servir eficazmente a los profesores en su formación continua. También a los universitarios, muchos de ellos encargados de la formación de los futuros maestros.

Os dejo el vídeo donde se explica todo esto y se presentan los programas que están ya reconocidos por el Ministerio de Educación y Ciencia, en virtud del acuerdo que hemos logrado a través de la Fundación UNIR. Al final del mismo se muestra el espacio virtual 3D que utilizamos en nuestros programas.

¿Te animas?

Más información en http://www.javiertouron.es

Ver Post >
Altas Capacidades. ¡Tengo un experto para ti!
img
Javier Tourón | 05-03-2018 | 3:11| 0

Altas capacidades y desarrollo del talento

El pasado día 28 de Febrero tuvimos una sesión de “puertas abiertas” (las llamamos JOPAS) en torno a un Experto Universitario sobre Altas Capacidades y Desarrollo del Talento, que desarrollamos en UNIR, desde la Escuela de Formación de profesores.

Ya estamos a punto de terminar la primera promoción. ¡Cómo pasa el tiempo! No voy a describirlo aquí, lo puedes ver desde los enlaces superiores, o en la entrada que escribí sobre el mismo en junio. Solo quería dejaros el vídeo con la presentación completa que realizamos Roberto Ranz y yo. Tratamos de exponer todos los aspectos más relevantes de este programa que te puede interesar.

No, esta no es una entrada para “vender” el experto. La UNIR ya tiene sus procedimientos para ello.

Es una entrada que pretende animar a muchos profesores a formarse, a fondo y con rigor, para que la atención a los estudiantes más capaces no siga siendo una anécdota; para que estos no sigan sufriendo innecesariamente y sus familias puedan tener un respiro. Y sobre todo, para que el sistema educativo merezca ese nombre. Actualmente los alumnos con más capacidad están siendo discriminados y se está incumpliendo con ellos la ley de manera sistemática. Si crees que exagero puedes leer esto, a modo de mero ejemplo.

Una modesta visión del timeline de twitter, que hemos usado menos de lo que me habría gustado, pero que te dará pistas la puedes ver a continuación.

time

 

Aquí va el enlace para ver la sesión que se abrirá en una nueva ventana. Tiene controles para ajustar los modos de visión de los ponentes y la presentación.

PRESENTACIÓN DEL EXPERTO EN ALTAS CAPACIDADES Y DESARROLLO DEL TALENTO

Más información en: http://www.javiertouron.es

Ver Post >
¡Ganar barlovento es como desarrollar el talento!
img
Javier Tourón | 26-02-2018 | 11:04| 0

Ganar barlovento es equivalente a desarrollar el talento. Siempre se va contra el viento

Hace unos días me encontré en las redes sociales con una carta. Una carta que iba dirigida a mí. ¡Sorpresa! No me creo mucho que yo deba recibir una misiva de este tipo porque no me considero acreedor a ella; no obstante, como aprendí de mi padre: “es de bien nacido ser agradecido”. Por eso voy a responder, brevemente, a la amable invitación de José Luis a seguir en la brecha.

Es verdaderamente difícil aceptar que las carreras en educación son casi siempre de fondo, rara vez de velocidad. Yo comencé la mía en este apasionante ámbito en 1993, por mera curiosidad intelectual (y después de dos décadas dedicado a otros temas de investigación y estudio). Pretendía responder a algunas cuestiones sencillas: ¿quiénes eran esos más dotados?, ¿cómo eran?, ¿cómo se les podía ayudar en su educación? Y claro, lo primero que hace todo profesor universitario es intentar responder a la pregunta: “sobre esto, la investigación ¿qué dice?” Y dice muchas cosas, miles de trabajos llenaban entonces y llenan hoy las bases de datos.

Unos pocos ejemplos. En ERIC (Educational Resources and Information Center) acabo de hacer una búsqueda con la voz gifted y me encuentro con algo más de 17 mil resultados (más de 8 mil en revistas peer reviewed y disponibles a texto completo); con gifted and talented, más de 4 mil… etc. Pero esta es una base de literatura llamada gris. También podemos buscar en Google Scholar y la misma voz gifted nos devuelve más de 1 millón de resultados… Y así sucesivamente. Por eso la pregunta que hacía más arriba es pertinente, como también lo es preguntar al interlocutor: “¿sobre esto usted qué ha leído?”. No, no se trata de una broma. En cuanto alguien te diga qué ha leído, puedes hacer un perfil rápido de su horizonte cultural sobre el tema que nos ocupa. En fin, ¡que todo está escrito! Por eso, es fácil que entiendas mi cansancio. Incluso mi irritación cuando veo que las personas no leen, o no estudian, o ponen en el mismo plano la ciencia y las opiniones no siempre fundadas, o casi nunca bien fundadas.

En 1995 tuve la suerte de encontrarme con Julian C. Stanley, una de las figuras más eminentes en el campo de la alta capacidad y el desarrollo del talento de todos los tiempos. Si alguien que se mueva en este campo no sabe de él, puedo afirmar que no sabe mucho de este campo. Y no es que lo diga yo, movido por el afecto y agradecimiento a la amistad que me brindó desde aquel día de mayo de 1995 en el Steak House de la Iowa University, hasta su fallecimiento en el verano de 2005, es que lo dicen todos los que saben. Por ejemplo, es lo que decía Lee J. Cronbach, -¡otro desconocido!- en la ceremonia oficial de retiro de Julian: “dentro de 100 años, cuando se escriba la historia de las altas capacidades, Lewis Terman y Julian Stanley son los dos nombres que serán recordados”Dixit.

La verdad es que he tenido mucha suerte en mi carrera en este campo de estudio. Enseguida tuve la fortuna de conocer y, en muchos casos, trabar buena amistad, con grandes figuras como Joseph Renzulli, Françoys Gagne, Steven Pfeiffer, Rena Subotnik, Joan Freeman, Diane Montgomery, Joyce Van Tassel-Baska, Albert Ziegler, Heidrun Stoeger, Kurt Heller, Kirsi Tirri, Linda Brody, Nicholas Colangelo, Susan Assouline, Paula Olszewski-Kubilus, Frank Worrell, y tantos otros. Sus estudios e investigaciones han sido y siguen siendo fuente de inspiración para mí.

Luego vinieron los años de CTY España, una adaptación del modelo de CTY de la Universidad Johns Hopkins a nuestro contexto y que nos permitió atender en aquellos años a más de mil familias… Muchos lo recuerdan con nostalgia, y cierta pena, pues CTY era su refugio anual en aquellos campus de verano, exigentes y divertidos a la vez, llenos de talento, en los que cada uno podía desplegar sus alas sin miedo al qué dirán. ¡Lamentablemente CTY llegó demasiado pronto a este país! Hoy quizá hubiese sido distinto…

En fin, tantas cosas alegres y difíciles a la vez. Los años de la presidencia de ECHA, que fueron una extraordinaria experiencia, trabajando al frente de personas de tantos países. El fantástico congreso de ECHA que hicimos en Pamplona en 2004, todavía hoy recordado por muchos.

Los europeos, haciendo un alarde de magnanimidad, quisieron agradecerme mi trabajo en este campo con el I European Talent Networking Award, concedido por The Association of Hungarian Talent Support Organizations (MATEHETSZ), en cooperación con el European Council for High Ability (ECHA) y el European Talent Centre-Budapest (EUTC), en mayo 2014.

Poco después me encontré con el 2016 International Lifetime Achievement Award, que me hace sonrojarme al ver la lista de los premiados en años anteriores, tanto en su versión nacional (EE.UU.) como en la internacional…

Comencé diciendo que de bien nacido es ser agradecido… No sabía bien lo que iba a escribir después, pero esto es lo que ha salido. Un puñado de recuerdos, que no pretenden ni ser exhaustivos ni seguir una cronología estricta, pero que me permiten echar la vista atrás y justificar el título: Ganar barlovento es como desarrollar el talento. Esto es la vida profesional cuando uno se mueve en un terreno aún no transitado, cuando se pretenden abrir caminos que otros no ven que conduzcan a ninguna parte.

Ganar barlovento es avanzar en el eje del viento. Busco ahora una descripción en Google y me encuentro con estas palabras de la Tribuna de Cartagena que me vienen al pelo. Las tomo prestadas. “En el argot marinero  barlovento es  “el lado por el que viene el viento”, y si tu barco velero quiere ir en esa misma dirección…no hay un viento mejor. Lo malo es cuando queremos ir “hacia donde viene el viento”. En esa situación-tan frecuente- son necesarias una serie de maniobras, “ceñidas”, “orzadas”  que eluden enfrentarse directamente al viento contrario, pero que con ángulos de 30 o 40º , alternativamente, van aproximándose  al destino final. Esas maniobras constituyen el objetivo propuesto: ganar barlovento”.

Pues así las cosas habrá que seguir ganando barlovento. No he buscado, ni busco, reconocimiento público o privado, solo pretendo ayudar desde mi modesta posición (realmente lo es) a una causa que empecé en 1993 y que desde entonces ha cautivado mi atención y mis mejores esfuerzos.

Ya solo me queda, darte las gracias por el empujón. En tus palabras veo representadas las de muchos otros, y entiendo que “virar en redondo” y darle la popa al viento sería más fácil, pero que habrá que dejarlo para cuando “rindamos viaje”. De momento, siguiendo el ejemplo de mi maestro en tantas cosas, el profesor Stanley, habrá que seguir ¡ganando barlovento!

Más información en www.javiertouron.es

Ver Post >
Alumnos de alta capacidad: ¿es posible definirlos?
img
Javier Tourón | 19-02-2018 | 2:11| 0

Definir a los estudiantes de alta capacidad es posible y necesario

Fue el 1 de marzo de 2012 cuando ofrecí en el blog la definición sobre quiénes son los alumnos de alta capacidad a la que se refiere el position paper de la National Association for Gifted Children. ¿Alguien la recuerda? ¿Alguien la ha tenido en cuenta para actuar educativamente? ¿Para legislar? ¿Para organizar la atención a los más capaces en nuestro país, en su escuela, en su aula?

Han llovido prácticamente seis años, en los que han ocurrido muchas cosas; en los que se han publicado miles de trabajos y estudios de investigación que no pueden ser sistemáticamente ignorados por unos y otros. Ciertamente, nada cambia de manera espontánea o sin estudio y esfuerzo. Nada cambia si no lo hacen los profesores en el aula. Y a la vista está que, con apenas veinticinco mil alumnos identificados en España, una legislación a la que se le ha parado el reloj en los estudios de Terman y en unos enfoques que ya nadie en el mundo de la ciencia apoya, y unos medios de comunicación que se empeñan en escribir de lo que no saben, o en hacer programas de televisión que mejor era no haber emitido jamás, esto no va bien. Nada bien.

“Que nos os digan que no podéis o que no valeis” Esto decía una investigadora a un grupo de jóvenes futuras científicas dentro de las acciones del programa Stem Talent Girl, la única iniciativa relevante ahora mismo en el país. Otros siguen discutiendo si 130 sí o no. Si son o no son.

Pues hace unos días, echando una mirada retrospectiva, a algunas de las ya más de quinientas entradas del blog, mi vista vino a pararse en el post que ahora voy a rescatar. Precisamente la que recoge la definición de la NAGC sobre los alumnos más capaces, los gifted.

Decía así:

Personas de alta capacidad son aquéllas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la Música, la Lengua…) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la Pintura, la Danza, los Deportes…).

El desarrollo de la capacidad o el talento es un proceso de toda la vida. Puede ser evidente en los niños como un resultado excepcional en un test u otra medida de capacidad, o como una alta velocidad de aprendizaje, comparados con otros alumnos de su misma edad, o como un rendimiento dado en un determinado dominio. Como personas, maduran desde la infancia hasta la adolescencia, sin embargo, el rendimiento y los altos niveles de motivación en el dominio de que se trate, se convierten en la principal característica de su alta capacidad. Diversos factores pueden potenciar o inhibir el desarrollo y la expresión de las capacidades”.

Lo leo y releo y no dejo de pasmarme de la claridad, concisión e implicaciones de esta definición. Pero, ¿es esta la buena? ¿Por qué? Pues no siendo la única, es la más aceptada internacionalmente y se vincula fácilmente con los modelos ya tratados en estas páginas. Algunas de las entradas en las que trato esos modelos las puedes rescatar desde aquí. Pero si no te convencen puedes echar un vistazo a lo que dice la academia a partir de esta entrada. Esto es lo que dicen los expertos quienes, si han estudiado el tema insistentemente, algún crédito habrá que otorgarles. ¿O no?

Si quieres ver lo que ha pasado desde “Terman hasta nuestros días”, no dejes de leer esta entrada y el artículo que en ella comentaba. ¡Creelo, está casi todo escrito, basta con leerlo! O mejor ¡basta con estudiarlo!

Yo quise resumir en una entrada de hace algún tiempo muchas de estas ideas. Las puedes rescatar aquí.

Pero volvamos al hilo de lo que nos ocupa. He puesto en negrita los aspectos más destacados: aptitud o competencia, rendimiento, motivación… Ah! y un detalle no menor, que no se debería pasar por alto: 10% superior (Gagné, Renzulli, Pfeiffer… lo apoyarían). ¿Sabeis a que CI equivale un PC 90, es decir, el 10% superior? Pues a un CI de 120… Y, ¿cuántos alumnos son el 10% superior de la población escolar española? Algo más de 800.000. Teniendo en cuenta que están identificados (que no sabemos si atendidos, o sí lo sabemos), unos 25.000… No se puede afirmar que vayamos bien, ni siquiera regular.

En aquella entrada se decían otras cosas referidas a ese position paper que te invito a leer o re-leer. Yo me limito a añadir nuevos énfasis al texto y a indicar que todo lo que se señala está avalado por la investigación más solvente que existe. Cualquier posición que contradiga lo que aquí se señala, debería venir acompañada de las investigaciones y evidencias correspondientes, de lo contrario podrá ser ignorada por falta de rigor científico con toda paz. Las opiniones no fundadas no cuentan en la investigación. En educación tampoco deberían contar.

¿Qué implicaciones tiene para los educadores la definición anterior?

Las señala el position paper de este modo: “Los aprendices excepcionalmente capaces, son niños que progresan en el aprendizaje a un ritmo significativamente más rápido de lo que lo hacen otros compañeros de su misma edad, lo que suele dar lugar a altos niveles de rendimiento. Estos niños pueden encontrarse en cualquier nivel social. Comenzando en su infancia más temprana, su desarrollo óptimo requiere de experiencias educativas diferenciadas, tanto de carácter general como, a medida que pasa el tiempo, enfocadas a aquellos dominios en los que demuestran tener una alta capacidad para rendir. Estas experiencias diferenciadas consisten en ajustes del nivel, profundidad y ritmo de desarrollo del currículo, así como programas extraescolares que se adapten a su nivel actual de rendimiento y ritmo de aprendizaje. Las diferencias entre los alumnos de alta capacidad, en ocasiones, requieren intervenciones adicionales inusuales. Servicios de apoyo adicional incluyen una evaluación más comprehensiva, asesoramiento personal, formación de los padres y programas especialmente diseñados, incluyendo aquéllos que van dirigidos a alumnos mayores”.

¿Y las barreras para lograrlo?

Algunos alumnos de alta capacidad pueden no demostrar niveles de rendimiento sobresaliente, debido a circunstancias ambientales, como oportunidades limitadas para el aprendizaje resultado de la pobreza, o debido a problemas motivacionales o emocionalesLa identificación de estos alumnos deberá centrarse más en su capacidad que en sus niveles demostrados de rendimiento. Estos alumnos necesitarán programas con un alto nivel de reto, y servicios de apoyo adicionales, si se quiere que desarrollen su capacidad y lleguen a obtener niveles óptimos de rendimiento en su edad adulta. A medida que los alumnos van accediendo a una educación superior apropiada y a un entrenamiento adecuado y, eventualmente, a su independencia, se beneficiarán de una guía y apoyo orientados. Mantener niveles de rendimiento excepcional en la edad adulta requerirá además, altos niveles de motivación, perseverancia y una resolución de problemas creativa. Los adultos excepcionalmente capaces son aquéllos que más probablemente contribuirán al progreso de la sociedad y de sus objetivos científicos, humanísticos y sociales”.

¿Y las implicaciones para los responsables de la política educativa?

“Los responsables educativos deberían ser conscientes de que las personas de alta capacidad, tal como aquí se describen, incluirán una gran proporción de los que ostentarán el liderazgo de la próxima generación en las artes, las ciencias, las letras, la política, etc. Si le damos a este grupo una educación mediocre nos estamos condenando nosotros mismos a una sociedad mediocre en la generación venidera. Los educadores saben cómo promover una educación excelente para estos alumnos, pero esto no se producirá por accidente o simplemente sin hacer nada o ignorando el problema. Los responsables educativos son los que controlan la asignación de los recursos, y los profesores de los más capaces, adecuadamente formados, saben cómo utilizar estos recursos de manera constructiva. Ambas cosas deberían coordinarse para el beneficio de todos. ¿Significa esto que deberíamos detraer estos escasos recursos de la ayuda a otros estudiantes, incluyendo a aquéllos con dificultades o que viven en situaciones problemáticas? No, precisamente lo contrario. Una sociedad con sentido moral tiene que cuidar y promover el desarrollo de todos sus ciudadanos. Las inversiones específicas en la educación de los más capaces, es un modo importante de construir una sociedad que pueda ayudar a resolver las necesidades sociales con innovaciones y organizaciones creativas”.

Pues solo me queda añadir que deseo que todos: padres, profesores, directores de centros, administradores y agentes sociales se tomen en serio nuestro futuro. Es decir, que actúen en el presente.

Mas información en www.javiertournon.es

Ver Post >
Sobre el autor Javier Tourón
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), es Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Convencido de que 'El talento que no se cultiva se pierde' ha dedicado gran parte de su carrera académica e investigadora a los alumnos de alta capacidad intelectual, su identificación y promoción educativa; encontrando en la correcta utilización de las nuevas tecnologías y la innovación educativa caminos para lograr sistemas educativos excelentes capaces de promover y alentar el talento y las capacidades de todos los alumnos.   MÁS SOBRE EL AUTOR