>

Blogs

Mayte Ciriza

Que quede entre nosotros

Diccionario de Alba

Alba. Una niña de 5 años. Vive en el cinturón industrial de Barcelona. Internada por una brutal paliza presuntamente de su padrastro. Todo es presunto menos que tiene la cabeza rota. Tampoco es presunto que en diciembre pasado ya la habían ingresado en el hospital Vall d’Hebrón con un brazo roto y síntomas de malos tratos. Los médicos pusieron en marcha ya entonces el protocolo de violencia familiar. El 4 de marzo vuelve a ingresar…. pero esta vez en coma.

– Los Mossos d’Esquadra. El juez ordena que investiguen en diciembre, pero el municipio, Moncada, no es incompetencia suya, así que pasan la pelota a la Policía Nacional. La orden del Juzgado a los Mossos se envía ¿por correo ordinario!, en plenas fechas navideñas. Tarda más de dos semanas en llegar. Por ley podrían haber investigado. Pero era más cómodo quitarse el caso de encima.

– La Policía Nacional. El padrastro tiene una orden de alejamiento de su ex mujer, por malos tratos. La ex mujer declara que la hija de ambos ha contado cómo su padre le pegaba a Alba con los brazos atados a una silla y le obligaba a comer sus propios vómitos. El padrastro declara -eso sí, un mes después de la denuncia de los médicos-, que su hija biológica tiene mucha imaginación. Le creen a él.

– Los profesores. Ahora todos intuían que algo le pasaba a Alba. Ahora dicen que era una niña triste y solitaria. Sus moratones eran invisibles. Nadie se extrañó de que no fuera a clase después de Navidad. Dos meses sin ir a clase y nadie pregunta nada. ¿Hay inspectores de educación?

– Defensor del Menor. ¿Hay esto en Cataluña? Si hay, ¿es mudo?

– Los jueces. Enviaron la orden a la policía por correo ordinario y en navidades. ¿No tienen fax? ¿Conocen el correo electrónico? Primero pusieron en libertad a la madre. La madre exculpó al maltratador. ¿Mintió acusando al padre biológico? ¿Nunca fue testigo de los malos tratos? ¿Cómo le contó su hija que se había roto el brazo? Ahora llora ante las cámaras. Los jueces finalmente, ayer martes, ordenaron su ingreso en prisión. Dentro de cinco años, cuando se celebre el juicio, ¿llevarán a declarar a la pequeña delante del maltratador?

– El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La Presidenta ha pedido explicaciones y ha ordenado, ahora sí, a los Mossos que investiguen el caso. ¿Qué hace falta para que le abran un expediente a un juez?

– Servicios sociales. Aquí lo fácil es pedir responsabilidades al político de turno, que dimita, y nos olvidamos de todo. ¿Y las responsabilidades de los funcionarios de servicios sociales del Ayuntamiento de Moncada y de la Generalitat?

– Indignación. Estoy indignada. Indignada con toda esta ineficaz madeja burocrática y con un debate político abstracto sobre naciones preambulares, que no sirven para proteger a las personas.

– Alba. Tiene cinco años. Su vida pende de un hilo, pero parece que se va a salvar. Está internada por malos tratos. Nadie supo evitar su dolor.

Temas

Por Mayte CIRIZA

Sobre el autor