La Rioja
img
Etiqueta: paseo
El necesario paseo del perro
img
Rosa Roldán | 15-05-2017 | 15:07 |0

Tu perro debe salir todos los días de la semana, tres veces al menos y el tiempo suficiente para que haga ejercicio. Y salir significa salir. No vale bajarlo al parque cercano y sentarnos en el banco a jugar con el móvil mientras permanece atado a nuestro lado, en un radio de acción de dos metros. Por supuesto, tampoco vale usarlo como excusa para bajar a la cafetería y dejarlo amarrado a la farola de enfrente, mientras tomamos un café.

 

Salir a pasear con él, significa que ambos disfrutáis del paseo. Si eres de los que le gusta practicar deporte con tu perro, recuerda reservar un espacio siempre para que el animal tenga tiempo suficiente para hacer sus necesidades y ejercer de perro, olisqueando y revisando el terreno.

 

Además de ejercicio físico, los perros necesitan activar su mente e iniciarse en los principios de educación canina básica como una forma de aprender a comportarse en sociedad. Y eso, supone tiempo y dedicación, en algunos casos mucho tiempo, además de unos mínimos conocimientos por tu parte, para comprender su conducta.

 

Van es uno de nuestros alumnos graduados en el Programa Ciudadano Canino Ejemplar y un ejemplo de perro activo y en

Ver Post
La importancia del paseo
img
Rosa Roldán | 10-05-2017 | 07:15 |0

El paseo debe ser una parte importante de la relación del propietario con su animal y por eso es importante practicar para que el animal acepte la correa desde el primer momento. En caso contrario, el paseo se convierte en una actividad poco placentera. Si el perro responde, debemos corresponderle y, una buena forma, es darle la oportunidad, al menos una vez al día, de ir suelto por zonas apropiadas para ello, de forma que pueda correr libremente y descargar la energía acumulada.

En este aspecto, es preciso “vestir” adecuadamente al nuestro perro para los paseos con un buen collar cómodo y de su medida, una buena correa de la largura adecuada y una chapa identificativa con nuestro teléfono por si se despista. Aunque el chip es obligatorio en todo el territorio español, este tipo de placas pueden ayudar a recuperar al animal rápidamente.

Ofrece alternativas atractivas a tu perro: Una salida al campo, un paseo por el monte o una visita a la piscina para perros o un estanque limpio suponen un aliciente además de un ejercicio estupendo para sus articulaciones y el corazón.

Ver Post
De perros, paseos y correas
img
Rosa Roldán | 04-04-2017 | 06:14 |0

Si nuestro perro es de los que se activa paseando con la correa, cuando se enfrenta a otros perros o a personas, deberíamos prever con antelación dichas situaciones para prepararlas e incluso evitarlas, mientras nuestro perro aprende a gestionarlas de forma adecuada. Quizá es un animal que no ha sido socializado con otros perros pero, en cualquier caso, lo mejor es trabajar con seguridad. Lo ideal sería trazar círculos amplios que ofrezcan una mayor distancia de seguridad a nuestro perro. Recordemos que los perros jamás se acercan a otros perros de frente. Lo cortés es trazar un semicírculo para hacer un acercamiento progresivo. Sin embargo, a veces las aceras no permiten este tipo de maniobras y hay que optar por otras alternativas.

 

Si empieza a tirar frente a otros perros, no debemos dejarle enfrentado a ellos con la correa tirante y nosotros sujetando desde atrás, pues se protege con la correa y se crece ladrando y gruñendo como si le fuera la vida en ello. En estos casos, debemos mantener la calma, mantenernos al lado de nuestro perro (acortando la correa todo lo necesario) para protegerlo a él y a los demás, atrayendo su atención hacia nosotros y, en

Ver Post
…“Tranquila, mi perro no hace nada”
img
Rosa Roldán | 19-01-2017 | 08:08 |0

En el paseo de esta mañana, me ha sucedido una de esas situaciones donde te viene un perro de frente y varios metros por detrás, el propietario te dice eso de… “tranquila, que no hace nada”.

No tengo miedo a los perros pero reconozco que, para una persona que les tenga respeto, impone (y mucho) que te vengan de frente 30 kg de pelo, patas y dientes con ánimo de jugar, sí, pero carentes de control.

Pues eso ha pasado esta mañana temprano y se ha llevado por delante a Cata que, al no entender la situación, ha salido corriendo hasta que la he llamado y ha parado en seco, dándome la posibilidad de recuperarla y ponerle la correa.

En realidad la mayoría de estos perretes que llegan así, no tienen ánimo de hacer daño (entiendo que nadie suelta a su perro si no confía en él) pero, al no controlar su fuerza, pueden mostrarse impulsivos y brutos con otros perros y, aunque su intención suele ser simplemente la de pasar un buen rato, por lo general resultan tan invasivos que acaban incomodando o asustando al otro animal, provocando situaciones tensas, o incluso algún conflicto si el otro animal responde en ese momento.

Ras, por ejemplo, tolera a muy pocos perros que

Ver Post
Eligiendo material de paseo
img
Rosa Roldán | 08-07-2016 | 07:16 |0

Cuando enseñamos a pasear a un perro, preferimos las correas fijas (de un par de metros de longitud), a las extensibles o enrollables por varios motivos.

En primer lugar, porque las últimas, ayudan al perro a estar lejos de nosotros y le enseñan a “tirar” más aún. Al sentir tensión constante en el cuello, el perro no aprende cuando lo está haciendo bien (es decir cuando camina sin tensión). La misma presión que ejerce la correa extensible en sentido contrario, anima al perro a tirar aún con más fuerza para obtener más espacio. El tirón constante en el cuello del animal puede causar la aparición de microlesiones que pueden derivar en problemas mayores con el tiempo. Además, el perro se ve reforzado y recompensado por tirar y sigue tirando puesto que, de este modo, recibe más correa. Este tipo de correa y, sobre todo, la distancia que pueden separarles de nosotros, favorece que se descontrolen fácilmente, llegando a doblar las esquinas sin previo aviso, cambiando de dirección de forma repentina o lanzándose detrás de cualquier cosa que les llame la atención.

Otro motivo que nos desanima en el uso de las correas extensibles es lo frecuente que resulta que se

Ver Post
Vuelta al cole con tu perro y Greta en busca de un hogar
img
Rosa Roldán | 11-01-2016 | 09:53 |0

Simplificando mucho la Teoría del aprendizaje, los perros repiten los comportamientos que implican algún tipo de refuerzo y tienden a desistir de aquellos que no le suponen ninguna gratificación. En ocasiones, el entorno o la misma familia refuerzan la mala conducta de nuestro perro, aunque nosotros no busquemos ese objetivo. Por ejemplo, llevas semanas trabajando para que tu cachorro deje de saltar encima de la gente, puesto que ahora es pequeño pero, cuando llegue a adulto tendrá una envergadura importante pero, cuando sales al parque, siempre hay algún vecino al que no le importa y, hasta se lo pide, porque le “encantan los perros”. Es lo que llamo boicot del parque, puesto que confundimos al perro y mucho trabajo anterior, se va por la borda en un instante.

 

En otras ocasiones, nosotros mismos reforzamos por accidente la conducta del perro, por ejemplo, cuando le permitimos que tire hacia delante, aun cuando la correa va tensa hace mucho rato.

 

Por último, hay situaciones que no podemos controlar del todo. Por ejemplo, salir corriendo tras un gato, una bicicleta o un corredor puede ser muy divertido para el perro, pero comprometido para nosotros pero,

Ver Post
Vínculo y comunicación a través de una correa
img
Rosa Roldán | 07-10-2015 | 06:47 |0

Seguro que a muchos les es familiar el hecho de que el perro se cruce por delante o por detrás cuando caminan por la calle con la correa….. Es el momento de revisar nuestro lenguaje corporal y nuestro manejo de la correa. ¿Va tensa? ¿Demasiado corta o larga? ¿Nos sentimos cómodos con ella o nos faltan manos para todo? La correa debe ser un elemento de vínculo y comunicación y, en demasiadas ocasiones solo actúa como restricción y limitación. Quizá es el momento de plantearnos nuestras habilidades como guías y empezar a practicar juntos para minimizar errores y maximizar aciertos.

 

Al igual que un perro no sabe andar con la correa si no le enseñamos antes, los guías también deben aprender a usarla adecuadamente como lo que realmente es: un vínculo de comunicación perro-persona y no como una restricción al libre movimiento del animal.

 

Por eso es importante empezar en casa, sin distracciones, de forma relajada y en sesiones cortas sobre todo, si el perrete es muy joven o inexperto.

 

Relaja brazos y piensa que todo lo que haga el perro, tanto bueno como menos bueno, es porque le has dado la oportunidad de hacerlo. Por ejemplo, si se cruza por delante o

Ver Post
Jugando a la llamada y Dona buscando hogar
img
Rosa Roldán | 06-10-2015 | 06:12 |0

Uno de los errores más frecuentes es ver a dueños de perros correr detrás de sus canes para que estos les obedezcan. Al hacer eso, logran dar al perro la idea de que quieren jugar al pilla-pilla y, si se enfadan y resultan amenazadores, lo único que conseguirán es que el perro se aleje y corra todavía más rápido.

 

Debemos empezar por escoger la manera que vamos a llamar al perro. Hay varios métodos: el nombre del perro, el nombre del perro combinado con “ven aquí”, un sonido, un silbato, etc. Lo importante no es como lo vayas a llamar sino que seas consecuente; Una vez escogido, debes usar el mismo ya que así, evitas confundirlo.

 

Si mientras practicáis la llamada, el perro se para o intenta ir en otra dirección, debes intentar atraer su atención y, cuando veas que el perro vuelve a centrarse en ti (te mira), refuerzas la llamada dando palmaditas, o haciendo movimientos suaves con las manos ya que los perros son mucho más visuales y estarán más a nuestro lenguaje corporal que a nuestra voz (CUIDADO: la educación de tu perro tiene que ser algo agradable y nunca, nunca debemos parecer amenazadores).

 

Cuando el perro llegue hasta ti después de haberle

Ver Post
Practicando la llamada
img
Rosa Roldán | 12-08-2015 | 16:10 |0

Si estos días quieres afianzar la llamada con tu perro, aprovecha los paseos, llámalo de vez en cuando y premia cada vez que acuda (una caricia o una palabra amable puede bastar). Cógele del collar de vez en cuando y vuelve a liberarlo inmediatamente para que siga jugando. Si solo lo llamamos cuando nos volvemos a casa, enseguida aprenderá que nuestra llamada significa fin de la diversión y cada vez remoloneará más ante nuestras demandas. Si cada vez que regresa a nuestro lado, dejamos que pase de largo sin que exista contacto físico, será difícil agarrarlo en caso necesario pues habrá aprendido a zafarse y lo considerará un juego más.

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/cuando-le-llamo-y-no-acude/

 

IMG_6003
Ver Post
La sonrisa de la correa
img
Rosa Roldán | 11-08-2015 | 13:50 |0

Los perros son capaces de interpretar nuestro nivel de tensión en la mera forma de manejar la correa. Al mantenerla tirante, elevas el nivel de estrés, frustración y excitación de tu perro, que de forma inconsciente, se puede sentir empujado a ejercer la misma fuerza (pero en sentido contrario), esto es, tirando. Sucede mucho cuando nos anticipamos a las situaciones más cotidianas, restringiendo el recorrido de la correa, en previsión de que empiece a tirar cuando se acerca otro perro o persona y no estamos seguros de la reacción de nuestro perro. En ese mismo momento, comienza una lucha por ver quién tira más.

 

Si nos fijamos en nuestro lenguaje corporal, nuestro brazo estará tenso y recogido y cualquier tirón por parte del perro nos hará mucho más daño. Al mantener la cuerda tensa le envías a tu perro el mensaje de que estás tenso, nervioso, alerta, listo para enfrentarte a algo o huir y tu perro responde de la misma forma.

 

Además, si lo piensas un momento, no debe resultar demasiado agradable para tu perro que tires de la correa constantemente, manteniéndolo en estado alerta.

 

Para un perro, caminar atado a una correa es algo muy poco o nada

Ver Post