La Rioja

img
Fecha: julio, 2016
Viñedos singulares: así serán los ‘top’ de Rioja
Alberto Gil 31-07-2016 | 8:02 | 0

Viñedo Singular, o “Viñedos Singulares”, en función de las posibilidades de registro en el que ya se está trabajando. Así se llamará la nueva categoría de vinos de Rioja en la que, entre tumultos, trabajan las asociaciones del sector de forma intensa durante el último año y cuyo objetivo es ofrecer al mercado un producto de calidad diferenciada y apegado al terruño en una decisión que, por primera vez tras 90 años de historia, permitirá etiquetar vinos de forma diferenciada más allá de las menciones tradicionales crianza, reserva y gran reserva.

Las nuevas categorías de vinos de Rioja

Nuevas categorías de vinos de Rioja

En principio, la nueva indicación está abierta a todos los operadores, aunque, en la práctica, los requisitos exigidos, tanto por rendimientos, suelos y prácticas de cultivo, están pensados para un club “limitado” que deberá ser capaz de repercutir los mayores costes de producción en precios más elevados para la botella en el mercado. La primera propuesta firme, que adoptó forma concreta en la Comisión de Reglamento del pasado 1 de junio, ya ha sido distribuida a las asociaciones y la intención es que pueda aprobarse para el próximo mes de noviembre. Nada está cerrado y de hecho Fernando Salamero, presidente de la Comisión de Reglamento, se está reuniendo con los elaboradores más prestigiosos de Rioja para que aporten sugerencias e intentar comprometer su respaldo.

Asimismo, los catedráticos de viticultura Vicente Sotés y Fernando Martínez de Toda, trabajan en objetivar pequeños “pliegos de condiciones”, tanto desde el punto de vista de los suelos, clima y manejo de vegetación, que deberán cumplir los aspirantes a formar parte del nuevo “club” de Viñedos Singulares.

Rendimientos de uva y vino. La diferenciación, en primer lugar, se producirá en el viñedo. En la propuesta, se limita la producción a un máximo de 5.200 kilos por hectárea (6.500 para el resto al 100% ahora y hasta 8.125 en circunstancias extraordinarias ) en variedades tintas y de 7.200 (9.000 y hasta 11.250) en las blancas. En la transformación se rebaja el rendimiento del 70% del pliego de condiciones actual (hasta 74% excepcionalmente) al 65%.

Vendimia, edad del viñedo y “aspirantes”. La vendimia será exclusivamente manual y las prácticas de cultivo deberán ser sostenibles con el medio ambiente. En cuanto a quienes podrán aspirar a la indicación, será cualquier inscrito titular del viñedo singular y, si no es propietario, deberá acreditar por contrato que dispone de la producción en exclusiva por un mínimo de 10 años. Asimismo, las viñas deberán tener un mínimo de edad de 25 años.

Trazabilidad. Las parcelas serán controladas por los Servicios Técnicos antes y durante la vendimia. Tendrán tarjeta de viticultor diferente y específica para controlar las entregas y rendimientos. El vino deberá elaborarse, embotellarse y criarse de forma separada al resto y las botellas tendrán numeración, precinta y contraetiqueta específica.

Calificación del vino. Tendrá doble calificación analítica y organoléptica: la inicial y al salir al mercado y deberán obtener al menos 86 puntos en cata de la OIV.

Embotellados por encargo. No tendrán cabida los “por/para”. Sólo se autorizará el encargo en caso de que el propietario del viñedo singular no tenga la instalación adecuada (jóvenes que empiezan, por ejemplo).

Subzona y vinos de pueblo

Paralelamente al desarrollo de los “Viñedos Singulares”, la comisión de reglamento del pasado 21 de julio avanzó también en los vinos de subzona, ya regulados, y los de municipio. Se acordó someter a estudio de la asociaciones y luego a votación del pleno permitir aumentar el tamaño de la indicación de subzona –al mismo que Rioja cuando hasta ahora es un máximo de 2/3–, siempre que los tipos de letra o grosor no hagan destacarla por encima de la marca genérica. Asimismo, para poder indicarla será necesaria que al menos el 90% de la uva proceda de la subzona y el 10% restante de un municipio colindante para atender a la realidad de zonas limítrofes. En cuanto a los vinos de municipio o de pueblo, se trasladará la misma normativa de la subzona, algo que ya está previsto en el pliego de condiciones actual como entidades geográficas menores. El requisito será el mismo: que al menos el 90% de la uva sea del municipio, que la bodega esté ubicada en el mismo (como en la subzona) y que el 10% restante de uva sea de alguno colindante. Las utilizaciones de ambas menciones serán voluntarias y no habrá normativas más restrictivas en cuanto a producción y prácticas vitícolas y enológicas como sí sucede con los Viñedos Singulares. En cualquier caso, todos estos asuntos tienen que ser aprobados por el pleno.

Ver Post >
Divide y ¿vencerás?
Alberto Gil 23-07-2016 | 10:00 | 0

Asociación de Bodegas de Rioja AlavesaCuando Juan Carlos López de Lacalle (Artadi) formalizó su salida de Rioja advirtió de que un grupo de bodegas alavesas irían detrás. De momento, Abra comunicó ayer, forzado por las preguntas de Diario LA RIOJA, que más de 40 bodegas (42 según mis noticias) han solicitado la creación de una denominación de origen propia: ‘Arabako Mahastiak/Viñedos de Álava’.

El proyecto, por supuesto legítimo y especialmente porque el fin perseguido, al menos el oficial, es la diferenciación de las pequeñas empresas familiares arraigadas al territorio, deja en el aire varias dudas que, quizá, cuando Abra decida explicarlo en público puedan resolverse:

1. Denominación administrativa o de origen: Álava, como sucede con la propia Rioja, tiene microclimas y suelos muy diferentes. Es decir, poco tiene que ver Oyón para el cultivo con Labastida, por ejemplo. Si al final la diferenciación consiste en territorio alavés exclusivamente hablaríamos más de una demarcación administrativa, con un único gobierno, el vasco, como responsable, que de  una propia denominación de origen.

2. División: la propuesta deja fuera, a menos que decidan invertir en una nueva bodega, a decenas de bodegas y viticultores, incluidos muchos de ellos de la propia Abra, propietarios de viñedos en municipios alaveses y riojanos de la margen izquierda del Ebro (San Vicente, Ábalos y Briñas). Las fronteras naturales no entienden de demarcaciones administrativas y, en este sentido, la división, entre los propios viticultores alaveses, ya está hecha.

3. Los cambios de Rioja: a nadie se le escapa que el órdago de Artadi puso las pilas al Consejo Regulador para revisar su modelo y abrir la puerta a la diferenciación de vinos por primera vez en su historia. En la actualidad, está prácticamente definido el tema del vino de finca o paraje e incluso se está sometiendo a la consideración de los principales gurús del vino de Rioja, además de pasar por un equipo técnico para su argumentación y objetivación ante la necesaria modificación del pliego de condiciones. Tras algunas reticencias, el tema de los vinos de pueblo tuvo ayer mismo un notable empujón, por lo que podría ser también una realidad y una opción para viticultores y bodegas, mientras que en el caso de la subzona también se está moviendo ficha para igualar el tamaño de la indicación al de la genérica Rioja. Otra pequeña asociación alavesa de bodegas, Araex, tiene bastante que ver con estos dos últimos asuntos y también que Fernando Salamero (Marqués de Riscal) sea presidente de la comisión de reglamento. ¿Qué pasa si Rioja finalmente diferencia vinos por subzona, municipio y finca?

4. ¿Quiénes son?: ayer Rioja, y Rioja Alavesa, eran un hervidero de rumores. En Abra hay más de 140 bodegas y algunas de ellas de mucho prestigio, como Remírez de Ganuza, Tentenublo, Artuke o DSG Vineyards (David Sampedro). ‘Radio macuto’ ya hablaba que alguna de ellas dentro del movimiento . Ninguna de las cuatro mencionadas, por confirmación personal, están entre las 40 o 42. Abra, de momento, dice que no va a hacer públicos los nombres, aunque no estaría de más conocerlos, más que nada para evitar que se den por hecho, o por dicho, que algunas bodegas, que a lo mejor sí pero a lo mejor no, están detrás de esta iniciativa.

Ver Post >
Viñedos de Álava: la noticia
Alberto Gil 22-07-2016 | 12:46 | 0

Un grupo de unas cuarenta empresas familiares de la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (Abra) ha decidido dar un paso al frente y suscribir una petición formal ante del Gobierno Vasco para la creación de una denominación de origen protegida (DOP) propia al margen de Rioja bajo el nombre ‘Arabako Mahastiak-Viñedos de Álava’. La propuesta se presentó hace apenas unos días, aunque antes, en el mes de mayo, Abra ya inscribió la marca ‘Viñedos de Álava’ dentro del registro de la Propiedad Industrial.

La decisión, que a raíz de ser conocida por Diario LA RIOJA provocó la emisión de una escueta nota de prensa por parte de la asociación de bodegas ayer mismo por la tarde, no cuenta con el apoyo de más de dos tercios de las bodegas agrupadas en Abra (tiene cerca de 140 asociadas) y que, según ha podido saber este periódico, al menos mayoritariamente, desconocían la presentación oficial de la iniciativa en el registro del Gobierno Vasco.

El comunicado enviado por Abra justifica la solicitud de una nueva denominación de origen ajena aRioja en el «mercado vitivinícola global, que demanda productos únicos y singulares». «En los últimos años –continúa la nota–, Abra ha estado trabajando en diferentes propuestas de categorización y valorización de las singularidades intrínsecas de la comarca vitivinícola de Rioja Alavesa (…) y una de ellas ha desembocado en la decisión de más de 40 bodegas asociadas de crear un nuevo ámbito de protección para sus vinos en la comarca de Laguardia-Rioja Alavesa».

La intención es «buscar alternativas para garantizar el futuro de las explotaciones, respetando un modelo de negocio diferenciado, valorizando el viñedo y respetando la historia». «El objetivo final de este nuevo marco –concluye el comunicado– pretende ofrecer un nuevo ámbito abierto a todo el sector como una diferenciación específica, donde el consumidor pueda ejercer una elección desde el conocimiento y el reconocimiento del territorio alavés».

Sin nombres
La gerente de Abra, Inés Baigorri, eludió ofrecer los nombres de las más de 40 bodegas asociadas que reclaman la nueva DOP, a pesar de que existe más de un centenar que no la han firmado y podrían verse identificadas con el movimiento: «Aún está en trámite de presentación y no se ha publicado en el Boletín Oficial del País Vasco; luego se dirán». En este sentido, la tramitación no es sencilla. La propuesta debe recibir en primer lugar el apoyo del Gobierno Vasco, que siempre ha manifestado su intención de apoyar la diferenciación de Rioja Alavesa dentro de Rioja aunque también aclaró con posterioridad que si había demanda y masa crítica suficiente haría lo que le pidiera el sector.

Tras una fase de exposición y alegaciones, el informe técnico deberá justificar que existe una vinculación objetiva de la propuesta con el origen de la denominación pretendida y además una diferenciación real respecto a la DOP existente, es decir, Rioja. Todo ello antes de que el documento sea estudiado por Bruselas, que es finalmente el competente para su aprobación.

En todo caso, el proceso se dilataría durante al menos varios meses con lo que su resolución quedaría pendiente para el nuevo Gobierno que salga de las elecciones en el País Vasco, previstas para el próximo mes de noviembre.

 

Ver Post >