La Rioja
img
Viticultura al extremo: Rioja Alta tras la helada
img
Alberto Gil | 09-08-2017 | 16:50

Mientras los tempranillos más precoces están casi listos en el extremo oriental de Rioja, en el límite occidental aún están enverando. La heterogeneidad madurativa por parcelas e incluso por cepas marca una de las campañas más difíciles en La Rioja Alta.

A la izquierda, tempranillo casi listo de Aldeanueva. A la derecha, un racimo de La Rioja Alta más occidental y, junto a éste, otro en la misma cepa cuyos granos aún no han comenzado a cambiar de color, lo que muestra las diferencias madurativas extremas.

A la izquierda, tempranillo casi listo de Aldeanueva de Ebro. A la derecha, un racimo de La Rioja Alta más occidental a medio enverar y, junto a éste, otro en la misma cepa cuyos granos aún no han comenzado a cambiar de color, lo que muestra las diferencias madurativas extremas.

Habitualmente poco tiene que ver la situación del viñedo de un extremo al otro en una denominación tan amplia como Rioja que alcanza ya las 65.000 hectáreas de viñedo. En cualquier caso, en esta ocasión, la diferencia es prácticamente extrema y, mientras los tempranillos de la zona oriental están cada vez más cerca de estar a punto, en La Rioja Alta en algunas zonas acaba de comenzar el envero (40 días hasta la vendimia) y, sobre todo, el desequilibrio madurativo por fincas, parcelas y cepas es impresionante: «La heterogeneidad está incluso en cada cepa, con racimos medio enverados y otros que no han comenzado», explica Miguel Ángel de Gregorio, bodeguero de Briones (Finca Allende), una de las zonas más afectadas por la helada de San Prudencio. «Es una campaña difícil y lo será también en vendimia; lo ideal sería hacerla en varias pasadas, pero es complicado técnicamente porque hace falta capacitación profesional y económicamente es también muy caro». En cualquier caso, De Gregorio confía en que las maduraciones vayan equilibrándose: «En la zona esperamos vendimiar sobre el 20 de septiembre y lo cierto es que, al haber poca uva, las plantas retrasadas por la helada están tirando, por lo que esperamos corregir al menos parcialmente la irregularidad actual».

Las previsiones de Bodegas Muga (Haro) se sitúan también para mediados de septiembre, aunque para los blancos: «Las uvas blancas, en general, están recuperando el retraso rápido, pero los tempranillos heladas de la zona más occidental siguen yendo despacito, aunque al haber poca carga de uva esperamos que arranquen», explica Isaac Muga, responsable de viticultura de la bodega. «Todavía no ha acabado el envero –continúa–, con lo que quedan por lo menos cuarenta días».

Muga confirma que el ‘corte’ entre las diferencias madurativas lo sigue marcando Torremontalbo (el Najerilla), la ‘raya’ de la helada: «En zonas como Uruñuela, Nájera o Fuenmayor se vendimiará pronto, para mediados de septiembre seguro, pero en la zona alta habrá que ir incluso a tres ritmos: con las viñas no heladas, las de daño intermedio y las más afectadas». Muga trabaja también la zona del Najerilla, donde «garnachos y blancas se están recuperando bien, por lo que es posible haya incluso un pelín de adelanto». Eso sí, la heterogeneidad madurativa está garantizada, aunque Isaac Muga no tira la toalla: «Soy más optimista que hace unos días y puede haber buena calidad, sobre todo si no vendimiamos como ‘locos’».