Blogs

Fernando Sáez Aldana

El bisturí

Violencia de lírica

Un suboficial del Ejército posesivamente enamorado de una operaria de Tabacalera la asesina cuando le deja por un torero. No es la crónica de un «crimen machista» sino el argumento de Carmen, una de las óperas más representadas en el mundo. Y no es la única que cuenta —y canta— una historia semejante.

Un suboficial del Ejército posesivamente enamorado de una operaria de Tabacalera la asesina cuando le deja por un torero. No es la crónica de un «crimen machista» sino el argumento de Carmen, una de las óperas más representadas en el mundo. Y no es la única que cuenta —y canta— una historia semejante.

En Wozzeck  (Berg) otro soldado asesina a su pareja cuando descubre que se la está pegando con el tambor mayor y despuésse ahoga.

En Tierra baja (D’Albert), un pastor casado a la fuerza con la querida del amo de la comarca estrangula a éste cuando pretende forzarla.

Despechada porque su esposo se ha largado con otra, Medea (Cherubini) mata a sus hijos como venganza.

En un brote psicótico, Lucía de Lammermoor (Donizetti) mata a su esposo la noche de bodas, se muere y su enamorado se suicida.

Cesonia se deja estrangular por su esposo Caligula (Glanert)como prueba de su amor antes de que los pretorianos asesinen al perverso emperador.

En Peleas y Melisande (Debussy) el esposo de ella y hermanastro de él mata a éste cuando los sorprende amándose.

En El milagro de Heliane (Korngold) un gobernante mata con su espada a su esposa, falsamente acusada de adulterio.

En Payasos (Leoncavallo) el maduro patrón de un pequeño circo ambulante apuñala en plena función a su joven esposa y a su amante.

En Cavalleria rusticana (Mascagni) el vinatero del pueblo se tira tanto a la carretera que  un día termina cargándoselo el carretero.

La actriz y cantante Tosca (Puccini) acuchilla a su acosador sexual y se suicida arrojándose desde la azotea donde han fusilado a su novio por orden de aquél.

En Francesca da Rimini (Zandonai) un hombre atraviesa de una estocada a su mujer y a su hermano mientras los cuñados se abrazan.

El joven burgués Aleko (Rachmaninof) se lía con una gitana a la que acaba asesinando junto a su amante.

Convencido de que lo engaña con otro, el celotípico Otelo (Verdi) estrangula a su inocente esposa y después se suicida.

La reina Semíramis (Rossini), asesina de su esposo, acaba matada por un joven del que se había enamorado sin saber que era su hijo.

En Los estigmatizados (Schreker) un noble deforme asesina al amante crápula de la chica a la que pretende, la cual muere de un síncope.

Elektra (Strauss) hace que su hermano Orestes asesine a su madre y al amante de éste como venganza por haberse cargado los dos a su padre.

En Lady Macbeth de Mtsensk (Shostakovich), en fin, una mujer envenena con matarratas a su suegro —que la deseaba— y estrangula a su marido al alimón con su amante.

Me pregunto cuánto tardará algún Ministerio de Cultureta en incluir estas joyas operísticas en una lista negra sin derecho a subvención —ni a representación, si pudieran— por constituir apología de la «violencia de género», aunque sea del lírico.

 

Temas

Por Fernando SÁEZ ALDANA

Sobre el autor