La Rioja

img
Cuenta atrás: 10, 9, 8…
img
Luismi Cámara | 21-03-2017 | 19:37| 4

Estoy en plena cuenta atrás. 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1… Ya estoy inscrito para la 26ª edición de la Media Maratón de La Rioja. 28 de mayo. Apenas dos meses.
En unos días, me he visto inscrito en seis carreras populares que afrontar en las próximas semanas. Bueno, dos ya están superadas. La primera fue la Carrera Nocturna de Logroño, que se corrió el pasado 12 de marzo. En principio era una 10K. La primera que corría desde que comencé con Objetivo 25 kilos. Realmente, mi reloj marcó que la distancia real fue de 11,14 kilómetros. Superada con buena nota en 58 minutos y 26 segundos, a 5,14 el kilómetro. Bastante por debajo de lo esperado.
Buenas sensaciones en una bonita carrera que fue durilla en algunos momentos.
La siguiente fue el pasado domingo, 19 de marzo, en Madrid. Primera gran prueba de fuego. 15 kilómetros, alrededor de hora y media corriendo. Llegaba con ganas -además de con nervios y cierto respeto/miedo- de ver cómo me encontraba. Algún entrenamiento había hecho con una tirada de kilómetros similar, pero una carrera es una carrera…
Y la experiencia fue espectacular. No es que haya corrido muchas carreras en mi corta vida de runner, pero sin duda la Metlife de Madrid ha sido la más bonita de las que he disputado… además de la más larga. 15 kilómetros de gira turística por Madrid. Salida desde Plaza de Castilla, Paseo de la Castellana, Cibeles, Puerta de Alcalá, Retiro, Paseo del Prado, Carrera de San Gerónimo, Sol, Calle Mayor, Almudena, Palacio Real, Senado, para acabar en Madrid Río. ¡¡¡Preciosa!!! Toda la prueba fui mirando edificios, disfrutando de correr por el centro de las calles más conocidas de la capi. Y encima gozamos de un sol maravilloso.
Las sensaciones fueron geniales. Cierto es que el perfil era muy favorable, con muchos kilómetros en descenso y sólo algún tramo duro que picaba hacia arriba. Salí a disfrutar sin sufrir, con cautela para que no se me hiciera el final demasiado largo. ¡Y vaya si disfruté! Muy cómodo, a un ritmo más que razonable, muy por debajo del que esperaba, y acabando los dos últimos kilómetros (eso sí, de bajada muy pronunciada) a un ritmo de 4.45 y 4.25. El tiempo final, un inesperado 1 hora 19 minutos y 39 segundos para los 15,111 kilómetros que me marcó el GPS. A 5 minutos y 16 segundos el kilómetro de media. Muy lejos de mi planteamiento inicial de no andar muy por debajo de la hora y media.
Estoy entusiasmado con el resultado, con lo a gusto que me sentí en todo momento, con lo que disfruté. ¡Qué maravilla!
Seguí la rutina y el plan marcados por mis dos ángeles lo más a rajatabla que pude.

Ver Post >
Reto conseguido, nueva meta
img
Luismi Cámara | 23-02-2017 | 18:06| 0

Una vez perdidos los 25 kilos, el nuevo reto es completar la media maratón de La Rioja el 28 de mayo. La nutricionista Paula Fernández, del Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, y el preparador físico Roberto Molina, del Centro de Fisioterapia y Medicina Deportiva Las Gaunas, explican en este vídeo lo hecho hasta ahora y el nuevo camino a recorrer.

Ver Post >
Series y agujetas a la naranja
img
Luismi Cámara | 22-02-2017 | 19:08| 0

Estas dos últimas semanas, mis dos ángeles han dado una vuelta de tuerca más al reto. Paula Fernández está poniendo su empeño en que interiorice en este tiempo que resta cómo debe ser mi alimentación como deportista con una meta concreta y una preparación específica para lograrla… y, de paso, continúa aportándome más opciones y propuestas para llevar una dieta saludable y entretenida.

Mientras, Roberto Molina sigue muy pendiente de mí, pese a que él está embarcado en ese reto (a mis ojos imposible) de correr y acabar la maratón de Roma dentro de poco más de un mes. Bastante tiene ya con lo suyo, pero saca tiempo para prepararme un plan de entrenamientos más específico que apunta directamente hacia la media maratón del 28 de mayo.

Mi objetivo prioritario ya no es perder más peso. Mi intención es ahora mantenerme y tonificar, pero parece que mi cuerpo piensa lo contrario. Tengo la sensación de que cada vez como más y que no dejo de picar a todas horas. Eso sí, en mi cajón de mi mesa de trabajo, en el frigorífico y en los armarios de casa, siempre hay fruta variada y pasas, pan integral y frutos secos crudos, y mis comidas siguen intentando ajustarse a los consejos que Paula me ha ido dando estos meses. Fuera dulces (alguno cae en momentos muy puntuales), grasas saturadas, refrescos y demás productos insanos.

Ver Post >
Jodido pero contento
img
Luismi Cámara | 03-02-2017 | 19:39| 0

Me he lesionado. Este martes, en la Liga Municipal de baloncesto. En una misma jugada, recibí una falta en el brazo, me gané un arañazo en mi frente exenta de flequillo defensivo y el gemelo de mi pierna izquierda pinchó. Lancé los dos tiros libres, los metí (lo comento por tirarme el moco, pero fue de lo poco con lo que acerté…) y me fui al banquillo cojeando, con un mínimo de dignidad y con la rabia de aquel que piensa que ha hecho algo mal, algo que no debía. No fue la típica pedrada, fue como un ataque repentino, instantáneo y organizado de un puñado de alfileres. Soportable pero preocupante.

Es lo que tiene jugar esta liga para muchos. Estamos en ella porque nos gusta el baloncesto, porque nos enganchó siendo unos chiquillos y no hay forma de dejarlo, porque da gusto seguir jugando contra y con aquellos que han sido compañeros y adversarios y continuar disfrutando cuando muchos hemos superado la cuarentena y algunos el medio siglo. El problema es que, entre tantas ganas y tan desproporcionado entusiasmo, uno acaba perdiendo el norte de lo que es y de lo que tiene encima, hasta el punto de olvidar que la cabeza va más rápida que el cuerpo y que aquello que uno visualiza en su mente ya no es capaz de plasmarlo sobre una pista a estas alturas de la vida.

Es importante competir, porque a nadie le gusta perder, pero hay cosas más trascendentales que valorar en cada choque. Por eso, cuando se acaba el partido, dos preguntas vienen a la mente de todos: ¿Nos lo hemos pasado bien? ¿Nos hemos lesionado? Si la primera respuesta es afirmativa y el parte de bajas se queda en blanco, el resultado ya adquiere un valor relativo. La tercera pregunta que suele surgir es ¿para cuándo la siguiente cena de equipo?

Ver Post >
Comer con educación
img
Luismi Cámara | 30-01-2017 | 19:42| 0

Objetivo 25 kilos ha empezado 2017 con más fuerza si cabe que como terminó 2016. Las navidades apenas pasaron factura, con un aumento de peso de 100 gramos que reafirman mi convencimiento de que estoy cada vez más asentado en los hábitos saludables de alimentación y deporte que durante todos estos meses me han ido inculcando Roberto Molina y Paula Fernández.
De hecho, en la siguiente (y última) revisión en el Centro de Nutrición y Dietética Nutrium la tanita volvió a demostrar que nos hemos hecho buenos amigos en este tiempo y me volvió a sonreír, marcando un descenso de 1,300 kilos, con lo que mi peso actual está en 93,300. No recuerdo, en toda mi edad adulta, haber estado en esta cifra.
Mientras tanto, seguimos inmersos en el nuevo reto dentro del reto, la media maratón del 28 de mayo. Avanza sin descanso mi proceso de aprendizaje. Paula ejerce de paciente profesora y ahora toca comenzar a entender y comprender al cuerpo y saber qué necesita en función de los esfuerzos que se le exigen. Así que mi ángel de la alimentación se ha empeñado en que el día de la carrera, un año después de que una masa informe llegara a su consulta, esa masa ya más saludable y con unas curvas mucho más sanas y razonables sepa qué comer antes, durante y después de correr los más de 21 kilómetros de la prueba. Estoy seguro que lo conseguirá… y mira que el que escribe se ha tirado muchos años peleando contra rutinas cabales en la mesa.
Además, sigo entrenando a las órdenes de Roberto en el Centro de Fisioterapia y Medicina Deportiva Las Gaunas y haciendo kilómetros en la calle. No es el único objetivo de mi preparador físico, un apasionado de los desafíos, y él mismo se ha planteado el suyo propio: completar la maratón de Roma. Un imposible para mí pero un lance al alcance de unos pocos fenómenos como Roberto. Motiva tener ejemplos como éste para mirar con optimismo mi meta. Sin esfuerzo no hay recompensa, me ha repetido en numerosas ocasiones, y ver los sacrificios que él hace para alcanzar sus propios propósitos supone todavía más palmadas en la espalda y un estímulo mayor para levantar la cara y mirar hacia el sol. Ayuda a buscar fuerzas más allá de uno mismo. Corro por mí, por los profesionales, familia y amigos que están apoyando en este camino y por los muchos boicoteadores que se han convertido (muchos de ellos sin saberlo) en los necesarios animadores.
Con el tendón de Aquiles como nunca, es el gemelo el que me da algo de guerra estas semanas, pero ahí están Alberto y Miguel para arreglarlo con sus manos mágicas. Soy un aficionado al que tratan como un profesional e intento responder a ese esfuerzo de todos de la mejor manera posible.

Ver Post >
Comer sano en Navidad es posible
img
Luismi Cámara | 22-12-2016 | 17:59| 0

Cantaba el entrañable Miliki en un villancico infantil aquello de «Llega la Navidad, con sabor de mazapán, de turrón, de mieles y de pan». Estas fechas también tienen el sabor de comidas y cenas pantagruélicas, con aperitivos fritos, mariscos con sus salsas, jugosas carnes o empalagosos postres. Todas ellas, bañadas con vinos, cavas, chupitos o las correspondiente bebidas espirituosas. Días de celebración. Días de excesos.
Pero estas dos semanas no deben llevar necesariamente a un incómodo aumento de peso. Basta con seguir unas normas básicas para evitar esa desagradable mochila extra con la que se suele comenzar el nuevo año.
Paula Fernández, del Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, da dos pautas fundamentales para doblegar con garantías a los instintos y la gula. «Se deben planificar las comidas y tener bien calculado lo que se quiere poner y cómo cocinarlo –explica–. Una vez sentados a la mesa es necesario saber parar a tiempo y tener la capacidad de responder cuando se esté saciado. Comemos dos o tres veces más de lo que lo hacemos habitualmente, por eso ganamos peso. Es complicado, controlarlo porque estamos despistados en otras cosas y las comidas se alargan mucho. Pero basta con concentrarnos en lo que estamos comiendo».
También es primordial «ingerir mucho líquido». «Se descuida el agua y se toma más alcohol junto a unos productos que están muy condimentados. Además, suele hacer mucho calor en la mesa y eso anima a beber más», avisa.

Ver Post >
40 kilos, 20 meses
img
Luismi Cámara | 14-12-2016 | 19:22| 0

40 kilos en 20 meses. Así de redondos, así de contundentes. Son los números rotundos que resumen el proceso por el que he pasado en este tiempo. Han transcurrido esos 20 meses desde que el 6 de febrero de 2015 visité a una endocrina para intentar perder peso y comenzar una vida saludable. Entonces, la báscula marcó unos sorprendentes y preocupantes 133,9 kilos, lo que me hizo pensar en que, después de cuatro meses de mi regreso a Logroño, hubo momentos incluso peores antes.
Este 2 de diciembre, 20 meses después, en mi último paso por la consulta de Paula Fernández en el Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, la insobornable Tanita marcó 94,2 kilos. Es decir, 39,700 menos que aquel 6 de febrero, y 28 kilos desde el comienzo de ‘Objetivo 25 kilos’. Todo un cambio radical de peso y de vida.
El otro día se me estropeó el móvil. En ese afán que tenemos por salvar tarde y mal lo que no hemos sabido guardar antes, intenté sacar todas las fotos y demás archivos que estaban en la memoria del teléfono. Yo no pude, pero el técnico de Movistar (muy simpático y dispuesto él, casi tanto como el atento encargado que me echó una mano fuera incluso de su jornada laboral –es lo que tiene contar con buenos amigos-, muy agradecido yo) logró rescatar todas las fotos acumuladas durante demasiado tiempo.
Tenía entonces que pasarlas a un disco duro externo que no había utilizado mucho últimamente. Al comprobar si tenía espacio suficiente, descubrí fotos que habían caído en el saco del olvido. Unas graciosas, otras emotivas, otras alucinantes, y algunas esclarecedoras de cómo había ido mi proceso de ‘agrandamiento’ en Madrid.

A la izquierda, en mayo de 2008. A la derecha, en diciembre de 2016.

A la izquierda, en mayo de 2008. A la derecha, en diciembre de 2016.

Ver Post >
Un año para Meritxell
img
Luismi Cámara | 15-11-2016 | 11:52| 0

El Calendario “20MAYO #SonriendoConMeritxell‘ es una preciosa iniciativa de Nutrium. Muchísimas gracias Paula Fernandez Gimenez y Enrique Cido por contar conmigo y hacerme partícipe de este maravilloso proyecto para sonreír también con Meritxell. Esta es una más, quizás la más especial por la causa a la que va dedicada, de las cosas buenas que me está dando ‘Objetivo 25 kilos’. Me toca ser abril, con una simpática foto en la que voy dejando atrás toda la comida basura que me llevó a ganar 40 kilos en mi etapa madrileña. La dieta saludable y el deporte (insisto e insistiré siempre en mi agradecimiento a Paula Fernández y Nutrium y a Roberto Molina y el Centro Las Gaunas por ser los causantes de este cambio físico, mental y vital). Os animo a todos a comprar el Calendario.
Os dejo aquí el texto y la última página que Diario LA RIOJA dedicó el sábado 12 de noviembre al calendario.

Ver Post >
Una cuestión de peso
img
Luismi Cámara | 15-11-2016 | 12:20| 0

Este martes, 1 de noviembre, ‘Objetivo 25 kilos’ ha ocupado la contraportada de Diario LA RIOJA. Quiero daros las gracias a todos los que estáis haciendo de este reto y este blog un éxito. Y quiero dar las gracias también al gran Juan Marín, el fotógrafo que me propuso hacer la foto cada semana desde que empezó el reto y que ha permitido ver tan gráficamente el cambio radical que ha supuesto la pérdida de todo este peso.

Aquí os dejo el texto de la contraportada y unos gifs animados que ha realizado Diego Ortega con las fotos de Juan Marín y en los que se aprecia, de frente y de perfil, la evidente pérdida de volumen:

Ver Post >
100 gramos, 25 kilos, 21,097 kilómetros
img
Luismi Cámara | 30-10-2016 | 21:00| 1

100 gramos perdidos en dos semanas. Escaso bagaje viendo la evolución de las semanas y los meses anteriores. Pero me puedo dar con un canto en los dientes, que diría aquel. Porque he sido malo. Más malo que en los cuatro meses anteriores. Disfruté de un viaje de ocio a Madrid para ver el partido que enfrentaba a los Thunder y al Real Madrid en los ya tradicionales partidos que cada año disputa algún equipo NBA contra equipos europeos en la pretemporada. Cuatro días que incluían también desayunos, comidas y cenas fuera de casa con amigos.
En mi última visita al Centro de Nutrición y Dietética Nutrium, Paula Fernández me había puesto como deberes para estos días que me intentara comportar como si no hiciera dieta, como antes de empezar Objetivo 25 kilos, supongo que para medir hasta qué punto era capaz de controlarme sin pensar en comer sano y saludable.
Y me puse a ello. Cocido madrileño, fabes con almejas, callos, costillas a la barbacoa, berenjenas con miel y queso, tarta de orujo, alguna que otra cerveza y copas de vino, además de no demasiados  espirituosos bajativos (léase gintonics) y alguna cosa más que cayó por el camino. No fueron unos días precisamente ejemplares.
Además, en estas dos semanas tuve un par de celebraciones familiares y de amigos, entre ellas mi propio cumpleaños (compartido con el pequeño de mis hijos). Vamos, un no parar.
Cierto es que, salvo esos días por la capital, el deporte estuvo muy presente con los entrenamientos preparados por Roberto Molina en el Centro de Fisioterapia y Medicina Deportiva Las Gaunas. Algo había que hacer para compensar mis salidas de tono.

Ver Post >