La Rioja
img
Etiqueta: supurao
Vendimiando en febrero
img
Alberto Gil | 07-02-2017 | 17:01 |0

No solo en el hemisferio Sur se ‘vendimia’ en febrero. Miguel Martínez (Ojuel Wines, Sojuela) termina estos días de elaborar la cosecha de ‘supurao’, un vino dulce tradicional riojano que, de no ser por la cabezonería de este joven viticultor, hubiera fenecido como tantas otras cosas pasto del progreso: «Lo que te enseñan académicamente es agricultura moderna, concentraciones parcelarias, métodos casi intensivos, pero mi entorno, Sojuela, es muy distinto, con minifundios trabajados a mano…». «Preferí ‘perder’ el tiempo y escuchar a los abuelos, a quienes conocían los viñedos para hacer algo diferente, mis vinos, ni los mejores ni los peores, pero míos».

Así es Miguel Martínez, quien ha documentado por escrito la tradición y la elaboración del supurao y quien, casi boca a boca, ha logrado situar esta producción artesanal entre los mejores vinos dulces del país. En la actualidad, es la única bodega que elabora este vino amparado por la DOC Rioja. Es habitual ver a Miguel Martínez con unas botellas bajo el brazo en diferentes ferias, en modestos expositores ‘apartados’ para los ‘frikis’ de la viticultura ecológica –cada vez más

Ver Post
El viticultor que escucha
img
Alberto Gil | 23-03-2016 | 09:52 |0

Miguel Martínez, en las colgaderas con una botella del supurao en una imagen de Justo Rodríguez

Pura ilusión la de Miguel, nuestro siguiente protagonista del club de catas. Las plazas se acabarán rápido pero os lo recomiendo. Para inscribirse puedes pinchar aquí. A continuación, la crónica con los vinos que probaremos:

«Las viñas están llenas de historias». Una memoria que se han ido perdiendo y contra lo que se ha rebelado Miguel Martínez, un joven viticultor de Sojuela (Ojuel Wines) que hereda de sus abuelos la pasión y la tradición por el cultivo de la vid en una de las zonas más frías y difíciles de Rioja: «Mi padre vivió el éxodo rural de los años 60 y trabaja en el sector bancario, mientras que yo aprendí de las viñas con mi abuelo, de aquella generación para las que las uvas eran tan vitales para la subsistencia como los cerdos, las gallinas o la huerta». El viticultor rompió en el año 2010 con el statu quo y, con medios modestos (en la actualidad busca una bodega de alquiler para ampliar sus limitadísimas elaboraciones), decidió comenzar a circular en

Ver Post