Blogs

Inés Martínez

Twitterlandia

No le eches la culpa a Facebook o WhatsApp de todo lo que te crees

Me voy a poner un poco chunga, que el tema lo merece. Que sí, que estamos sobrepasados de información y que las noticias nos llegan por todos lados (papel, Facebook, Twitter, Instagram, Whastapp, blogs, radio, televisión…). Tantos que la mayoría de las veces decimos “el otro día leí… no sé dónde”. Pero eso no es excusa para que nos lo creamos todo. Principalmente porque la mayoría de las veces sólo hay que perder (emplear, diria yo) un minuto en comprobar si algo es cierto o no.

Puede que alguno piense “claro, es que tú eres periodista y tienes herramientas para hacerlo”. En realidad, esas herramientas las tenemos todos (o casi): Google, medios de comunicación fiables y sentido común.

Vale que muchos son muy difíciles de pillar, que Facebook está trabajando para evitar las fake news y que no podemos saber de todo, pero los lectores y usuarios tenemos una responsabilidad. Si no estás seguro, no compartas. A la mínima duda, dedos quietos. Recuerda que detrás de las noticias falsas hay dinero o manipulación ideológica (o las dos cosas). Así que, no contribuyas.

No dejes de leer porque después de este repaso a los bulos más chisposos y más fáciles de destapar con los que me he encontrado últimamente, viene un pequeño listado de consejos para pillar las informaciones falsas.
Pero primero, vamos con los divertidos bulos:

1- Los científicos que nadie quería dar a conocer :
bulo1

¿Te suenan? Puede que hasta hayas compartido su foto en tu muro de Facebook o tu TW. Según el texto que (cutremente) acompañaba a la foto, se trata de un médico, científico o una investigadora, astronauta… Eran mejicanos, españoles, chilenos… de todos lados. Y el texto decía algo así como que “como no salen en Gran Hermano, nadie habla de ellos”. El montaje me pareció de lo más cutre, así que cuando lo ví por cuarta vez en mi muro perdí treinta segundos de mi vida (literal) y busqué el nombre del chico en Google. En realidad se trata de una actriz y un actor porno.

2- El hombre que ficha en lugar de los diputados españoles:
Este me llegó por WhatsApp, también varias veces. Un vídeo en el que se ve a un hombre pasar unas tarjetas por el identificador de lo que parecen los asientos del Congreso de España. Primero me dije “si esto fuera cierto, algún medio de comunicación se hubiera hecho eco”. Y luego tuve que pensar un poco más, nunca he estado en el Congreso, aunque en absoluto me sonaba que sea como se ve en las imágenes. Así que perdí otros 30 segundos de mi vida en buscar en Google una imagen de la Cámara Baja. Si quieres saber más, aquí está la explicación de ‘Maldito Bulo‘(fan)

parl

3- Y luego están los de los inmigrantes, que según esas imágenes-montaje que circulan por Whatsapp, en cuanto llegan a España les damos un piso, un sueldo, un coche y encima nos quieren echar del país para quedárselo ellos. Y además rechazan la vivienda porque no tiene ascensor. Sí, claro.

sirios

fakeoltraa

 

4- Y que Font Vella ha lanzado una botella con tapón amarillo para solidarizarse con los independentistas catalanes. Sí, y rojo, y azul, y verde… La empresa ha tenido que explicar que es un bulo.Ya no se va a poder usar el amarillo para nada.

5- También tenemos las cadenas para llegar a más amigos en Facebook, que son tipo a las de “si no reenvías esto Whatsapp va a empezar a cobrar’. Lo único que conseguirás es ver el mismo mensaje decenas de veces. El mensaje en sí no sirve para nada, lo que sirve es que la gente deja comentarios en tu publicación, ya que Facebook funciona por interacciones (de momento, hasta que le apetezca cambiar el algoritmo). Os recuerdo en este post cómo va Facebook y por qué estrecha nuestra mente.

cadena

La lista es infinita, así que lo dejamos aquí.

Consejos para identificar los bulos interneteros

1- ¿Quién publica la historia?: Aquí tenemos tres opciones. Por un lado están los medios que deliberadamente se dedican a mentir, es más fácil que nos la cuelen, pero si vemos que no aportan datos, las declaraciones no se atribuyen a nadie, no hay fechas… Desconfía. Además algunos reconocen que lo que hacen es mentir, pero lo hacen en el pie de página, así que es fácil picar. Por otro está el típico montaje cutre que nos pasan por Whatspp, Facebook… de eso desconfía siempre. Hay una tabla de sueldos de políticos españoles comparados con los de otros países de Europa que es para morirse de risa. Y también están los montajes más currados: tuits, portadas de medios serios, noticias… que gracias al Photoshop se transforman. En este caso es muy sencillo descubrir el engaño, solo hay que buscar la noticia en Google.

2- Es una supernoticia que nadie más publica: El mundo de la información es así, todos nos terminamos haciendo eco de lo que otros han publicado. Si ves que el presidente del Gobierno se ha comprado un yate a costa de las arcas del Estado y solo lo publica un medio… va a ser que es mentira. En relación a esto, por ejemplo, a mi me la colaron pero al revés. Lo del chalé de Irene Montero y Pablo Iglesias sonaba a fake, pero resultó que no. Esto también pasa.

3- La redacción: Tanto en las informaciones que llevan a alguna web desconocida como en los cutremontajes, suele haber faltas de ortografía, textos en mayúscula, exclamaciones, colores… Y no suelen ir firmadas por nadie ni tienen fecha.

4- Te invita a difundir: “Comparte para que todos sepan que…” Un medio serio nunca dirá eso.

5- Acude a los que saben: El hashtag #stopbulos, la web Maldito Bulo o las redes sociales de la Policía o la Guardia Civil desmienten bulos constantemente y se les puede preguntar.

Temas

Aquí se habla de Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin... y lo que venga

Sobre el autor

Periodista de larioja.com. En este blog hablo sobre novedades en redes sociales. Tengo otro sobre viajes llamado La vida en el aire. Puedes seguirme en Twitter e Instagram como @inesimar

septiembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Sígueme en Instagram @inesimar

Blog de viajes ‘La vida en el aire’

Blog de viajes ‘La vida en el aire’