La Rioja
img
Luis Gutiérrez: “El cambio en Rioja es difícil, pero de alguna manera hay que empezar”
img
Alberto Gil | 01-12-2017 | 10:14

Luis Gutiérrez, en una imagen de Gabriel Villamil (El Norte de Castilla)

Luis Gutiérrez, en una imagen de Gabriel Villamil (El Norte de Castilla)

El pasado es el futuro. Es la principal conclusión que el lector puede extraer de ‘Los nuevos viñadores’, la reciente publicación de Luis Gutiérrez, el prescriptor más importante para el vino español que cada año actualiza la ‘lista Parker’. En su nuevo libro, obviando las puntuaciones y la crítica de vinos, profundiza en los perfiles humanos de catorce ‘viñadores’ multigeneracionales que, a juicio del autor, protagonizan un movimiento imparable de recuperación de la autenticidad del viñedo español. Entre ellos, el bodeguero ‘riojano’ Telmo Rodríguez.

– Sugiere en su libro que estamos ante una ‘revolución’ del vino español con 14 perfiles de ‘viñadores’. ¿Habrá un ‘antes y un después’?
– Más que una revolución yo hablaría de una evolución. No creo que haya un punto de ruptura, sino una transformación gradual a la que poco a poco se van uniendo más viñadores.
– ¿Hay una nueva generación comprometida con estos principios del terruño, del viñedo auténtico, del paisaje y la supervivencia de los pueblos que garantiza esta ‘revolución’?
– Creo que sí. Estas cosas siempre empiezan desde un grupo limitado y poco a poco va creciendo. Pienso además que es el camino al futuro, no una moda. Se está llegando a la esencia de los lugares y los vinos que producen.
– Me imagino que no es fácil elegir catorce perfiles. ¿Qué le ha guiado para la elección?
– Claro, han sido estos catorce, pero podrían haber sido otros. Siempre hay una limitación de espacio y tiempo, y luego una de las cosas importantes que quería era cubrir la mayor parte de la geografía vitivinícola de España, por lo que he descartado otra gente que trabaja de forma similar pero en las mismas zonas que los que aparecen en el libro.
– El hombre más ‘influyente de los puntos’ decide no hablar de puntos y contar historias más personales. ¿Por qué?
– Yo me considero un escritor de vinos más que un catador;me interesa el contexto de los vinos, las historias personales, la cultura, el paisaje, todo aquello que ayuda a comprender lo que hay dentro de una botella. Tengo unos requerimientos de trabajo, catar y puntuar, pero que complemento escribiendo de todo lo demás. Lo que pasa es que mucha gente se queda en las puntuaciones, que para mí no son lo mas importante.
– Sus puntos significan ventas (y muchas). ¿Cómo lleva esa responsabilidad?
– Yo creo que los grandes vinos se venden solos y el mercado termina poniendo a cada uno en su lugar. Pero si yo puedo llamar la atención sobre lo que considero que es bueno y eso ayuda a que más gente vaya en esa dirección, me parece positivo.
– ¿El futuro es el pasado? ¿Qué significa?
– Significa que es necesario valorar lo que tenemos, nuestras tradiciones, regiones, uvas, etc. Significa desnudar a los vinos de los excesos recientes y volver a la esencia de los lugares, recuperando esas tradiciones, regiones y variedades de uvas. Muchas veces no es necesario reinventar la rueda.
– ¿Cómo ve el momento actual del vino español?
– Apasionante. Estamos en un cambio continuo, en búsqueda de la identidad de muchas zonas, en un momento de recuperación en el que empezamos a creer en lo que tenemos, y ver que puede ser de clase mundial.
– ¿Hay marcados ya claramente dos modelos en el vino español: uno industrializado y otro ‘emocionante’ y comprometido?
– Sí, aunque la frontera a veces es borrosa, no es todo blanco o negro. La calidad del vino es una pirámide, lo quieran o no.
– ¿Son compatibles, incluso son necesarios, estos dos tipos de modelo de negocio del vino?
– Sí, son compatibles y necesarios para cubrir distintas necesidades y distintos tipos de mercados. Pero siempre se puede subir el listón medio.
– ¿Cuál es el error histórico? ¿Por qué España ha tardado tanto en empezar a mirar a sus viñedos?
– Creo que por la historia del país. Veo cierto paralelismo con Chile o Argentina, donde también están a la búsqueda de la identidad de los lugares, a pesar de que lleven siglos produciendo vino. En España la cultura incipiente de Rioja y Jerez se interrumpió y no regresó hasta los años 80 del siglo pasado, pero luego nos sumergimos en una década de excesos de maduración, extracción, madera o precios de la que estamos saliendo con esa búsqueda de la identidad.
– Hay, evidentemente, un movimiento que mira en la actualidad hacia el terruño, hacia la autenticidad y la originalidad. ¿Cómo ve Rioja en este sentido?
– Como en todos los sitios, el ser humano es el último eslabón en la cadena. Los sitios tienen el potencial, que no se verá realizado si no hay una persona que tenga esa idea en la cabeza. Todo depende de cuanta gente con esas ideas haya en cada zona. En Rioja, por su potencial y su tamaño, debería haber más personas trabajando en esa dirección.
– Rioja ha tomado decisiones, en algunos casos tímidas, para potenciar el origen de los vinos, los viñedos, como los viñedos singulares o los vinos de pueblo ¿Cómo ve este cambio en una denominación que históricamente se ha distinguido por elaborar vinos de mezcla, de zonas y variedades?
– Es un cambio difícil, pero de alguna manera hay que empezar. Pero no olvidemos que el primer cambio tiene que estar en los vinos en sí, que son más importantes que las normas. Pero también está claro que las normas pueden ayudar o entorpecer el desarrollo y la comunicación de todo ello.
– Las bodegas históricas siguen sin ver con buenos ojos la nueva categoría de ‘viñedos singulares’. ¿Cree que es compatible y una apuesta acertada en una región como Rioja?
– No lo tengo tan claro; muchos de los nombres históricos son nombres de viñedos, así que no hay más que mirar hacia atrás… En una región tan grande y diversa como Rioja hay espacio y necesidad para diferentes categorías y negocios.
– ¿Cree que la diversidad de Rioja es el gran diamante en bruto por explotar?
– Por supuesto que la diversidad es una gran ventaja competitiva. Pero de nuevo, ese potencial lo tiene que realizar personas.
– Me dicen bodegas de La Rioja Baja que echan en falta una mayor atención por parte de los grandes prescriptores. ¿Cómo ve el futuro de esta comarca? ¿El futuro es el pasado (la garnacha)?
– Como decía, cuando hay grandes vinos se presta atención. Pero hay que hacerlos. Potencial, desde luego, hay y mucho.
– Decía usted en algunos de sus reportajes sobre Rioja que echaba de menos gente joven que se decidiera a dar el paso hacia la comercialización. ¿Sigue pensando lo mismo o está ya saliendo gente dispuesta a embarcarse en la aventura de la elaboración y comercialización?
– Creo que siguen siendo pocos, aunque es cierto cada vez son más. El tema es que no solo hay que embarcarse en una aventura, sino tener clara una idea de calidad y pasión por el viñedo, el paisaje, las tradiciones y los grandes vinos del mundo.
– ¿Cómo va con su próximo Reportaje sobre Rioja? ¿Tendremos sorpresas significativas?
– Todavía no logro adivinar el futuro, así que, como no he empezado todavía a trabajar en mi próximo artículo de Rioja, que se publicará a final de febrero, todavía no te puedo decir nada concreto…