Blogs

Teri Sáenz

Chucherías y quincalla

La verdad incierta

vasco

Cuando el tiempo pase y se recurra a la hemeroteca, habrá que frotarse los ojos para digerir algunos de los delirantes titulares escritos esta semana. Y todo, por las referencias al euskera que el PSOE pretendía introducir vía enmiendas en la reforma del Estatuto de La Rioja. Lo que la relectura distante de tantas declaraciones altisonantes dejará sin descubrir son las razones ocultas que han suscitado una tormenta política como hacía tiempo que no descargaba. Las declaraciones de unos y otros siguen sugiriendo que ninguna de las partes lo cuenta todo. O lo que cuenta es sólo una parte (interesada, claro) de uno de esos aquelarres políticos por los que, lamentablemente, La Rioja se pone de vez en cuando en la órbita nacional. Es difícil creer que la furibunda reacción copada por el PP no haya sido premeditada escuchando a cada dirigente cargar al unísono contra las intenciones del PSOE incluyendo en sus declaraciones de forma espontánea (sic) la misma e impronunciable palabra: euskaldunización. Tan extremo como que de las enmiendas socialistas deba inferirse una equiparación del euskera y el castellano a este lado del Ebro es que los socialistas hayan querido incluir la alusión al vascuence en algo tan solemne como el Estatuto por más que lo revistan como señal de convivencia. Más aún cuando en los tres años de la ponencia que ha discutido la reforma nunca han mentado la cuestión y a sabiendas de que PP y Cs jamás lo apoyarían. Si la agitación estaba garantizada de antemano y el voto en contra era seguro, ¿a qué ondear esa bandera que Concepción Andreu fue la primera en levantar en el Comité Federal de su partido pero ha callado durante toda la polémica? Esa maldita hemeroteca.

Fotografía: Juan Marín


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930