En este tiempo, en todos los tiempos, en este lugar próximo y en el más lejano siempre hubo y habrá un flautista de Hamelín dispuesto a seducir con música celestial. La historia se repite cíclicamente y el asombro siempre llega al final del cuento.

El flautista de Hamelín | Entre visillos - Blogs larioja.com

Blogs

María Antonia San Felipe

Entre visillos

El flautista de Hamelín

sir-ingles

En este tiempo, en todos los tiempos, en este lugar próximo y en el más lejano siempre hubo y habrá un flautista de Hamelín dispuesto a seducir con música celestial. La historia se repite cíclicamente y el asombro siempre llega al final del cuento. No puedo sino sonreír ante la evidencia. No, no me ha dado una calentura y he regresado a la infancia huyendo de la realidad, simplemente buceo en un mar de noticias.

Leo en El País, que “el hombre más rico del Reino Unido, y defensor del brexit duro, se convierte en exiliado fiscal”. Aunque, La Voz de Galicia me reconocerán que es más contundente: “El inglés más rico huye a Mónaco. James Ratcliffe, un sir entusiasta del brexit, se refugia en el paraíso fiscal para que su imperio siga en la Unión Europea”.

Este señor, hasta ahora desconocido por el gran público, es un empresario petroquímico de esos que dicen que se han hecho a sí mismos. Posee una fortuna estimada en más de 23.500 millones de euros y administra un holding de 21 empresas agrupadas en torno a Ineos. Este verano fue condecorado Sir con la Orden del Imperio Británico y hoy toma su dinero y corre al paraíso fiscal de Mónaco, es sabido que el capital nunca tuvo patria, solo aspira a multiplicarse hasta el infinito.

Hace dos años, 23 de junio de 2016, los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea. Este hecho fue considerado un éxito por los ultranacionalistas y euroescépticos y el resultado fue aplaudido por líderes de la ultraderecha europea. El número de partidarios de la salida de la Unión fue creciendo con promesas de que Inglaterra sería más rica y los ingleses más felices fuera. Los flautistas tocaban músicas deliciosas: Reino Unido ganará 28.000 millones lejos de la UE. El estribillo repetía las bondades de un futuro perfecto alejado de un presente imperfecto porque es el único que se conoce. Por su parte, Nikel Farage, el líder xenófobo del UKIP, interpretaba la canción que le pedían en los conciertos: “Bruselas nos roba”. ¿A qué les suena la tonadilla? Después, él fue el primero en abandonar el barco.

Según se aproxima la hora de la verdad los flautistas desaparecen. El siguiente ha sido Nigel Lawson, un lord de rancio abolengo, ministro de Hacienda de Margaret Thatcher y presidente de la plataforma Vote Leave. El lord se ha largado a Francia, a su inmensa finca de la Gascuña, la patria del supermosquetero D’Artagnan y acaba de solicitar su permiso de residencia en esa tierra novelesca donde piensa mantener sus privilegios como ciudadano europeo.

Concluyendo en esta película el reparto está completo. Tenemos a D’Artagnan (Nigel Lawson) respaldado por Athos (Nigel Farage) y Aramis (James Ratcliffe) porque de Porthos ya estaba Gérard Depardieu que se nacionalizó ruso para pagar menos impuestos. A Porthos hay que agradecerle que, al menos, ni mintió ni intentó engañar a nadie.

Dicen también las noticias que desde el referéndum, más de 100 distritos electorales han cambiado de parecer y que si la votación se repitiera esos escaños que votaron por el abandono de la Unión Europea hoy lo harían por la permanencia, según The Observer. Veremos que ocurre pero hay que reconocer que el asunto es muy viejo. Dice el poeta León Felipe, “que el miedo del hombre ha inventado todos los cuentos”. Y es que el truco es conocido, inoculado el miedo al futuro todos los cuentos parecen verdad. El problema es que quienes creyeron a los flautistas del nacionalismo antieuropeo que favoreció el brexit no pueden ahora largarse con su dinero como hacen ellos sino padecer las consecuencias de las mentiras. Por eso a mí nunca me gustó ese cuento, prefiero el del Principito que ya te advierte que lo esencial es invisible a los ojos.

María Antonia San Felipe

Sobre el autor

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado