Blogs

Nuria Alonso

Esfera de cristal

Considerando

Hay gestos que no cuestan nada pero valen mucho. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Les cuento.
Si han asistido a una procesión en Semana Santa, habrán sido testigos (o peor, protagonistas) de la siguiente escena: se van formando los pasillos en las calles para dejar paso a los cofrades y se va agolpando la gente. Poco a poco. Sin algarabía. Pacíficamente. Y comienza la paciente espera. Y cuando se oye el redoblar de los tambores al fondo y se percibe la presencia de la policía que precede la marcha, llega el ‘más listo’ y, al disimulo, se coloca en el mejor sitio. Así, sin sonrojos.

Otra estampa. En medio de uno de los atascos urbanos de primera hora, justo después de salir de una rotonda y sin poner los intermitentes, desde un vehículo se lanzan al colegio un par de chavales talluditos. Da igual que el que circula detrás tenga que emplearse a fondo cual piloto del Dakar para no embestir. Todo para que los púberes alcancen la puerta escolar sin andar ni un metro más del necesario. Este episodio, variando algunos detalles, es marca de la casa en Logroño. Como para darnos un premio.

Un capítulo más. Va dando un paseo por cualquiera de las calles de Logroño. Sin previo aviso, tiene que improvisar un salto, pues no ha advertido la presencia de uno de los perros que pueblan nuestra ciudad que, entre correa, animal y dueño, reclama más de media acera. Eso, sin olvidar el reguero de suciedad que queda en la calle cuando un despistado ‘arrastra’ el excremento pisoteado que un propietario desaprensivo no quiso retirar.
La falta de consideración es endémica. Pero tiene un fácil remedio: que cada uno se ponga en el lugar del otro. Tan sencillo como eso. Considérenlo.

Temas

Sobre el autor

Es periodista de Diario LA RIOJA desde el 2004. Ha cubierto información local, deportiva y cultural. En la actualidad es editora de la sección de Culturas y Sociedad y Edición.


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930