Blogs

Teri Sáenz

Chucherías y quincalla

1.000

mano-violetaok

Lo que pueda escribir de aquí hasta que el punto final será incorrecto, porque mientras usted lee estas líneas el número que recoge el título habrá crecido. En los últimos 16 años han muerto en España mil mujeres a manos de los hombres que tenían o habían tenido a su lado. Sin embargo, es más que probable que a todas ellas se haya sumado alguna otra víctima en las últimas horas. La realidad de la violencia machista es tan demoledora, su crueldad tan cotidiana, que ha alcanzado un rango de normalidad espeluznante. Como si los periódicos debieran guardar de antemano un espacio para relatar el próximo asesinato que seguro ocurrirá cada día en cualquier parte del país. Como si al igual que cuando alguien se pone en carretera empieza a acecharle el riesgo de sufrir un accidente, con la decisión de una mujer de tener una relación ya estuviera comprando boletos para el virtual sorteo de un crimen. Mil mujeres menos desde el 2003. El año en que arrancó el terrorífico registro oficial y que obvia por tanto las que perdieron la vida con anterioridad. Un catálogo que elude asimismo a quienes un hombre dejó malheridas no sólo físicamente, sino también con una puñalada, un tiro o un intento de estrangulamiento en su yo más íntimo. Repita conmigo: mil. La población entera de, por ejemplo, un pueblo como Ribafrecha. Vaya a dar un paseo por allí u otra localidad de un tamaño similar e imagínesela con las calles solitarias, las casas vacías, la nada en el aire. Y si aún así no le estremece el fenómeno y hasta asume sin rechistar los discursos negacionistas de algunos, espere hasta que vuelva a conmemorarse una cifra tan redonda para abrir los ojos. Por desgracia, será dentro de poco.


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930