Blogs

Nuria Alonso

Esfera de cristal

Jefes

Pongamos que a usted su jefe no le cae bien. Que no le gusta nada cuando su jefe aparece por sus dominios con esos aires de superioridad tan característicos y se dedica a controlar desde la cumbre cómo usted apaña sus tareas. Que le sabe a cuerno quemado cuando su jefe aplaude el trabajo de otros compañeros con menos merecimientos y desluce su labor cada vez que tiene ocasión. Que le sienta como un tiro cuando su jefe habla sin conocimiento y hace oídos sordos a sus recomendaciones. Que le da cien patadas en el estómago cuando su jefe se pavonea por la oficina alardeando de no sé qué proyecto conseguido. En fin, que le cae mal su jefe.

Pero, ¿a que no se le ocurre dejar plantado a su jefe cuando le ha convocado a una reunión? ¿Ni tampoco ausentarse de un encuentro con los accionistas o inversores de la empresa? ¿Ni siquiera contestarle de malas maneras aunque crea usted que él sólo dice bobadas? Y seguro que si no lo hace, no es por ganas sino por educación, cortesía y sobre todo porque no tiene ninguna gana de que la empresa para la que trabaja, la que le paga su salario y en la que su jefe ostenta un escalafón superior, le abra un expediente sancionador o incluso le despida.

Pues bien. Todos estos comportamientos reprobables los está reproduciendo periódicamente el presidente autonómico catalán. Repito, autonómico. Lleva meses haciendo feos a sus superiores (el presidente del Gobierno y el jefe del Estado) e incluso a los órganos de control (los tribunales). Y los desplantes que Torra ha protagonizado estos días en el Barcelona World Mobile dejan patente que, además de un subordinado con pésimo carácter y peor comportamiento, es un tremendo maleducado.

Temas

Sobre el autor

Es periodista de Diario LA RIOJA desde el 2004. Ha cubierto información local, deportiva y cultural. En la actualidad es editora de la sección de Culturas y Sociedad y Edición.


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930