La Rioja
img
Categoría: Uncategorized
Desigualdad en la equidad o el drama del igualitarismo

La injusticia de la igualdad

La igualdad y la equidad. Ya me ocupé de hacer alguna reflexión sobre este particular aquí.  Y también aquí. Ahora quiero volver sobre ello desde la investigación.

Hay un artículo de los que se llaman seminales (en el sentido de fecundo) en la literatura científica que quiero compartir, pues aunque se escribió en 1996 por Camilla Persson Benbow y Julian C, Stanley, sigue teniendo plena vigencia, y que cualquier estudioso de nuestro campo debería conocer. La profesora Benbow, es una de las investigadoras más eminentes del panorama mundial y co-dirige con el profesor David Lubinski el SMPY, del que ya hemos hablado mucho y que cualquiera, mínimamente versado sobre este ámbito de estudio debe conocer con detalle, pues se trata del modelo de identificación e intervención más importante del mundo y sobre el que se ha realizado más investigación. Mucha de esta ya se recogía en el libro sobre el Desarrollo del Talento que ofrecí hace algún tiempo a los lectores del blog, y desde entonces no ha dejado de crecer.

En las últimas tres décadas, el logro de oleadas de estudiantes estadounidenses con alto potencial intelectual ha disminuido como resultado de la inequidad en el tratamiento educativo. Esta desigualdad es el resultado de una forma extrema de igualitarismo dentro de la sociedad americana y las escuelas, que implica la oposición de la equidad a la excelencia, en lugar de promover la equidad y la excelencia, del anti-intelectualismo, la “banalización” del plan de estudios, haciendo equivalentes la aptitud y logros en los test con elitismo, la atracción a las modas por las escuelas y la insistencia de las estas para enseñar a todos los estudiantes con el mismo currículo y  al mismo nivel. En este artículo proporcionamos recomendaciones para crear cambios positivos: recomendaciones que enfatizan la excelencia para todos, que requieren una respuesta a las diferencias individuales, y que sugieren basar las políticas educativas en hallazgos de investigación bien fundamentados en la psicología y educación. Las políticas educativas que no tienen en cuenta la amplia gama de diferencias individuales entre los estudiantes, como lo hacen muchas de las que están actualmente entre nosotros, están condenadas a ser ineficaces.”

Las conclusiones del artículo que, insisto, no debes dejar de leer, dicen lo siguiente:

Basándonos en varias líneas de evidencia convergentes, hemos demostrado que el logro de los estudiantes más brillantes de América ha disminuido en las pasadas tres décadas, incluso más que sus contrapartes en otras naciones. Están menos preparados académicamente hoy que hace una generación. Algunos creen que son mejores para identificar cómo se sienten ante los problemas, pero no son mejores al pensar en los problemas (Singal, 1991). Sin embargo, el progreso social depende más de la reflexión sobre los problemas y de la capacidad de llegar a soluciones sobre los mismos. Necesitamos personas que puedan aplicar el ingenio científico para aliviar el sufrimiento humano y resolver problemas sociales. Tales personas no nacen. Es cierto, que hay personas que nacen con fuertes propensiones para aprender y desarrollarse intelectualmente a un alto nivel; pero también deben nutrirse y  debemos proporcionarles las oportunidades educativas precisas para que se desarrollen de manera óptima.

A pesar de la importancia de ofrecerles tales oportunidades las escuelas, con poca frecuencia, se  las ofrecen. La mayoría, en el mejor de los casos, hacen pequeñas provisiones para estudiantes dotados; pocas proporcionan programas bien formulados. ¿Por qué?

La falta de atención o el cuidado de los estudiantes más brillantes de Estados Unidos es el resultado, en gran parte del igualitarismo extremo, que se presenta en forma de seis fuerzas que operan desde dentro de la sociedad estadounidense y, por lo tanto, en sus escuelas: la oposición entre la equidad y la excelencia en lugar de promover tanto la equidad como la excelencia; el anti-intelectualismo; el deterioro del plan de estudios; la equiparación de la aptitud y las pruebas de logro con el elitismo, evitando su uso; la atracción por las modas pasajeras; y la insistencia de los educadores en enseñar a todos los estudiantes con el mismo currículo y a un mismo nivel. Estas fuerzas han llevado a una situación en la que los estudiantes precoces no están siendo tratados equitativamente; simplemente no están provistos de una educación apropiada: una educación que estimule y haga aparecer su potencial. Esto perjudica a los estudiantes brillantes de nivel socioeconómico más bajo, porque sus padres a menudo no pueden proporcionarles experiencias educativas alternativas para compensar las negligencia del sistema.

Hemos ofrecido [en este artículo] recomendaciones para crear un cambio positivo y, por lo tanto, una restauración de la equidad educativa y un mejor equilibrio entre equidad y excelencia.

La primera recomendación implica subrayar la necesidad de incorporar los hallazgos bien respaldados de la psicología y la educación al desarrollar la política educativa (Cuban, 1990). La investigación ha demostrado repetidamente que una mentalidad de ‘talla única’ no funciona; tenemos que ser receptivos a las necesidades derivadas de las diferencias individuales (Benbow y Lubinski, 1994). Este es un principio apoyado en los resultados de la investigación y consistente con la filosofía social.  “De cada uno de acuerdo a sus capacidades, a cada uno según sus necesidades “.

Con respecto a los estudiantes intelectualmente avanzados, esto implica la adopción de estrategias de aceleración por parte de las escuelas, reafirmando la importancia del agrupamiento homogéneo para la instrucción y el uso de escuelas secundarias especiales que incorporen estos dos enfoques anteriores. La aceleración y el agrupamiento homogéneo son las intervenciones educativas conocidas más efectivas para los estudiantes talentosos. Ninguna de las dos se ha demostrado empíricamente que dañe a ningún grupo de estudiantes; la evidencia, de hecho, es la contraria.

Creemos que la evidencia de la investigación que apoya la aceleración y el agrupamiento (con un plan de estudios diferenciado), para lograr satisfacer las necesidades académicas y socio-afectivas de los estudiantes intelectualmente precoces, es tan convincente que es simplemente negligencia que las escuelas no utilicen estos procedimientos de la manera apropiada.

Uno podría suponer que la falta de recursos financieros impide que las escuelas satisfagan las necesidades académicas de los niños de alto potencial. Sin embargo, la aceleración cuesta poco o nada adoptarla. En realidad, podría ahorrar dinero. El requisito principal es flexibilidad administrativa y curricular. Si un tratamiento médico efectivo no fuera aplicado por prejuicios de este tipo, estaríamos moralmente indignados. Deberíamos responder de manera similar cuando se dejan de aplicar acciones psicológicas óptimas para el desarrollo intelectual de este grupo de estudiantes. Si queremos que las personas con talento estén bien preparadas cuando la sociedad las necesite, tenemos que estar aquí cuando ellos nos necesitan. Esta es la característica de una sociedad humana, responsable y efectiva.

La sabiduría de John Gardner (1984) nos lleva a la siguiente conclusión:

“El igualitarismo extremo o, como yo preferiría decir, el igualitarismo erróneamente concebido, que ignora las diferencias en la capacidad natural y el logro y elimina los incentivos al desempeño individual, no ha servido bien a la democracia. Llevado al extremo, significa el final del esfuerzo por la excelencia que produjo los mayores logros de la historia, (p.30).

“Vamos a sacar la discusión de las manos de los polarizadores y construir una sistema educativo que sirva a cada uno en términos de sus talentos, elevando a cada uno, retando a cada uno, exigiendo a cada uno lo mejor de sí mismo”.

Bien, pues dicho está. Incluyo a continuación el artículo completo para que puedas leerlo si te parece oportuno. ¡Te lo recomiendo vívamente!

Leer más en JavierTouron.es

Ver Post >
Reinventar la escuela, personalizar el aprendizaje: ¿sueño, utopía o realidad?

Una escuela diferente es posible

He realizado una serie de entradas en el blog, en distintos momentos, en las que he tratado de recoger ideas y reflexiones, propias y ajenas, sobre una concepción de la escuela diferente a la actual. No se trata de medios, ni de número de alumnos por clase, ni cosas similares. Se trata de re-enfocar toda la arquitectura (llamémoslo así) de la enseñanza y el aprendizaje; vamos, de reinventar la escuela rescatando, muy probablemente, algunos elementos tan antiguos que ya estaban en la educación griega. Hay pocas cosas nuevas, sí muchos modos nuevos de hacerlas. Y esto es así porque la naturaleza es la misma, los medios no.

Todas las entradas tenían para mí, lo pretendían al menos, un hilo conductor que no siempre es explícito para el lector, menos para el visitante ocasional del blog que lee una u otras entradas, de manera dispersa, y con grados de atención e interés diversos. Para ayudaros en el descubrimiento de este hilo conductor, y para ayudarme a mí mismo a re-ordenar mis propias ideas, voy a incluir en este post, utilizado la excelente herramienta Pearltrees que seguro conoces (si no es así te la recomiendo), una lista de contenidos que he titulado Aprendizaje siglo XXI. Contiene acceso a otras 16 entradas. Unas del propio blog, otras de plataformas que ofrecen educacion a distancia, como Udacity, Coursera o edX. Nada nuevo, pero que nos debería hacer pensar si podemos seguir enseñando del mismo modo.

En una ocasión, con cierta simpleza y total desconocimiento del asunto, una profesora se quejaba diciendo que porqué los recursos tenían que ser digitales y movía el dedo índice en el aire sobre una pantalla imaginaria, diciendo que no se trata de que los niños estén “viendo pantallitas”. Me quedé perplejo y pensé, ¿sabrá lo que añade al contenido el que sea multimedia, 3D, interactivo, que permita acceso virtualmente a cualquier fuente de información…? Me temo que no. ¡Como si el uso de dispositivos digitales no fuese una mera herramienta para acceder o construir nuestro conocimiento! ¡Lo siento por sus alumnos!

 

Más post en www.javiertouron.es

Ver Post >
¿Desarrollo del talento y promoción de la excelencia: objetivo educativo?

La promoción de la excelencia y el desarrollo del talento, son exigencias de un sistema educativo mejor…. Ya han pasado siete años largos desde aquel IV Congreso Iberoamericano de Pedagogía, celebrado en Toluca México, en septiembre de 2010.

En el mismo desarrollé una serie de ideas sobre el Talento y la promoción de la excelencia como objetivos del sistema educativo. Hoy quiero ofrecer nuevamente estas ideas a vuestra consideración, ya seáis padres o profesores. Me gustaría volver sobre unos pocos aspectos, que para mí son críticos, y que no han cambiado demasiado de ayer a hoy.

Es conocida la resistencia al cambio, como lo es la necesidad de repetir una y otra vez las mismas ideas hasta que calen. Lo que antaño denominábamos como “el principio didáctico de la repetición”. No estoy muy seguro de que funcione el repetir (probablemente sí), pero sí estoy seguro de que las ideas calan de modo diverso en momentos diferentes y, como señalé hace unos días, si esto no cala en el quehacer diario en las aulas, no hay cambio posible.

Me gustaría que los educadores, al menos, analizasen la situación y se preguntasen: ¿qué podemos hacer? Así de simple y así de complejo. En modo alguno poco importante, porque de las respuestas que se den dependerá el desarrollo del talento de miles de estudiantes, que tendrán mañana la responsabilidad de la construcción y el desarrollo social. Y si no invertimos en lo que importa hoy, no habrá mañana.

Espero que este vídeo os ayude en vuestra reflexión.

Ver Post >
¿Qué sabes del Marco Europeo de la Competencia Digital Docente?

En febrero pasado te preguntaba: ¿eres un profesor digitalmente competente? Una pregunta retórica para hablar del tema que nos ocupa. Allí hablábamos de los marcos del INTEF (2013 y enero de 2017). Y citaba al Parlamento y Consejo europeos que señalaba: “La Competencia digital implica el uso crítico y seguro de las Tecnologías de la Sociedad de la Información para el trabajo, el tiempo libre y la comunicación. Apoyándose en habilidades TIC básicas: uso de ordenadores para recuperar, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y para comunicar y participar en redes de colaboración a través de internet (European Parliament and the Council, 2006)”.

comeptenciadigital_javiertouron

Pues bien, recientemente la Oficina de Publicaciones de la Unión Europea ha publicado el marco europeo para la competencia digital de los educadores, cuyos autores son  Christine Redeker e Yves Punie:

European Framework for the Digital Competence of Educators: DigCompEdu

El abstract de esta publicación señala lo siguiente:

“A medida que las profesiones docentes enfrentan demandas que cambian rápidamente, los educadores requieren un conjunto de competencias cada vez más amplio y más sofisticado que antes. En particular, la ubicuidad de los dispositivos digitales y el deber de ayudar a los estudiantes a ser digitalmente competentes requiere que los educadores desarrollen su propia competencia digital.

A nivel internacional y nacional, se han desarrollado varios marcos, herramientas de autoevaluación y programas de capacitación para describir las facetas de la competencia digital para educadores y ayudarlos a evaluar su competencia, identificar sus necesidades de capacitación y ofrecer capacitación específica.

Analizando y agrupando estos instrumentos, este informe presenta un Marco Europeo común para la Competencia Digital de los Educadores (DigCompEdu).

DigCompEdu es un marco de referencia científicamente sólido que ayuda a orientar las políticas y puede adaptarse directamente para implementar herramientas regionales y nacionales y programas de capacitación. Además, proporciona un lenguaje común y un enfoque que ayudará al diálogo y al intercambio de mejores prácticas a través de las fronteras.

El marco DigCompEdu está dirigido a educadores en todos los niveles de la educación, desde la primera infancia hasta la educación superior y de adultos, incluida la formación general y profesional, la educación especial y los contextos de aprendizaje no formal.

Su objetivo es proporcionar un marco de referencia general para los desarrolladores de modelos de competencia digital, es decir, los Estados miembros, los gobiernos regionales, las agencias nacionales y regionales pertinentes, las propias organizaciones educativas y los proveedores de formación profesional públicos o privados”.

En consonancia con esta tendencia y necesidad, en nuestro grupo de investigación sobre Flipped Learning en la formación online de maestros y profesores, de la Facultad de Educación en UNIR, hemos desarrollado un cuestionario para la evaluación de la competencia digital docente (acomodado al marco del INTEF, 2017), que se publicará en el próximo número de la Revista Española de Pedagogía, y que -hasta donde conocemos- es el único instrumento de estas características formalmente validado en España, hasta el momento. Nuestro propósito es que sirva para ayudar a los responsables educativos, directores, profesores, a conocer el estado de su competencia digital y proceder en consecuencia.

Una buena fuente de información es el imponente trabajo que desarrolla el INTEF sobre este particular y el establecimiento del portfolio digital docente, con quienes colaboramos modestamente en esta tarea.

Os incluyo el documento DIgCompEdu y os animo a leerlo; más bien diría que es de lectura obligada para los educadores en general y para los que tienen alguna responsabilidad educativa en particular.

Me temo que se cumple lo que ya señalé en otras ocasiones y es que ser profesor hoy exige más que lo que suponía serlo en décadas precedentes. Ya no basta con dominar una materia, primero y principal, es preciso mucho más. Y los directores no deberían olvidar que, tal como señalaba uno de los informes Mckinsey, deben ser instructional leaders.

 

Ver Post >
250 influencias sobre el rendimiento escolar: ¿qué funciona en educación?

Desde hace muchas décadas la investigación educativa muy sólida ha ido inundando las revistas especializadas. Esas que solo leen los especialistas y que rara vez, por se optimistas, leen los profesores que realizan su trabajo en las aulas. Esta investigación que se viene desarrollando en los más diversos países, pero particularmente en los de habla inglesa, tiene por objeto el analizar y buscar evidencias sobre los aspectos del proceso y del contexto educativo que mayor influencia puedan tener sobre el aprendizaje de los alumnos.

Ver Post >
7 Criterios para que sepas si te tomas en serio, o no, las altas capacidades y el desarrollo del talento

Ya ha llovido algo desde que comencé en este blog a hablar de la atención a los alumnos de más capacidad y el desarrollo de su talento. No me rindo.  Esta vez te propongo solo siete puntos, pero con toda intención de recordar que si los centros educativos, también lo universitarios, no abordan en serio este asunto, no deberían ni pronunciar la expresión: “educación personalizada”, y sobre ellos, no quiero ser tremendista, pesará una gran hipoteca social por negligencia, ignorancia o desinterés. Ya lo decía Caroly Callahan hace unos años.

Ver Post >
Sobre el autor Javier Tourón
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), es Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Convencido de que 'El talento que no se cultiva se pierde' ha dedicado gran parte de su carrera académica e investigadora a los alumnos de alta capacidad intelectual, su identificación y promoción educativa; encontrando en la correcta utilización de las nuevas tecnologías y la innovación educativa caminos para lograr sistemas educativos excelentes capaces de promover y alentar el talento y las capacidades de todos los alumnos.   MÁS SOBRE EL AUTOR