Blogs

Marcelino Izquierdo

Historias Riojanas

Cuando el 'Estado Riojano' tuvo su propia Constitución

 

Hace 130 años –recién finalizado el 2013–, La Rioja sufrió un convulso 1883. El 23 de abril, Haro vio nacer la Constitución Republicana Federal del Estado Riojano, curiosa carta magna donde las haya, mientras Santo Domingo de Calzada sufrió en agosto de ese mismo año una ‘sargentada’ republicana contra el rey, que se saldó con el fusilamiento de un oficial y cuatro suboficiales. ¿Qué ocurrió?

Tras la Restauración borbónica, con Alfonso XII en el trono, el Partido Liberal-Conservador de Antonio Cánovas del Castillo y el Partido Liberal del riojano Práxedes Mateo-Sagasta sustentaron un sistema monárquico que, día sí día también, era amenazado por el republicanismo creciente en Europa.

De esta forma, bajo el impulso de Francisco Pi y Margall, nació la Federación española, constituida por varias regiones del país, con el objetivo de «asegurar la democracia y la república en todo el territorio federal, mantenerlo íntegro e independiente, defenderlo contra todo ataque exterior, sostener en él la tranquilidad y el orden interiores y aumentar su propio bienestar y su progreso».

Varias provincias redactaron su propia Constitución, dentro del citado marco federal, entre ellas la de Logroño. El título I decía así: «La Región riojana es uno de los Estados soberanos de la Federación Española. La soberanía reside en el pueblo, del cual emanan todos los poderes. El pueblo se compone del conjunto de los ciudadanos».

La Constitución Republicana Federal del Estado Riojano fue aprobada en Haro el 23 de abril de 1883, en una asamblea presidida por Juan Sayol, si bien nunca fue ratificada por parlamento o ejecutivo alguno. La Carta Magna jarrera acreditaba que riojanos son «todos los nacidos, dentro o fuera de La Rioja, de padres riojanos, que no hayan acreditado su voluntad de serlo de cualquier otro Estado de la Federación Española, o de un país extranjero. Los españoles que lleven un año de residencia en territorio riojano, los extranjeros que cuenten tres y los navarros por razones de reciprocidad».

 

Sublevación en Santo Domingo

El 8 de agosto del mismo año, el Regimiento de Lanceros de Numancia, con sus unidades acantonadas en Santo Domingo de la Calzada, se sumó a la la sublevación militar republicana, promovida por el político radical Manuel Ruiz Zorrilla, junto a otras dotaciones en Badajoz y la Seo de Urgel (Lérida). La ‘sargentada’ –que así se la denominó– fue fracaso, aunque sólo en la calceatense corrió la sangre. Un teniente murió en combate y cuatro sargentos fueron fusilados tras un Consejo de Guerra sumarísimo.

Temas

Certezas, curiosidades y leyendas del pasado, de la mano de Marcelino Izquierdo

Sobre el autor


enero 2014
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado