Blogs

Jorge Alacid

Línea de puntos

Todo es extraordinario

Pablo Casado, con José Ignacio Ceniceros, durante su visita a La Rioja. Foto de Díaz Uriel

«Los espíritus vulgares carecen de destino» (Platón)

 

No por casualidad el congreso que el PP celebrará la semana próxima se denomina extraordinario. Tiene lógica: todo cuanto ocurre en la vida política desde finales de mayo, cuando se supo la sentencia por el caso Gürtel que acorraló al Gobierno de Mariano Rajoy y lo condujo ante una endiablada tesitura, viene siendo extraordinario. Desde la irrupción de Pedro Sánchez al mutis de su antecesor, pasando por el posterior cainismo rampante en el PP, abocado a una feroz división: la propia de una formación más acostumbrada a administrar la normalidad que a gestionar lo extraordinario. Como confesaba un dirigente popular riojano mientras asistía al mitin de Soraya Sáenz de Santamaría en su sede logroñesa, «nosotros somos muy aburridos». Bueno, pues el aburrimiento ha acabado.

La lista más votada.

Un juego de palabras que triunfa estos días: la lista (Soraya) encabeza la lista (candidatura) más votada. Manda en la tradición del PP, como nunca se cansó de reiterar Pablo Casado cuando tomaba el micrófono en Génova, que gobierne incluso en el pueblo más pequeño de España quien recabe más votos del electorado: que solía ser el propio PP. Una opinión ventajista, por lo tanto, que ahora se vuelve contra el autor de semejante dictamen: con qué cara se puede pedir al afiliado que olvide aquello que sus siglas sí exigen en la formación de gobiernos locales o regionales. Respuesta: con la cara de quien se regodea en el éxito (extraordinario: superó a su secretaria general en la primera votación) desdiciéndose de lo que antes proclamó. Casado, miembro de la misma cúpula del PP de Rajoy hoy tan cuestionada, se presenta paradójicamente como el rostro de la renovación. Su mensaje ha calado con tal intensidad que se permite el lujo de pedir el apoyo de quien era hasta hace unos días la encarnación del Apocalipsis (Cospedal). La (misma) táctica triunfadora de Pedro Sánchez.

El voto delegado.

Las primarias son un invento norteamericano que el PSOE trajo a España arrastrando los pies. Una palabra fetiche que hasta hoy encerraba para el PP todos los males habidos y por haber: maldita hemeroteca. El flamante resultado de las primeras votaciones convence a sus críticos de lo extravagante de un proceso que tiene al partido postrado en el diván. Porque a diferencia del modelo original (un candidato a las presidenciales de Estados Unidos que se lleva la victoria en un estado suele contar automáticamente con el apoyo de los delegados que ese estado manda a la convención donde será nominado, salvo sorpresa monumental) en el PP se inventaron una segunda urna: de ahí han salido los compromisarios que muy bien pueden tener sus propias ideas respecto a lo que haya votado antes el territorio al que representarán en Madrid. Lo confesaba abruptamente Luis Martínez-Portillo, alcalde de Calahorra y compromisario en el congreso extraordinario, cuando antes de abrir las urnas avisaba que votará en Madrid alineándose con su municipio. Tuvo suerte, porque la capital riojabajeña eligió a Santamaría. Ahí no hay dilema. Pero qué votarán por ejemplo los ocho delegados que envía Logroño, en cuya sede venció Casado. ¿Todos darán su apoyo al candidato derrotado en el conjunto de la región? Un enigma endemoniado para un partido que ya sufre a escala riojana sus propias convulsiones. Lo normal cuando se decide prescindir del líder sin antes diseñar una alternativa creíble.

Salir del armario.

El laberinto del PP riojano dispondría de una salida más natural si sus dirigentes, y el conjunto de sus compromisarios, tuvieran a bien informar a la opinión pública de en qué aspirante tienen puestas sus complacencias. Es, por seguir con el caso norteamericano, lo habitual en primarias: así sucede por ejemplo entre los socialistas, cuyos altos cargos no sufren ese ataque de pudor que sí impide a la dirigencia popular, salvo señaladas excepciones, significarse por uno de los candidatos en liza en sus primarias. Pero de momento sólo Javier Merino y Alfonso Domínguez, por orden en su respectiva salida del armario precongresual, han confesado sus preferencias: ambos apoyan a Casado… que fue superado por Santamaría en La Rioja. De nuevo, un (extraordinario) galimatías. Era fácil haberlo evitado.

Uno y trino.

El congreso extraordinario amenaza con dislocar el débil ecosistema político del PP riojano, que añade a los líos nacionales su propia postración luego de la grieta que viene ensanchándose en su seno desde el triunfo de José Ignacio Ceniceros. Es un partido ahora mismo uno y trino. Porque al liderazgo interno de su presidente se opone la contestación del sector derrotado en Riojafórum, que detecta en las primarias cierto respaldo a su mensaje sobre la necesidad de renovar la estructura del PP. Una lectura interesada, por supuesto, pero que permite que durante estos días haya prendido una sensación de victoria entre la facción descontenta que amenazará el inestable equilibrio riojano según qué nuevo líder llegue a Génova. Que sería el tercer elemento que falta para abundar en el gobierno del caos: un presidente a nivel nacional situado en las antípodas del modelo de partido que Ceniceros y los suyos defienden en La Rioja. Un presidente que además pudiera alentar las ambiciones de la facción rebelde: justo lo que menos necesitaba el PP riojano en esta hora decisiva, cuando se empieza a decidir sobre listas electorales y candidaturas. Así se comprende el semblante de estupefacción que distingue a sus principales dirigentes. Porque temen que el auténtico ganador de sus primarias acabe siendo Pedro Sánchez.

Lo cual sería poco extraordinario.

 

LA LETRA PEQUEÑA

La Rioja en el archivo de Felipe

La Fundación Felipe González comenzó este jueves a publicar el contenido de los archivos del expresidente del Gobierno: una espectacular apuesta por la divulgación histórica que promete alguna emoción fuerte. Mientras los expertos bucean entre los papeles, una sencilla navegación por sus entresijos permite comprobar que La Rioja también aparece. En formato fotográfico: una serie de imágenes de reuniones en Moncloa con Rodríguez Basulto, De Miguel y Pérez Sáenz, así como con la ejecutiva regional que comandaba Martínez Sanjuán.

 

BBVA, informe con resaca

La presentación que el BBVA protagonizó el miércoles en Logroño con su informe sobre las perspectiva de la economía española contaba con sus derivadas. Más allá de los titulares, la letra pequeña contenía su dosis de luces y sombras. La exposición de La Rioja a la crisis catalana, por ejemplo, superior a la de otras regiones; o la alarma que suscita el alto endeudamiento español, tendencia a la que no escapa el caso riojano. O la pujanza de lo que Miguel Cardoso llamó GAU: Gran Área Urbana de Logroño. Cuyo desarrollo prevé superior al del resto de la región: música para los oídos de Cuca Gamarra, que se apresuró a retratar con el móvil el gráfico donde se inmortalizaba tal avance.

Un repaso a la actividad política de La Rioja (y resto del Mundo)

Sobre el autor

Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.


Contenido Patrocinado