La Rioja
img
¿Perros en los bares?
img
Jorge Alacid | 18-03-2016 | 11:50

Un perro en un bar de Zaragoza. Foto de El Periódico

 

Hace un millón de años, me impresionó toparme en mis correrías por la calle Laurel con una parejita que intentaba ingresar en el Blanco y Negro con un enorme cochecito de niño. Me froté los ojos y comprobé que, en efecto, ese era su propósito: miré al interior del vehículo y comprobé que desde luego allí viajaba un bebé. Calculé que neonato o casi: miré estupefacto a sus padres, preguntándome qué tipo de progenitores considera adecuado para sus vástagos recién nacidos una incursión de ese calibre, en un bar atestado de humo y vapores de todo tipo. Yo, que me consideró tan logroñés y tan adicto a la Laurel como cualquiera, me hubiera tentado un poco la ropa antes de protagonizar una experiencia de ese tenor, pero luego he ido comprobando que, como sospechaba, me he quedado anticuado. Proliferan desde entonces los niños de pecho por la calle Laurel y los chiguitos en edades también muy tiernas: se veía venir que cualquier día compartiéramos espacio con el reino animal.

Ese día ha llegado. Nada tengo contra el mundo perruno, sino más bien a favor: sobre todo, con las especies más maltratadas por la vida. La vida perra. Me parece estupendo que cada cual adopte la mascota que prefiera y comparta con ella sus días. Hay quien incluso peregrina con su perro en la ronda habitual de chiquiteo, cosa que me llama la atención, aunque no tanto como cuando entras en el bar de confianza y te encuentras allí con la pareja: el perro y su dueño. O los perros y sus dueños, que de todo hay.

Como mi asombro iba en aumento y no conseguía discernir por mi cuenta si esa tendencia ya tan habitual contaba o no con el plácet legal, consulté con dos personas: una, el propietario de un castizo local logroñés cuyo nombre no citaré. Otra, un experto jurídico. El primero, el dueño del bar, me respondió que no tenía ni idea de si podía permitir la entrada de perros en sus bares, pero que se había impuesto la norma que sigue: “Si me lo piden con educación, les dejo. Pero también les aviso de que si empiezan a molestar a los clientes, a la calle”. Cosa que por cierto me aseguró que alguna vez había ocurrido.

Como se deduce, la hostelería no sabe muy bien cómo conducirse en estos casos. ¿Pueden los perros y otros animales de cuatro patas entrar en sus bares? El citado experto me sacó de dudas. La respuesta es muy clara. La respuesta es no. No pueden. Ni siquiera vale que al dueño de tal o cual garito no le moleste esa costumbre o incluso le guste: no puede tomar esa decisión por su cuenta. Debe aplicar la ley, igual que en otros apartados de su vida empresarial. Y el marco legal, como me advierte el mentado experto, es muy preciso. Artículo 6.2 del Real Decreto 3484/2000 de 29 de diciembre, por el que se establecen las normas de higiene para la elaboración, distribución y comercio de comidas preparadas: “En los locales donde se realicen estas actividades, no se permitirá el contacto directo de los productos alimenticios con el suelo, ni la presencia de animales”.

Clarinete. Una ordenanza municipal que regulara estas actividades no podría imponer un criterio distinto al fijado por un Real Decreto, documento de orden jurídico superior. Otra cosa es la fuerza de la costumbre en los usos hosteleros, cuestión que sin embargo no afecta a lo esencial: la obligación de cada bar de velar por la higiene de los alimentos que se consumen en un local y, en consecuencia, por la salud de los clientes, que debe ser su objetivo central. Si al dueño le gustan o le molestan los animales, es cosa distinta. El marco legal le prohíbe como se ve aceptar su entrada y eso no es negociable: pero como estamos en Logroño, paraíso de la doble fila y otras calamidades, también esta prohibición nos la saltaremos con el habitual desenfado.

P.D. Que esté prohibido entrar con la mascota en un bar no implica que no esté ocurriendo. Coincide además esta tendencia con una serie de movimientos de amigos de los animales, que promueven iniciativas en distintos puntos de España para que se les permita echar un trago con el perro al lado. Así lo evidencia la foto que ilustra estas líneas, tomada por El Periódico de Aragón, y otras referencias que se encuentran rastreando por internet. Que uno sepa, todavía no se conoce una pretensión similar por Logroño. Aunque todo llegará.

  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/197089397334547/ quebuenapinta_735

    A mí me preocupa más que los pinchos no estén protegidos por vitrinas en lugar de estar al alcance de cualquiera y de toses, estornudos,manos de niños… cosa que también está recogido por ley y son muy pocos bares los que cumplen.

    • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/10207354618917409/ israrael_0

      Además de lo que dices de los pinchos, habría que impedir la entrada a muchas personas que son muchisimo peores que los perros y que dan menos guerra, el que ha hecho este articulo debería hacer otro con la gente insulsa, mal educada y que mejor estaria en su casa que no al lado de personas normales. El que ha escrito este articulo escriba de cosas serias y que realmente afecten a la ciudadania

    • Jorge Alacid

      Hola, gracias por tu comentario y por tu consejo, aunque no lo haya pedido. Me parece que de momento seguiré escribiendo de lo que me parezca. Me asiste el mismo derecho que a otros leer lo que les plazca. Un saludo

  • lblanco80

    Yo no tengo perro, de hecho me gustan mucho pero reconozco que en los bares no deben estar; primero por higiene (no olvidemos que hay alimentos bajo el mismo techo) y después por respeto hacia los demás (gente que no tiene mascotas, van tranquilos al bar y tienen que estar aguantando ladridos,olores, etc). Lo digo desde el más absoluto respeto hacia los animales. Simplemente hay que ponerse en el lugar de quien no tenga perro o no le gusten o incluso les den miedo (como le pasa a mucha gente). 

    • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/709638958/ gossip142003

      Hay alimentos bajo el mismo techo: le invito a que mire al suelo de uno de esos bares y me asegure que ese suelo está más limpio que mi perra.Por respeto a los demas: gente que no tiene niños, van tranquilos al bar y tienen que estar aguantando gritos, lloros, carreras y empujones…Lo digo desde el más absoluto respeto hacia los niños, pero igual que hay padres que no educan bien a sus hijos y no deberían sacarlos en público,  hay padres que pueden.Pasa igual con los perros, hay dueños limpios y que los tienen educados, y otros que no.No es una cuestión de higiene (un perro nunca entra en contacto con los alimentos) es una cuestión de tolerancia.

    • lblanco80

      Si ya comparamos a los perros con los niños mal vamos… 

  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/10156735415175046/ INDIGNADA

    No solo sucede en Logroño, Sr. periodista, en Barcelona, en Madrid, y entras grandes ciudades permiten esto a los perros. Incluso en países como Francia no sólo entran a los bares, sino a los restaurantes. Y no contentos con ello, les ponen un cuenco con agua antes de servirle a sus dueños ¡cómo lo está Ud. leyendo!Para gustos los colores, muy señor mío, yo es que prefiero el lametón de un perro a comer un bicho que ha sido expuesto a la saliva y a quien sabe que más, de toda la gente que se ha apoyado en la barra del bar donde ha estado expuesto. La mayoría de los perros, en la actualidad, reciben la vacuna de la rabia. Los humanos, en cambio, nunca recibimos una contra la mala baba ni la intolerancia.La raza humana no ha hecho otra cosa en este planeta más que desplazar a los animales de su hábitat natural. Los hemos explotado, sacrificado, torturado para divertirnos, cazado, experimentado con ellos y nos han servido de alimento. Sin hablar de que hemos sido los culpables de la desaparición de muchas especies. Y no se han venido contra nosotros, como si lo ha hecho el agua cuando hemos invadido sus cauces… y Ud. se queja de un perro en uno de nuestros honorables bares humanos ¡vamos, hombre!

    • Jorge Alacid

      Hola, gracias por tu comentario, pero debo hacer una precisión: yo no me quejo en este artículo de nada. Ni de perros, ni de nada. Un saludo

    • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/10156735415175046/ INDIGNADA

      Lo disimula Usted muy bien, caballero. Por suerte en su momento no escribió un artículo similar cuando vio a la parejita entrando en el bar con el cochecito. Seguro que no les habría sentado bien.

    • Carlosín

      ¿Y los que no queremos ni el lametón de un animal, ni orina en las calles (es algo del medievo) ni algo expuesto a los tosidos de la gente?, es que es gracioso que escribes como si no hubiese opción de tener higiene.Respecto a los humanos yo no he tenido en cautiverio a ningún animal como estás haciendo tú al tener un perro, y si, como carne de animales con los mismos derechos que tiene un perro y los sacrifican y hacen filetes que yo como, no creo que tú me puedas culpar de extinción de ninguna especie y si me culpas quizá sea un problema tuyo con la humanidad.

    • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/10156735415175046/ INDIGNADA

      Quien se pica, ajos come. Tu sabrás como vives.

  • ergaster1_1391677356900

    Nosotros tenemos una perrita. Fue una decisión meditada, pues queríamos que nuestra hija creciera con un animal en casa, por todo lo que aportan.Cuando salimos, queremos hacerlo en familia, incluida la perrita, y lo hacemos con naturalidad.Por supuesto que hay que tenerla atada, respetar a los vecinos y tener todo el cuidado del mundo, pero integrar a los animales en nuestro entorno no solo no es  antihigiénico sino que es un buen indicativo de desarrollo cívicoHay muchos ejemplos, en Francia, o en Alemania, que van en el metro..Con educación y cabeza, hay espacio para todo el mundo

  • https://plus.google.com/103098019616232478978 elpippomac_443

    Respecto a la higiene en los locales… habría que entrar en las cocinas y en las cámaras donde guardan los alimentos… y el que entrase un perro o no en el bar iba a ser la menor de nuestras preocupaciones…. en fin, un perro bien desparasitado con sus vacunas cuidado y al día de todo.. me parece mucho mas higiénico que el vecino del quinto con su alerón cantando fumando un puro…

  • Neox

    antes de dejar entrar los perros a los bares, deber de civilizar a los dueños que permiten que los perros orinen y defequen en la puerta de bares , comercios, fachadas de casas.

  • RELJO

    Artículo 6.2 del Real Decreto 3484/2000 de 29 de diciembre:2. Las materias primas, productos intermedios y productos finales serán elaborados, manipulados, almacenados,envasados y vendidos al consumidor en condiciones tales que se evite todo posible deterioro o contaminación susceptibles de convertirlos en impropios para el consumo humano o peligrosos para la salud.En particular, en los locales donde se realicen estas actividades, no se permitirá el contacto directo de los productos alimenticios con el suelo,  ni la presencia de animales.El problema es que si las personas supieran educar a sus mascotas y se dieran cuenta de que las demás personas no piensan como ellos y por lo tanto no deben compartir los mismos criterios, si no fuera por eso, posiblemente no haría falta una Ley como esta y podrían entrar en todos los establecimientos sin ningún problema.

  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/100000632422203/ gloriavi58_177

    No me lo puedo creer. Perros en los bares! Que barbaridad! Que eso pase en paises sin civilizar como puede ser Francia, Alemania etc pues vale. Pero aquí, hay que hacer algo ya que sino acabarán por entrar en todas partes. Fuera de España los he visto hasta en el transporte público. Un escándalo.

  • Emulenrique

    La madurez de una sociedad se refleja el el trato que tiene con los animales. En este caso estamos hablando de los que tenemos en casa como uno más de la familia. El autor del artículo expone una ley en la que refuerza su sentimiento al ver a los perros dentro de los bares. Creo debería animar más a  los funcionarios de sanidad que parece que tienen vetado ir a realizar inspecciones en el centro histórico de Logroño , buscar leyes a nivel nacional y no municipal, para que revisen esas cocinas y baños que preferimos no ver, y así evitarnos intoxicaciones de salmonela en las tortillas…ah que no sabemos donde era…

    • Carlosín

      Es que dais a elegir o suciedad por otras causas o suciedad por perros (por si no lo sabes andan a cuatro patas y con las dos delanteras se suben a las piernas de los que NO tenemos perro justo después de oler+chupar nuestra ropa que estaba limpia antes de que un dueño irresponsable y desconsiderado nos haya acercado al animal que no controla).Si una persona fuera meando por los rincones, pisando a la gente y llenando de saliva su ropa… ¿qué pensarías tú?, porque en tu familia tienes un miembro cuyo comportamiento natural es ese.La higiene está reñida con pisadas y salivazos.

  • pantani

    Habrá perros aseadísimos, incluso más que sus dueños, y también con una inteligencia bastante como para que, de saber leer, comprendan y acaten el significado de las normas. Pero vaya, que si el objetivo social es meternos a los perros por los ojos, yo me rindo. 

  • isabeljipo_515

    En un país tan civilizado como Alemania donde los perros viajan en transporte público, también se pasan por el forro la ley del tabaco en los bares. El problema está con los cívicos dueños de perros que si ven que su perro no te gusta, por alergia o por lo que sea(somos libres) te lo acercan más y te lo sueltan, cuando no te insultan. Y si tienes alergia, el cívico dueño te responde: pues te curas. Dicen que hay dueños educados, yo todavía no los he conocido.

  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/100000632422203/ gloriavi58_177

    Estaba esperando impacientemente a los alérgicos…jajajajajaja habéis tardado…..Ah en Alemania no incumplen la ley del tabaco. Allí tienen otra parecida a la española pero no igual. Es decir que incumplen la ley española pero no la alemana .

    • Carlosín

      Hay malos dueños irrespetuosos como tú que te ríes de los alérgicos. 

  • pantani

    Se parte de la premisa de que si el perro la monta, ya sea ladrando a un crío o hiriendo a un gamo en la grajera, el pobrecito no tiene culpa de nada. La culpa es del dueño, que es un irresponsable. Pues bien, como es obvio que irresponsables nos sobran, mejor no que no lleven armas. Y luego está la cantinela de que “no hace nada, no muerde”. Los dueños de perros tienen el listón de tolerancia muy alto. Yo aspiro a que no me babeen los zapatos o a que no se acerquen a mi hija, pese a las desventajas contrastadas de no verla crecer junto a un can.  Lo de morder es otra liga. Pero lo dicho, la sociedad de hoy nos los mete por los ojos. Guau

  • Maria Soledad martinez ruiz de

    Y ojalá llegue pronto, toda vez que la mayoria de los animales domésticos son mucho más educados, tranquilos y sobre todo, transigentes, que muchos de los clientes de esos establecimientos. No se emborrachan, no gritan, no tiran servilletas al suelo ni ensucian, no fuman…. y sobre todo, no se cuestionan el porque el dueño permite el acceso al resto de ocupantes o cual es el criterio que utiliza para ejercer su derecho de admisión. En este mundo, necesitamos MÁS TOLERANCIA y CIVISMO, menos personas preocupadas de imponer su criterio a golpe de articulo, fastidiar al prójimo o cuestionar su libertad, pero sobre todo, más humanidad y comprensión con el prójimo.
    Si no les dejamos ir sueltos, ni defecar o miccionar en la vía pública, jardines, aceras, (aunque las recogemos)…ni ladrar, ni comer en la calle, ni correr, al final les prohibiremos mover hasta el rabo. ¿Y valdrá la pena esto para que algún ciudadano “humano” se quede tranquilo por no verlos en los bares, dejando los locales expeditos de niños y perros? Particularmente yo prefiero que sea ese buen ciudadano el que se quede en su casa, porque parece que cualquier acto del prójimo le incomoda, asombra y escandaliza. Es por su bien, y por la salud emocional del resto, que así no tendremos que encontrarnos semejantes comentarios.