Skip to content

¿Por qué queréis matar RTVE?

2012 noviembre 29
por Pablo Álvarez

No es una pregunta retórica. Me gustaría, de verdad, saber por qué el Gobierno de España quiere cargarse Radio Televisión Española. Porque se la quiere cargar: no hay otra explicación posible para la gestión que del ente público se ha hecho en el último año.

Bueno, sí la hay: que los gestores hayan batido un record mundial de la incompetencia. No es fácil, verdaderamente. Entrar a una cadena que había conseguido índices de audiencia casi históricos y que reducía su deuda. Cambiar a la primera oportunidad toda la parrilla de la radio, y a todos los responsables periodísticos de los informativos de la tele. Y conseguir, de golpe, que la radio se deje medio millón de oyentes y los informativos de la tele pierdan el liderazgo informativo por primera vez en año.


No creo en una incompetencia tan grande. La elección de los contenidos y los profesionales (de perfil bajo-bajísimo) para sustituir a los defenestrados de RNE no esconde la obvia voluntad de que la cadena se convirtiera en irrelevante. Y el cambio en los informativos de TVE ha sido tan copernicano (mientras su responsable se dedica a hacer viajecitos inexplicados) que ha echado a la audiencia en brazos de los informativos (bastante malos, por otra parte) de las privadas.

Así estamos. Creo firmemente en la necesidad imperiosa de que los medios privados tengamos el contrapeso de unos medios públicos y absolutamente independientes. No me parece en absoluto un dinero mal gastado:  nadie debería ser más vigilante con un gobierno que un medio público.

En los últimos años, RTVE había dado pasos muy prometedores en ese sentido. El Gobierno de España ha decidido desandar esos pasos. Y sigo preguntándome por qué.

  • lavigaenelpropio

    La época de Aznar fue más lamentable. Lo que nos espera. Yo todavía sigo los informativos de TVE y de 24H, pero cada vez me cuesta más.

  • Jorge Alacid

    Yo no creo que sea casual. Tengo por ahí escrito que responde a un plan deliberado: a cuanta más TVE peor, más audiencia para los canales privados. Y de paso, ponemos la tele y la radio públicas en el camino de la privatización.