La Rioja
img
Etiqueta: PSOE
Las muñecas rusas
img
Jorge Alacid | 19-02-2018 | 08:23 |0

Concha Arruga y Pedro Sanz, durante el pleno del Parlamento del pasado jueves. Foto de Juan Marín

 

Noticia bomba en el Parlamento: el PSOE ya ni aplaude cuando sale aprobada alguna de sus propuestas. Señal de que va ganando. Gana a menudo por incomparecencia de sus rivales, señaladamente los del PP, empeñados esta legislatura en disponer sus escaños para el juego de las sillas musicales, con esos diputados que entran y salen y Ana Lourdes González como cuarto árbitro, esgrimiendo la pizarra con el dorsal que en cada sesión desvela quién viene y quién se va. Ciudadanos propone su propio pasatiempo: adivina con quién vota esta mañana. Es decir, si apoya al Gobierno que tanto le debe o si se transforma en oposición. Aunque la juerga máxima se vive en las bancadas de Podemos, una suerte de gran familia española, cuyos cuatro diputados ejercen de cuñados de sí mismos. De manera que los socialistas, quienes disponen por supuesto de sus propias contradicciones, al menos pueden alardear de que uno los encuentra allá donde los dejó.

Por el contrario, el grupo que apoya al Gobierno vive atenazado por las paradojas. Véase el caso del pleno de ayer. José Ignacio Ceniceros afeaba a la oposición que sacara a pasear por el Parlamento a la asombrosa juez

Ver Post
Retorno al 77
img
Jorge Alacid | 30-01-2018 | 10:00 |0

Álvaro Lapuerta y Javier Sáenz Cosculluela, en 1977. Foto Teo (Archivo Casa de la Imagen)

El pasado ya no es y el futuro no es todavía (San Agustín)

 

Vuelan las encuestas sobre el panorama político regional. Mejor dicho, vuelan sus estelas, como brujas gallegas. Nadie las ha visto, pero dicen que las hay. Fantasmales estimaciones demoscópicas con las urnas (del 2019) al fondo, para dicha de los analistas emboscados en el seno de cada partido, encerrados en sus respectivos cuartos oscuros de donde salen de repente con un papelito en las manos gritando eureka: compañeros, nos despeñamos. O su contrario: compañeros, vamos bien. A ninguno de los dos heraldos les harán gran caso sus conmilitantes: al portador de malas noticias, por cenizo. A quien proclame la buena nueva, por si acaso: porque los sondeos, y sus propagandistas, han conocido mejores tiempos. No conviene fiarse.

Lo cual no evita que en cada cocina, singularmente en el obrador del PP y en los fogones del PSOE, anide estos días una evidencia. Olisqueando el ecosistema parlamentario o extrapolando los datos de encuestas que van y vienen a escala nacional, se concluye que la escena política regresa a 1977, recién inaugurada la Transición. Aunque la sopa de siglas sea más contenida

Ver Post