La Rioja
img
Fecha: marzo, 2015
Artadi: las dos caras de Rioja
Alberto Gil 17-03-2015 | 11:21 | 5

Valdepomares y ArtadiUn embotellado para la cadena británica Marks & Spencer, lo que en el sector se conoce como un “por/para”, por parte de Bodegas Artadi ha sembrado el desconcierto en el mundo vitivinícola riojano, después de que la bodega de Laguardia anunciase públicamente su intención de abandonar la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja.

La sorpresa se justifica en que esta práctica, habitual entre importantes grupos vitivinícolas que mueven notables volúmenes y absolutamente legal, es una de las que cuestionaba el bodeguero Juan Carlos López de Lacalle al explicar a Diario LA RIOJA los motivos para plantearse el abandono de la denominación de origen con un pequeño grupo de bodegas alavesas: “Lo que pretendemos es poner en marcha un nuevo modelo de negocio, basado en la gran diversidad que existe en Rioja porque entendemos que una denominación de origen tan grande como a la que pertenecemos confunde al consumidor y diluye nuestro mensaje”, explicaba el bodeguero hace dos meses. “Tenemos una extraordinaria diversidad que no estamos aprovechando y que queda totalmente diluida con el modelo actual de denominación de origen; nosotros únicamente pretendemos mostrar que hay otra forma de elaborar, y comercializar, los vinos porque, que nadie piense lo contrario, lo que estamos defendiendo es un modelo de negocio diferente”, insistía el bodeguero de Laguardia en aquella entrevista con Diario LA RIOJA.

El caso es que, bajo la marca Valdepomares y en exclusiva para Marks & Spencer, Artadi ha embotellado una partida de cientos de miles de unidades con la razón comercial de Lorrein (Laguardia, España), propiedad de Artadi y, de hecho, con un registro embotellador que coincide con el de la bodega de Laguardia, que se están vendiendo en la actualidad en la cadena de distribución británica.

El vino Valdepomares nada tiene que ver con las grandes referencias que elabora Bodegas Artadi, una de las pioneras en el impulso de los vinos de parcela en Rioja, que ha logrado colocar entre las grandes marcas internacionales buena parte de sus vinos, entre ellos el Viña El Pisón, que obtuvo los cien puntos de la revista Wine Advocate (Robert Parker).

Tinto, blanco y rosado
El Valdepomares tinto se trata de un tempranillo joven de la añada 2013 aunque, por las notas de cata que aparecen en su contraetiqueta y que hacen referencia a un toque de “vainilla”, se presupone que incorporaría una corta estancia en madera ?inferior al tiempo mínimo para poder indicar crianza o cualquier referencia expresa a la barrica por la normativa del Consejo Regulador?.
Sorprende también que en la etiqueta frontal, el Valdepomares incorpora no sólo la palabra “Rioja”, sino el logotipo de la denominación de origen, algo que muy pocos vinos hacen. En la trasera se encuentra una pequeña referencia a la subzona alavesa, pero parece claro que el producto destaca con fuerza el origen Rioja, el que Artadi dejaría de utilizar si finalmente abandona la denominación de origen, junto con la variedad de uva, la tempranillo en este caso, que es una referencia habitualmente demandada por los consumidores de Reino Unido.

Además del tinto tempranillo, la cadena Marks & Spencer vende también vino blanco y rosado joven de Rioja bajo la misma marca Valdepomares.
El precio por botella en Internet, para cualquiera de los tres vinos de Valdepomares, es de 8 libras -en Reino Unido el precio de venta al público es bastante elevado por los impuestos-, el mismo al que por ejemplo vende el grupo Pernod Ricard un vino joven bajo la referencia “Bodegas AGE”, también en la misma cadena de distribución británica.

Ver Post >
Wine Ville: despacito como el buen vino
Alberto Gil 09-03-2015 | 5:12 | 0

Imagen del juego Wine VilleWine Ville’, una aplicación para smartphones y tablets que recrea cómo convertirse en bodeguero a partir de unas viñas ‘heredadas’ en competencia con miles de jugadores de todo el mundo, está a punto de ver la luz después de superar las enormes trabas que la crisis financiera ha supuesto para César López y José Miguel Gómez, dos jóvenes emprendedores, el primero riojano y el segundo valenciano, que tuvieron que combinar sus conocimientos de programación con las visitas puerta a puerta en busca de fondos para desarrollar su idea. «Estamos ahí, por fin -explica César López- y apenas quedan unos meses para ver si tanto trabajo ha merecido la pena».

En estos momentos, Fun Apps, la empresa de estos dos ingenieros, busca aficionados a los videojuegos, probadores, para trabajar con la ‘demo’ en busca de fallos. «El día 13 sacaremos la ‘demo’ y, a partir de ahí, iremos tomando nota para incorporar las mejoras», explica César López. Los interesados lo tienen fácil: únicamente es necesario inscribirse aquí, introducir el email y pinchar suscribirse. «Tenemos ya más de 70 probadores, ‘jugones’, y esperamos superar la centena».

El proyecto ha sido incluso más complicado desde el punto de vista financiero que técnico. César y José Miguel agotaron en primer lugar las vías de financiación convencional: «Nos dimos de bruces con los bancos, con la restricción de créditos, y buscamos ayuda en organismos especializados que apoyan proyectos emprendedores», explica López. «En principio, no conseguimos el préstamo y nos lanzamos a las redes sociales en busca de colaboradores y socios, bodegas entre otros, porque estamos convencidos del éxito del proyecto».

 

Finalmente, Enisa (empresa nacional de innovación) incluyó ‘Wine Ville’ entre la lista de beneficiarios de préstamos tecnológicos a proyectos innovadores: «Nos ha permitido concluir la demo y presentar la idea en Alemania, Inglaterra, Croacia, Barcelona, Madrid, Bilbao, Segovia… y esta misma semana en San Francisco, en la feria de videojuegos más importante del mundo», explica el emprendedor. «Las sensaciones -continúa- son muy buenas; gusta mucho por la temática, el mundo del vino, y comercialmente porque hemos incorporado la posibilidad de comprar vino on line».

El juego

Pero en qué consiste el videojuego. El concepto no es nuevo, sino que adapta experiencias similares de extraordinario éxito internacional como ‘Hay Day’ o ‘Lucky Fields’. En el origen de la historia, el protagonista hereda unas viñas, cambia la ciudad por el campo, y se hace viticultor y bodeguero. Pero nada es sencillo: el jugador, en competencia con miles de todo el mundo, deberá hacerse un hueco en un mercado global y promocionar su marca. La aplicación, para smartphone y tablets para Apple y, en una segunda fase, para Android, es gratuita, aunque los jugadores podrán acelerar progresos comprando dinero del juego. La propuesta es global, es decir, habrá jugadores de todo el mundo, y además se podrán edificar bodegas en las regiones vitivinícolas más importantes del mundo: España, USA, Francia, Alemania, Italia, Argentina, Nueva Zelanda…

También habrá recompensas reales, con ofertas de visitas a las bodegas colaboradoras o incluso la compra on line de vinos a precios ventajosos: «Hemos llegado a acuerdos con clubes de vinos como Decantalo o Uvinum para la distribución de la venta on line, lo que nos abre nuevas posibilidades».

En este sentido, ‘Wine Ville’ oferta ya a las bodegas interesadas precios para aparecer en los créditos de entrada al juego en espacios fijos, además de las posibilidades de desarrollo del comercio electrónico: «Contamos ya con la colaboración de bodegas de Rioja y Ribera, como Óscar Tobía (Bodegas Tobía) o Fernando Ortiz (Don Carlos XV) que, además, nos ayudan como asesores», explica el promotor del juego.

César López y José Miguel Gómez confían especialmente en los mercados británico y norteamericano para el éxito de ‘Wine Ville’: «Hay auténtica ‘fiebre’ por el mundo del vino en EEUU en estos momentos e Inglaterra es históricamente uno de los países de grandes consumidores, conocedores del vino y con un gran auge de la venta on line, que alcanza ya el 15% de todo el vino que se vende».

Ver Post >
Castillo de Mendoza: experiencia ecológica
Alberto Gil 04-03-2015 | 12:44 | 0

La familia guipuzcoana Mendoza Cadarso, propietaria de viñedos en San Vicente, decidió a mediados de los noventa emprender la aventura bodeguera con Castillo de Mendoza. Concebida inicialmente como un hobby de una familia de industriales, desde el año 2003 afronta una nueva etapa con carácter comercial en la que actualmente está inmersa.

Marta Besga, enóloga de la bodega, presenta el próximo miércoles día 11 para el club de catas de lomejordelvinoderioja.com la gama de vinos de la bodega (puedes apuntarte en este enlace). Besga se incorpora precisamente en el 2003 a un proyecto con 35 hectáreas de viñedo en propiedad en San Vicente que ha encontrado en la viticultura ecológica su razón de ser: «Se trabajaba desde el origen de la bodega, con una pequeña finca de prueba en el monte, pero ahora ya tenemos 21 hectáreas acreditadas, otras diez en proceso y, en el resto, la realidad es que trabajamos también de forma orgánica, si bien hay algunas parcelas que no acreditamos porque son especialmente proclives a plagas».

Castillo de Mendoza se ha convertido en una de las bodegas exponente de la viticultura orgánica de Rioja, lo que le ha ayudado a exportar el 60% de su producción. «Las cosas están cambiando, pero es cierto que hace unos años cuando al consumidor español le ofrecías vino ecológico directamente te pedía que le pusieras del ‘otro’», recuerda la enóloga. «Ahora empieza a haber sensibilidad y se han roto ‘prejuicios’, pero sigue siendo en el exterior donde, cada año, se es más exigente con estos temas». Besga sostiene que la viticultura ecológica -pese a que San Vicente no es uno de los lugares más fáciles- no crea problemas, sino que reporta incluso más satisfacciones: «Conlleva más trabajo, más costes, pero, por ejemplo, esta última añada tan difícil hemos tenido más problemas con las uvas ‘convencionales’ que con las ecológicas».

La cata
Marta Besga comenzará con el Vitarán Blanco Cepas Viejas 2014, un blanco fermentado en barrica, prácticamente embotellado para la cata con lomejordelvinoderioja.com: «Es un vino muy fresco, con las limitaciones aromáticas propias de la viura, pero que con la madera gana en complejidad», avanza la enóloga.

Noralba es la ‘bandera ecológica’ de la bodega. Un crianza con cuerpo, estructura y fruta, y muestra clara de la calidad de las producciones ecológicas. La enóloga presentará también Momilde, primo hermano del anterior, aunque en este caso con roble americano y centroeuropeo como protagonista de la crianza. Ambos vinos han sido los ganadores en los dos últimos años del Gran Ecovino de Oro y también medalla de oro y plata en los Ecoracimos 2014.

Castillo de Mendoza Autor 2011 es un vino con potencia y estructura, una selección de antiguos viñedos con la elegancia propia del tempranillo de San Vicente, que la enóloga ofrecerá junto con el Castillo de Mendoza Reserva 2006: una «añada más antigua para que los aficionados pueda comprobar la evolución de los vinos y para esos aficionados que le gustan también los vinos más evolucionados», explica. En definitiva, una cata para conocer, o reencontrarse, con el compromiso en la elaboración responsable del vino.

Ver Post >