La Rioja

img
Fecha: noviembre, 2014
Los vinos ecológicos de Rioja: este domingo
Alberto Gil 28-11-2014 | 12:34 | 0

Este domingo publicamos un especial de vino con Diario LA RIOJA. Sobre los vinos ecológicos. Os lo recomiendo y os lo presento con esta reflexión:

El vino ecológico ha venido para quedarse por mucho que en España sigamos sin apreciar todavía que, sin apenas sobrecoste, consumimos un producto más natural cuando elegimos un ecovino. La responsabilidad social corporativa es un valor añadido para las empresas y en España el primero en verlo ha sido el grupo Torres, que ha cogido la bandera ecológica por todo el mundo.
La cadena de distribución Tesco, la más importante del Reino Unido, ha asumido el reto para, de aquí al 2020, reducir un 35% sus emisiones de carbono desde la cadena de suministro, lo que implica de lleno a sus proveedores. Hace dos años, Tesco presentó la botella de vidrio más ligera del mundo, 300 gramos, frente a los 420 de una normal o incluso el kilo de algunos de los vinos ‘top’ del mundo. La cadena cada vez importa más graneles orgánicos de todo el mundo que luego embotella con sus propias normas y compromisos medio ambientales.

La firma H&M será la imagen de la moda sostenible con la idea de ofrecer a sus clientes una serie de productos más ecológicos. La idea de la marca es llegar a utilizar al menos en un 20% de energía renovable para 2020 de manera global. El mundo, y las empresas, se mueven y lo hacen hacia el compromiso medio ambiental.

El vino ecológico ya no es cosa de cuatro hippies soñadores, si es que llegó a serlo en algún momento, sino una oportunidad de negocio. Llegará un momento en que, primero en los mercados más concienciados –los que más gastan en vino, por cierto– y luego en el resto, si no se garantiza la producción ‘bio’, no comprarán el vino. Rioja siempre se ha adaptado bien a los cambios. Lo hizo a principios de los 90 y volteó radicalmente el estilo de vinos ‘presionado’ por Ribera del Duero. Lo ha hecho, aunque tarde, con los blancos y lo hará, seguro, con el vino ecológico. Álvaro Palacios, más otros productores de renombre que cultivan ecológico pese a que aún no lo indican en las etiquetas; Campo Viejo, con un proyecto sostenible no sólo en los viñedos, sino también en la bodega; Faustino; Marqués de Cáceres; Vivanco… son ya elaboradores y productores ecológicos. Como dice el profesor Antonio Palacios, la «eterna novedad» acabará explotando.

En La Rioja empezaron una docena de pioneros que, paradójicamente, exportan casi el 100% de su producción. Lo ecológico suma a Rioja y creo que sería un buen momento para plantearse una clara estrategia en este sentido dentro de la denominación de origen: Penedés, distanciándose de Cava –en horas bajas por motivos de calidad y también políticos– se ha comprometido a que toda su producción de uvas para espumosos para el año 2017 será ecológica. Navarra también se ha puesto las pilas, mientras en La Mancha y Levante los granelistas la reconversión de viñedos a ecológico parece imparable, ya que están sumando mucho valor añadido.

En Francia, son los pequeños productores de Loira o de Champagna quienes han adoptado la biodinámica como forma de vida  y como negocio. Son ecológicos y comprometidos con la naturaleza y la artesanía, al mismo tiempo que se distinguen de los ‘grandes’ por ese máximo respeto a la tierra, a la viña y al terruño, más allá de las connotaciones esotéricas.

Cultivar ecológico es más difícil, al principio, y más caro, especialmente por la mano de obra, pero los vinos son mejores y, sobre todo, más sanos. No son dos ni tres los productores ecológicos los que sostienen que han librado la última añada, tan complicada por las lluvias y la botrytis, gracias a que sus uvas son más ‘duras’.  Además, Europa, los países que pagan la PAC, lo exigen: financiamos la agricultura y la ganadería, pero siempre que sea para ‘comer sano’. Es un buen momento para apuntarse a lo ecológico.

(La imagen es cedida por Viñedos Ruiz Jiménez, una bodega de Aldeanueva que os recomiendo visitar, especialmente en primavera).

Ver Post >
Inversiones sin cuentos chinos (I)
Alberto Gil 05-11-2014 | 12:14 | 0

Olvidadas las “vacas gordas” -alimentadas hasta hace no mucho a base de botellas con precios de 50 euros- y reconocido el fracaso de la irrupción del sector inmobiliario en el vitivinícola, las pequeñas y medianas bodegas de La Rioja “sacan pecho” en momentos difíciles con una inversión comprometida superior a los 50 millones de euros para los próximos cuatro años. No son “cuentos chinos” ni supuestos “spanish disney” del vino, sino proyectos reales catalizados por el programa de ayuda a la inversión vitivinícola, puesto en marcha por primera vez este año y amparado por la OCM del Vino, que ofrece ayudas de hasta el 40% para prácticamente todo tipo de inversiones.

Setenta pequeñas y medianas empresas riojanas han comprometido inversiones este año por valor de 51,2 millones de euros, que tendrán que estar ejecutadas completamente como muy tarde en el 2018. Unas cifras «espectaculares», en palabras de la directora general de Investigación y Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura, María Martín: «Todo el mundo estaba un poco a la expectativa de esta nueva línea de fomento de la inversión vitivinícola, ya que se implantaba por primera vez, y desde luego la respuesta de las bodegas está siendo impresionante».

El sector del vino riojano, el familiar, el que ancla sus raíces como las propias cepas a la tierra, está demostrando su pujanza en momentos en que el crédito empresarial brilla por su ausencia por la propia política de saneamiento y “racanería” seguida por las entidades financieras, pero, también, por la escasa demanda solvente.

Natural Rioja Vintage, antigua Alicia Rojas y comprada por un empresario de origen libanés

La apuesta de nueve proyectos, siete de bodegas y dos de cooperativas, supera incluso el millón de euros de inversión. El principal “gancho” del programa de ayuda a la inversión de la OCM reside en la importancia de las ayudas, que, con fondos exclusivamente europeos, pueden llegar hasta el 40% y con un abanico muy amplio: nuevas instalaciones, procesos de elaboración (ampliaciones, reformas, depósitos, incluso barricas), junto con procesos de gestión y comercialización (puntos de venta físicos, incluso electrónicos).

La Rioja ha captado el 14% de los fondos nacionales del programa para el 2015 y la ayuda concedida para los proyectos inversores de la comunidad alcanza una media del 36% de la inversión asumida. La Comunidad riojana abrirá una nueva convocatoria en los próximos meses y María Martín confía en que «tendremos también una buena respuesta de las bodegas porque las ayudas son importantes y el sector, como decía antes, muy dinámico».

Las inversiones
Nueve bodegas han comprometido inversiones superiores al millón de euros, que ya están en marcha o que se iniciarán en breve, ya que el compromiso es que tienen que estar terminadas para finales del 2018. Marqués de Murrieta (Logroño), que acaba de inaugurar la rehabilitación del Castillo de Ygay, es una de ellas.
Ramón Bilbao (Haro), que también ha acometido la restauración de la bodega original es otra de las que ha comprometido también una inversión superior al millón de euros.

Viñedos de Aldeanueva, que está construyendo una bodega exclusiva para vinos blancos en la localidad, está igualmente dentro de este grupo, de la misma forma que Bodegas Lan (Fuenmayor). Natural Rioja Vintage, propiedad mayoritaria de un millonario francés de origen libanés, que adquirió la bodega y la finca de Alicia Rojas en Ausejo, lleva a cabo inversiones superiores al millón de euros en la construcción de nuevas instalaciones bodegueras, lo mismo que Proelio, el proyecto de tintos que Palacios Vinoteca -la familia que vendió Embutidos Palacios a una multinacional- edifica junto a Bodegas Nivarius en Nalda.
Bodegas Tarón, la cooperativa de Tirgo, que ha puesto en marcha un nuevo proyecto de relanzamiento de sus marcas propias y una renovación de instalaciones, junto con la centenaria Bodegas Riojanas (Cenicero) completan el grupo de inversiones superiores al millón de euros.

El País Vasco y Navarra tienen sus propios programas regionales, por lo que las inversiones referidas son exclusivamente de La Rioja y no de la DOC Rioja.

Ver Post >