La Rioja
img
Autor: albertogil
Pablo Franco: “Los controles de producción han venido para quedarse”
img
Alberto Gil | 04-04-2017 | 5:43| 0

El director técnico del Consejo Regulador, Pablo Franco, reiteró la semana pasada ante una representación mayoritaria de viticultores que los controles de rendimientos –que provocaron los precintados de remolque en la pasada vendimia, las cartas de aviso de descalificación y el aumento de las inspecciones de viñedo– «han venido para quedarse». Franco no ha parado de recorrer pueblos desde que llegó al Consejo hace poco más de un año para explicar que con la nueva legislación es su departamento el que está auditado externamente y quien debe demostrar que las cosas se hacen bien. En este sentido, puso de manifiesto que, pese a ser gallego, conoce a la perfección el carácter riojano: «Me di cuenta de que el primer deporte nacional no es el fútbol, sino la queja…; y el segundo, la reclamación…; y el tercero, la opinión». «Somos ‘quejólogos’, ‘reclamólogos’ y ‘opinólogos’, pero no nos damos cuenta de que tenemos grandes profesionales en las bodegas, en las viñedos y que somos capaces de hacer grandes vinos».

Franco, uno de los ponentes de la jornada organizada por ARAG-Asaja ‘El valor de Rioja está en sus principios’, dejó claro también que, más allá de los cumplimientos técnicos, los cambios en que se haya inmerso Rioja van en una única dirección para valorar los viñedos: «La calidad se centra en el origen, en las viñas y ha llegado el momento de reivindicar dicho protagonismo», en referencia a las nuevas categorías de ‘Viñedos singulares’ y ‘Vinos de municipio’ que ultiman las asociaciones en el Consejo Regulador.

Los argumentos de Franco se vieron secundados por la visión de los casos de éxito que representan Marcos Eguren (Sierra Cantabria), Álvaro Palacios (Palacios Remondo) y Agustín Santolaya (Roda). Los tres bodegueros dejaron claro que una denominación genérica sin más distinciones ya no sirve para aspirar a los mercados de precio y, aunque con algunas diferencias, sí coincidieron en que es necesario categorizar los mejores vinos y los mejores viñedos de Rioja: «Aquí no sobra nadie, todos somos necesarios y, aunque tenemos viñas de calidad media superaceptable, necesitamos algo más», explicó Marcos Eguren. «Ahora bien, con botellas a dos euros, y sin distinción alguna dentro del paraguas Rioja, es imposible», añadió.

En la misma línea, Agustín Santolaya recordó que «aunque partimos de una situación de éxito podría ser mejor». «El primer paso –agregó– sería cumplir con nuestra propia normativa de producir un máximo 6.500 kilos, no por explotación sino por parcela». Álvaro Palacios señaló que «no podemos permitirnos quedarnos al margen de lo que exige el mercado elitista, que pide una ordenación más concreta y geográfica de uvas y viñedos». Palacios animó a los viticultores a perder el miedo a los vinos de pueblo, que insistió en que deben ser los cimientos de todo este proceso de diferenciación, porque «no sabemos nada todavía de esta Rioja auténtica y a lo mejor resulta que Alfaro es mejor que Haro…; no hay que dar nada por hecho».

Ver Post >
La tinta de Rioja: 88 céntimos por 5 años
img
Alberto Gil | 30-03-2017 | 5:36| 0

La operación, con la agrupación de viticultores de Fuenmayor, por 5,5 millones de kilos, es una de las que marca la referencia en los precios de campaña

El mayor comercializador de vino de Rioja, Pernod Ricard Bodegas (Campo Viejo y AGE), ha suscrito una importante operación para garantizarse el abastecimiento de uva en los próximos cinco años con la agrupación de viticultores de Fuenmayor. Un acuerdo que empieza a marcar, desde ya, los precios para la siguiente campaña y venideras. El contrato, que renueva al alza otros firmados con anterioridad por las mismas partes, amplía a cinco años la relación comercial y marca precios base tanto para la uva tinta como para la blanca: en el caso de las uvas negras, el acuerdo contempla un precio de 0,875 euros el kilo como referencia, más 10 céntimos (0,885) en función de un plus de calidad de la uva y con un 25% variable a la evolución del mercado.

Para las uvas blancas, el precio queda fijado en 0,745 euros el kilo, también con un plus de calidad hasta 0,755 y el 25% variable, una cifra importante toda vez que desde el año pasado están entrando en producción cantidades importantes de uva de las nuevas plantaciones y garantiza que no habrá un desplome del mercado, salvo ‘accidentes’ imprevistos: «Es un buen acuerdo a largo plazo, que consideramos interesante para nosotros, como viticultores, pero también para Rioja», apuntan fuentes del grupo de productores que han suscrito el contrato.

En este sentido, esta operación, por unos 5,5 millones de kilos de uva cada campaña, es una de las que el sector toma como referencia, hasta hace unos años para las liquidaciones completas de cosecha y, desde la entrada en vigor de la Ley de la Cadena Alimentaria, para fijar las variables normalmente asociadas a la evolución del mercado. Pernod Ricard Bodegas es la compañía lidera en comercialización de Rioja y el acuerdo es muestra del compromiso con la estabilidad de los precios: garantiza un margen claro de rentabilidad al viticultor y dificulta la vida a los denominados ‘francotiradores’.

Ver Post >
Maravilloso desconcierto
img
Alberto Gil | 28-03-2017 | 1:42| 0

Con mucho orden, y al mismo tiempo mucho ‘desconcierto’, el prescriptor Juancho Asenjo presentó ayer quince vinos de la Asociación de Bodegas Familiares de Rioja como la primera cata de vinos municipales de la región vitícola. Era una fecha especial, el XX aniversario de la Fiesta de Presentación de Añada de la asociación –por la tarde las bodegas volvieron a mostrar los vinos de la última cosecha de la sociedad riojana– y el salón de banquetes del Riojafórum se llenó de sumilleres, distribuidores y prescriptores para conocer esa ‘nueva’ Rioja diversa en la jornada matinal: «En Rioja existían los vinos por municipios en el siglo XIX, como en las principales regiones del mundo, aunque se localizaban por la ubicación de las bodegas, de los edificios, en lugar de por los viñedos». «Éste es el juego ‘perverso’, que hemos planteado».

Riojas de Pueblo

Una pequeña ‘trampa’ pero sin cartón que estaba en el cuaderno de cata de la Asociación de Bodegas Familiares: un mapa con la localización de las bodegas por sus municipios, aunque no todos de los 15 vinos seleccionados los elaboran también con viñedos del pueblo donde se asientan. Asenjo comenzó con dos blancos, una maturana del entorno de Logroño y una viura de Labastida. A continuación, vino la tanda más ‘coherente’ con el concepto geográfico: cuatro garnachas muy distintas, de la mediterránea y explosiva de Yerga a la ‘prima hermana’ de Tudelilla, la continental del Najerilla y la extrema y ‘afilada’ del límite en el río Oja.

Asenjo siguió un estricto orden geográfico, por comarcas fluviales, de este a oeste y norte a sur, pero no ‘concertó’ con intención los estilos de vinos: tras las garnachas, presentó dos contundentes vinos, un graciano del entorno de Calahorra y Andosilla y una maturana tinta del Alto Najerilla, que se adelantaron a los siete últimos tempranillos. «Me gustan los vaivenes, las subidas y bajadas como la vida misma, así que nadie espere una cata convencional», explicó el prescriptor.

Con los siete tempranillos, Asenjo obvió también los métodos de elaboración, mezclando un maceración carbónica con un gran reserva, un vino de crianza, reservas y otros ‘genéricos’. Al fin y al cabo, era una cata formativa de variedades y territorios: «Lo ‘nuevo’ de Rioja son los buenos viñedos que existen desde siempre y han estado ocultos, así como el concepto de bodega familiar, la relación directa entre el viticultor, la familia y la historia», valoró el veterano prescriptor Carlos Delgado, asistente a la cata.

Así fue la iniciativa reivindicativa de Bodegas Familiares de Rioja, de la diversidad geográfica de la región vitícola, pero también de una forma de vida: «Detrás de todo esto están pequeñas bodegas, en muchos casos agricultores que decidieron invertir para elaborar sus propios vinos, que viven en los pueblos, crean empleo y son la auténtica esencia de Rioja», afirmó Eduardo Hernáiz, presidente de la asociación.

Ver Post >
Viaje a las raíces más íntimas de Rioja
img
Alberto Gil | 21-03-2017 | 10:43| 0

Juancho Asenjo dirige el lunes 27 la primera cata de ‘Riojas de pueblo’ con la Asociación de  Bodegas Familiares

El prescriptor, que presentará 15 vinos sin etiquetas, a ciegas, asegura que «la DOC tiene aún muchos diamantes en bruto por explotar» 

Con el cartel de ‘no hay billetes’ –150 plazas exclusivas para profesionales– y un inusitado interés, que trasladará a Logroño a decenas de sumilleres de todo el país, incluido el equipo completo de Akelarre y varios restaurantes con estrella Michelin, vinotecas, así como medios de comunicación de ámbito nacional (El País, El Mundo, Sobremesa, Planeta Vino, Spanish Wine Lovers…), el prescriptor Juancho Asenjo dirige el próximo lunes 27 de marzo la primera cata de ‘Riojas de pueblo’, organizada por la Asociación de Bodegas Familiares: «Conoceremos municipios, variedades y suelos, pero sin saber la marca de los vinos…, puro hedonismo y disfrute de espléndidos vinos con una charla apasionada sobre la historia del vino español del siglo XIX y el nacimiento del vino de calidad», aventura.

El ‘menú’ preparado por Asenjo, inédito hasta la fecha, propone viajar por todos los extremos de la región vitícola, con vinos de variedades autóctonas, históricas y nuevas, y con múltiples comportamientos marcados por diferentes terruños: «A ciegas totalmente, una cata en la que no haremos ‘prisioneros’», avanza entre risas.
Asenjo asegura que «Rioja tiene muchos diamantes en bruto por explotar»: «Su historia y tradición, una extraordinaria riqueza de suelos, variedades asentadas y otras por desarrollar, comarcas con personalidad propia y un factor humano cada vez más preparado». El prescriptor, formador de formadores de la sumillería española, no oculta su satisfacción por el éxito de la convocatoria: «Me hace pensar que todavía es posible un ‘golpe de mano’ a la situación del vino en España; creo que los asistentes descubrirán otra Rioja presente sin hacer ruido, que cuando la unes multiplica su mensaje de forma directa y profunda».

Asenjo ha seleccionado quince vinos de Bodegas Familiares de Rioja para profundizar en esa idea de la diferenciación comarcal, incluso municipal de los vinos:«Iremos de punta a punta, con la idea de recuperar un significado histórico; los vinos con el pueblo escrito en la etiqueta eran una costumbre arraigada en la primera mitad del siglo XIX en Rioja como en la Champaña, Burdeos, Borgoña o Piamonte, con la diferencia de que aquí acabó primándose la ubicación de la bodega en lugar de los viñedos, pero la identidad la muestran las viñas no la localización geográfica de sus edificios». «Priorato y Bierzo –continúa– están trabajando bien en ese sentido de recuperar la identidad de los pueblos y espero que Rioja se una pronto».
En este sentido, Asenjo conoce cómo están en la actualidad las negociaciones del Consejo Regulador para desarrollar nuevas categorías de vinos como ‘viñedos singulares’ o los ‘vinos municipales’: «Se presiente una guerra interna de gran calado en las entrañas de la denominación; en el camino hay muchas zanjas y los que siguen queriendo vender millones de botellas a menos de tres euros quieren emular al Gatopardo de Lampedusa: cambiar todo para que todo siga igual, pero Rioja siempre ha sabido responder a los desafíos de cada época y estoy convencido de que ahora también lo hará porque se está ‘desangrando’ por varios frentes».

En este sentido, se muestra abiertamente partidario de abundar en los cambios legislativos en que se está trabajando para «identificar los mejores suelos, los viñedos más cualificados y para comenzar a hablar de origen realmente». «Pidamos lo imposible, como rezaba aquella pintada en los muros de la Sorbona en el mayo del 68». En cualquier caso, Asenjo entiende que tampoco hay que dar la espalda a la historia: «Los buenos Riojas siempre fueron vinos de excelentes pagos mezclados de uno o varios municipios, pero todos estos vinos son complementarios». «Ahora bien –continúa–, lo primero que tiene que hacer Rioja es cumplir su asignatura pendiente, su propia normativa: Respetando los rendimientos máximos de 6.500 kilos marcados por el Consejo Regulador, únicamente con eso, sería imbatible y ofrecería una calidad media excepcional».

El prescriptor considera que «deben cohabitar la industria y la artesanía y que Rioja se encuentra ante el desafío de hacer convivir dos velocidades, dos modelos de negocio». «No hay futuro sin los ‘grandes’, pero menos aún sin los pequeños y medianos». En todo caso, insiste en ser optimista: «Jamás en España se ha hecho tanto vino de calidad en tantas zonas diferentes; con esta generación hay que ir hasta las últimas consecuencias».

Preludio de la futura normativa para los ‘nuevos Riojas’
El éxito de la cata de vinos de pueblo organizada por Bodegas Familiares de Rioja tiene mucho que ver con la expectación con el que el sector sigue en todo el país los avances legislativos que el conjunto de las asociaciones ultiman en el Consejo Regulador. A los ‘Viñedos Singulares’ se unirá el impulso a las subzonas y el desarrollo de las entidades geográficas menores: los vinos municipales. Las negociaciones se encuentran bastante avanzadas y, en cuestión de pocos meses, Rioja dejará de diferenciar únicamente los vinos por tiempos de su estancia en madera.

Ver Post >
Federación Española del Vino, dígame…
img
Alberto Gil | 17-03-2017 | 12:00| 0

A propósito de la factura de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) llaman la atención algunos detalles: cooperativas y organizaciones agrarias forman parte de la misma, pero, a diferencia de cómo sucede en Rioja (la única interprofesional del vinos de España), únicamente son las bodegas las que pagan. Está claro que es la Federación Española del Vino la impulsora de la OIVE, pero son todas las bodegas, asociadas o no, las que aportan por extensión de norma aprobada por el Ministerio de Agricultura.

El fin fundamental de la nueva entidad es la promoción del consumo de vino, frente a la cerveza, refrescos u otras bebidas. Nada que objetar pero no me resisto a contar una pequeña anécdota. Si llamáis al teléfono de contacto de la Interprofesional del Vino de España un/a operador/a le atenderá: “Federación Española del Vino, dígame…”

Ver Post >