La Rioja

img
Bodegas Familiares de Rioja se rebela contra la cuota de la Interprofesional del Vino de España
img
Alberto Gil | 15-03-2017 | 15:40

Las facturas que desde hace unos meses, vía correo electrónico, están recibiendo todas las bodegas por parte de la nueva Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) están empezando a provocar movimientos de cara a la presentación de impugnaciones y recursos ante los tribunales. De momento, la Asociación de Bodegas Familiares de Rioja (Provir) pretende exigir explicaciones por carta al Ministerio: «No tenemos información alguna de por qué tenemos que pagar», explica Eduardo Hernáiz, presidente de la agrupación. «Las Bodegas Familiares –continúa–, y creo que sucede lo mismo en todo el país con las pequeñas y medianas asociaciones, no hemos participado en la constitución de la Interprofesional ni se nos ha informado lo más mínimo, más allá de lo que hemos podido leer en la prensa o en los boletines oficiales a hechos consumados».

Bodegas Familiares de Rioja

Hernáiz lamenta que «las grandes empresas sigan decidiendo por todos en unas acciones sobre las que no tenemos nada claro los supuestos beneficios y más aquí, en Rioja, donde tenemos una Interprofesional en marcha desde el año 2004 y donde nuestro negocio se basa en el vino embotellado de calidad, precisamente en competencia con los vinos genéricos e industriales de grandes grupos bodegueros». El presidente de Bodegas Familiares recuerda en este sentido que «con nuestras luces y nuestras sombras Rioja sigue siendo el modelo a seguir en España y cada vez se vende más vino embotellado con denominación de origen, así que creo que algo tendremos que decir». «Desde luego –continúa–, entendemos que no se pueden hacer así las cosas, en despachos en Madrid con el lobby de la Federación Española del Vino (FEV) defendiendo sus propios intereses, y luego pretender que las pequeñas nos sumemos para pagar y asentir». «Quién nos garantiza –se pregunta– que un día no deciden asumir las competencias de plantación, o las de promoción de todo el vino español, y dejan a nuestra Interprofesional de Rioja sin funciones». La intención de Bodegas Familiares es pedir en primera instancia explicaciones al Ministerio y, en segunda, acudir a los tribunales si es necesario: «Vamos a ver qué repercusión tienen esas facturas que estamos recibiendo por correo electrónico, ni tan siquiera formalmente, y luego veremos si hay que ir a la Justicia española o incluso a la europea a defender nuestros intereses».

La Organización Interprofesional del Vino de España se constituyó el 30 de junio del año 2014 integrada por la FEV, por las Cooperativas Agrarias y los tres grandes sindicatos agrarios (Asaja, COAG y UPA). El 14 de julio del 2016, el Ministerio de Agricultura publicó una orden que regula la denominada ‘extensión de norma’, que obliga a pagar a todas las bodegas españolas que comercialicen vino unas determinados cuotas en función de su volumen. Al contrario de lo que sucede en Rioja, ni cooperativas ni organizaciones agrarias aportan a la Interprofesional española, por lo que será financiada exclusivamente por las bodegas. Las cuotas establecidas son de 0,23 céntimos por cada hectólitro comercializado embotellado y 0,065 en el caso del hectólitro vendido a granel.

En la práctica, las cerca de 700 bodegas activas en Rioja están recibiendo facturas, en la mayor parte de los casos mensuales, que alcanzan un importe de unos 200 euros para una comercialización de un millón de litros. La confusión entre las bodegas es importante: «La única notificación que hemos recibido –insiste Eduardo Hernáiz– es un correo electrónico en el que se nos dice que tenemos que pagar y entendemos que ni son formas ni tampoco hay fondo para justificar el pago». Estos días –varios meses después de las primeras facturas–, las bodegas están recibiendo también una carta firmada por el presidente de la Interprofesional, Ángel Villafranca, en la que se les informa de los ejes estratégicos que pretende seguir la Interprofesional y en la que se pone «a disposición para cualquier duda o información adicional que puedan necesitar». «Estamos también abiertos –continúa la carta– a las sugerencias que quieran trasladarnos sobre las actuaciones que van a llevarse a cabo».

La respuesta de la Interprofesional

«La extensión de norma compromete a todos y los pagos llegan ya al 75%»

Jaime Palafox es el gerente de la Organización Interprofesional del Vino de España y recuerda que «la extensión de norma compromete a todas las bodegas». Descarta que haya impagos generalizados y asegura que «el pago de cuotas alcanza ya el 75% en toda España».
– ¿Es consciente del rechazo que está provocando la Interprofesional entre pequeñas y medianas bodegas?
– De lo que somos conscientes es de que no hay una gran oposición. De hecho, el 75% de los pagos están al día. Existe una extensión de norma y, de momento, estamos siendo más o menos flexibles pero deberán pagar todos los operadores porque si no sería injusto con quienes lo están haciendo.
– ¿Hay desconocimiento?
– La Interprofesional lleva años gestándose y se ha informado a todos los operadores y, de hecho, las organizaciones de la Interprofesional están implantadas en prácticamente todas las denominaciones de origen, también en Rioja.
– En Rioja ya existe una Interprofesional. ¿No es una duplicación?
– Sé que es un argumento que se está utilizando, pero nosotros, de acuerdo con la Ley de Interprofesionales, entendemos que no la hay. En todas las interprofesionales que se han creado ha habido recursos pero hasta ahora nunca han prosperado.
– Las bodegas se quejan también de falta de información.
– Es cierto que hay 7.000 operadores en España y no se puede llegar a todos. Estuvimos en Aragón y queremos a ir a más zonas para presentarnos, entre ellas Rioja.
– ¿Cuáles son los fines de la Interprofesional?
– Nuestra principal labor es la promoción del consumo de vino en España. Tenemos unas cifras muy bajas, la mitad que en Francia o un tercio por debajo que en Italia. Estamos elaborando un plan estratégico y esperamos comenzar acciones para el verano. La Interprofesional es necesaria para todo el sector y, cuando se trata de una rama económica tan importante como el vino, entiendo que es positivo la unión y la participación de todos en un objetivo común: mejorar el consumo responsable de vino. Creo que dicho objetivo lo compartimos todos.