La Rioja
img
Guillermo Aranzábal: «Que un vino esté más o menos tiempo en bodega no implica por sí más calidad»
img
Alberto Gil | 28-09-2017 | 18:30

75 años. Viña Ardanza, la marca más emblemática de Bodegas La Rioja Alta, SA, tiene el mérito de compartir el paladar y el gusto de varias generaciones. En la actualidad, la referencia supone el 30% de los ingresos de la compañía vitivinícola -con bodegas, además de la matriz de Haro, en Labastida (Torre de Oña), Rías Baixas (Lagar de Cervera) y Ribera del Duero (Aster)-: «Es la etiqueta que nos ha dado a conocer en el mundo», explica Guillermo de Aranzábal, presidente de la compañía. Viña Ardanza cumple, hoy precisamente, 75 años desde el registro comercial de la marca y la bodega, La Rioja Alta, SA, que fue fundada 52 años antes (en 1890), se está volcando en presentaciones y catas, además de lanzar una colección privada de este vino de Rioja con estilo propio.

-¿Qué significa Viña Ardanza para el grupo La Rioja Alta?

-Es, desde luego, nuestro buque insignia. Nos ha abierto puertas en todo el mundo, hasta el punto de que un tercio de toda la facturación del grupo procede de ese vino. Mucha gente sigue pensando que la bodega, La Rioja Alta, se llama Viña Ardanza.

-Desde su origen, el vino permanece fiel al ‘coupage’ de tempranillo de La Rioja Alta y Alavesa con garnacha de La Rioja Baja. ¿Por qué la garnacha?

– En aquellos tiempos en Haro las bodegas elaborábamos clarete con tintos de tempranillo de La Rioja Alta. La garnacha es una variedad más complicada de cultivo, pero nos aportaba fruta, color y estructura y una conjunción perfecta con los tempranillos. Para nosotros es fundamental y, en este sentido, hace unos años compramos unos viñedos en La Pedriza, en Tudelilla, de donde creemos que podemos obtener las mejores garnachas de Rioja para garantizarnos el aprovisionamiento.

-¿Qué ha pasado con la garnacha? ¿Por qué históricamente la hemos denostado?

-Es una variedad que no es fácil cultivar y que muchos años liga mal en floración, por lo que muchas cepas terminaron arrancándose. Para nosotros es básica para el Viña Ardanza como variedad de ‘coupage’. Es una pena porque es una uva de Rioja de siempre, incluso fue mayoritaria, pero afortunadamente ahora se la está volviendo a valorar. El mundo del vino va por ciclos y, por ejemplo, La Rioja Alta pasó también años difíciles cuando buena parte de la crítica no apreciaba nuestros estilo de vinos elegantes y complejos.

-Pero también evolucionan sus vinos…

-Por supuesto. A nosotros nos gusta denominarnos nuevos clásicos. Nuestros vinos no son los únicos que podemos hacer, pero sí los que queremos hacer. Por supuesto, ahora, y también en el Viña Ardanza, tenemos vinos más frescos que hace unas décadas, pero el final sigue siendo muy clásico, en el sentido de elegancia y sedosidad.

-¿Qué es más difícil hacer vinos ‘clásicos’ o ‘modernos’?

-Es más difícil hacer buenos vinos clásicos. Están mucho más tiempo en bodega, con crianzas y trasiegos y, por tanto, tienen mucho más tiempo para ‘estropearse’. Los vinos ‘modernos’, si pueden llamarse así, se basan casi en exclusiva en la calidad de la uva y del terruño en sí. En nuestro caso, además hay que sumar la crianza.

– Parker nos redescubrió la garnacha hace unos años y, en su caso al menos, EEUU redescubrió también los buenos clásicos de Rioja…

– Para nosotros EEUU es nuestro primer mercado. Vendemos más vino en Nueva York que en Bilbao, para que se haga una idea. Creo que el consumidor americano aprecia nuestro estilo y nuestra trayectoria.

-¿Cómo ve Rioja?

-Rioja sigue teniendo un prestigio internacional grande, único entre la enología española. Pero sí estoy de acuerdo en que no es lo mismo San Adrián que Laguardia ni Ausejo que Haro. Entiendo que hay consumidores que quieren conocer más y eso hasta ahora Rioja no lo ha ofrecido y debería comenzar a hacerlo. De todas formas, creo que sigue siendo una marca con un potencial tremendo.

-¿Es partidario entonces de la diferenciación de vinos?

-Sí, aunque no sé si el origen o la elaboración es más importante. Tampoco creo que las nuevas figuras, como viñedos singulares, tengan por qué tener más calidad que vinos que mezclan varias parcelas o incluso zonas. Son vinos diferentes que no tienen por qué ser mejores y llevamos tiempo demostrándolo. El vino de pago existe desde hace tiempo y no ha demostrado tener más calidad.

-¿Necesita Rioja ‘tocar’ también las categorías reserva y gran reserva?

-Sí. El mero hecho de estar menos o más tiempo en bodega no implica calidad. Si un vino no tenía calidad en su origen tampoco la tendrá luego. En nuestro caso, nos avalan nuestras marcas y nuestra trayectoria por lo que ver reservas y grandes reservas a tan bajo precio no nos afecta realmente, pero sí que afecta a la mayoría de Rioja y habría que hacer cambios en ese sentido. Deberían ser realmente vinos de más imagen y calidad que lo que son generalmente.

-¿Cómo cuadraría el círculo de la diferenciación en Rioja entre los vinos de viñedos singulares y los grandes clásicos?

-Entiendo que es complicado. Hay grandes vinos de paraje y hay grandes vinos de coupage como el Viña Ardanza. Al final están las marcas. De la misma forma que en 1855 en Francia la clasificación de bodegas se hizo por precio, por reconocimiento del mercado, deberíamos buscar una fórmula que reconozca la trayectoria y el prestigio de las marcas.

-¿Y la ‘vendimia helada’ qué tal?

-De calidad, muy buena, mejor de lo esperado, pero de cantidad, muy mala. Nosotros estamos cogiendo un 50% menos de un año normal, no digo respecto al año pasado que fue muy bueno en cantidad, sino sobre un año normal.