La Rioja
img
Querido ayuntamiento…..
img
Rosa Roldán | 05-09-2014 | 07:46

Ayer, tras uno de nuestros paseos perrunos, nos fuimos a visitar una de las nuevas zonas caninas logroñesas que tanto están dando que hablar y, sinceramente, mi perro y yo quedamos algo sorprendidos.

Probablemente, sobre la mesa esté la intención de irlas mejorando porque la idea y la iniciativa son fantásticas. Es de agradecer y aplaudir el uso de solares de propiedad municipal con fines recreativos pero, y no quiero nadie se lo tome a mal, quizá resulte poco apropiado anunciar a bombo y platillo (medios de comunicación incluidos) la inauguración de 6 nuevas zonas caninas para que, luego los posibles usuarios, encuentren áridos guetos sin acondicionar, demasiado cerca de viviendas a cuyos vecinos les puede molestar esta actividad y donde puede llegar a resultar peligroso dejar que los perros se explayen y corran, porque, por faltar, en algunas de estas áreas falta hasta la puerta…. Y eso no es seguro ni para los de dentro ni para los de fuera (A modo de anotación, señalar que en este tipo de instalaciones, es más que recomendable un mínimo de dos, es decir, entrada-salida)

Y es que las prisas son malas consejeras y como pasa en muchas otras cosas, da la sensación de que en esta ciudad, las cosas de perros parece que las decidieran aquellos que disfrutan poco de su compañía, o que poco o nada entienden sobre ellos.

Todo es mejorable con buena disposición. Por eso, creo firmemente en la convivencia respetuosa, en la necesaria educación (de personas y perros) y en el dicho que aboga que mi libertad acaba donde empieza la del vecino. Entiendo que no a todo el mundo le gusten los perros y es algo más que respetable pero, lo mismo se puede decir de muchas otras cosas y, casi en todo, se puede llegar al acercamiento y entendimiento desde el diálogo, la cordialidad y el respeto.

No es cuestión de pedir el paraíso (que no están las cosas para lujos) pero sí, al menos, un punto de encuentro agradable para propietarios y familias (que algunos, además de perros tienen niños) y no tristes eriales sin el mínimo encanto, secarrales sin una mínima zona verde, sin una fuente de agua cercana, sin una zona de descanso para las personas…, La idea es buena pero hay que sacarle partido pues, de momento, he visto pocos perros y, algunos, deseando largarse a la zona verde más cercana, que siempre resulta más interesante para ellos.

Como me consta que muchos vecinos propietarios de perros ya han expresado su opinión sobre el asunto y han aportado ideas y sugerencias a través de los medios adecuados, quiero confiar en que nuestro consistorio ha tomado buena nota de todas ellas y que poco a poco, veremos cambios a mejor para todos.

Atentamente,